Encontranos

Fútbol

Colotto: responsabilidades compartidas, presión y la espina del ascenso

Una de las jóvenes promesas que tiene Charrense F.C., y que había generado expectativas para el salto de categoría, se refirió al partido que lo marcó. El cambio de emociones en cuestión de horas derrumbó el sueño de Primera A en aquella tarde versus Municipal.

Publicado

en

Con ilusiones renovadas, Benjamín Colotto hizo referencia al partido definitorio frente a Sportivo Municipal.

El fútbol es tan grande en cierta medida porque las emociones varían en un abrir y cerrar de ojos. Con el correr de los minutos, las acciones que se crean generan alegrías y sinsabores constantemente.

Aunque el factor negativo, quizás, es que es un deporte sumamente deshumanizado desde el punto de vista emocional para quienes pierden.

El último ascenso a la Primera División A de Liga Regional de Río Cuarto se definió el 8 de diciembre de 2019 en Charras. Tras el primer salto de categoría, dado por Herlitzka de Las Vertientes, dos equipos se vieron las caras para el segundo cupo.

Charrense F.C., plagado de jóvenes de la localidad, recibió a Sportivo Municipal que tenía entre sus filas a casi una decena de jugadores con vasta experiencia.

El “albirrojo” conducido por Guillermo Fos desfilaba por la zona con su buen fútbol. Y a fuerza de goles y goleadas llenó de ilusión a todo un pueblo. Del otro lado estaba la “M”, el equipo de renombre que tenía la B, que con el hábito de firme candidato levantaba el copete en el sprint final.

El resultado ya es conocido. Sportivo Municipal superó a Charrense FC por uno a cero por la última fecha de la Zona 2 y dio el salto de calidad a la Primera División A. Al inicio del complemento, Juan Alberto López anotó de tiro penal el único tanto del encuentro que decretó el pasaje de la “M”.

Lo que se desconoce son las espinas incrustadas en el sentimiento de esos jóvenes de Charrense, que vieron escapar la ilusión en 90 y pico de minutos.

Cuando te falta un jugador en los equipos de pueblo se siente mucho más, en nuestro caso pasó en ese partido con Municipal (la expulsión de Alexis Sitko en la penúltima fecha). Creo que también pecamos de inexperiencia. Hasta el día de hoy nos vamos a arrepentir por la chance perdida, habíamos hecho un gran año que se escapó por los nervios y la impaciencia de ese último partido”, comentó Benjamín Colotto.

Juan Alberto “Cara” López le dio el ascenso a Sportivo Municipal.

El mediocampista ofensivo afrontó el partido definitorio ante la “M” con tan sólo 17 años. En frente tenía a futbolistas que tranquilamente podrían ser sus padres. Tales casos de Juan Alberto López, Diego Brito, Federico Gigena.

Colotto era parte del tridente -junto a Enrique Quiroga y Gabriel Muñoz- que apuntalaban la ofensiva “albirroja”.

No sentía una presión individual, pero fue una semana dura para mí. No es por poner escusas. En la semana viajé a una prueba a San Lorenzo y desde el jueves estuve con vómito. No me recuperé bien y encima el sábado era mi egreso. La presión la tuvieron los más grandes, que nos la sacaban a nosotros los más chicos”, dijo el volante.

Y agregó: “Lo que pasó el año pasado fue muy duro, sobre todo por cómo se perdió. Nosotros siempre tuvimos los pies sobre la tierra y nunca nos creímos más que nadie, somos muchísimos chicos del pueblo. A comienzos de este año la ilusión estaba nuevamente, pero no nos veíamos como candidatos, arrancamos igual que siempre”.

Lo que pasó el año pasado fue muy duro, sobre todo por cómo se perdió”.

Está claro que la presión, y algunas complicaciones saludables, desnudaron las falencias del novel equipo que hizo las veces de local. Colotto “sufrió” el privilegio de ser bueno con la pelota. Previo a la gran final viajó tras su sueño de ser profesional, y en el medio también se despertaba el interés de un gigante como Asociación Atlética Estudiantes.

Las expectativas depositadas sobre él le han supuesto un problema en el cierre del 2019.

Estudiantes se había interesado en mí, fui un par de días a comienzos de este año a entrenar con la primera local, pero decidí quedarme en mi pueblo por motivos personales y temas del estudio. Si iba para allá la realidad iba a ser totalmente distinta, por eso no me arrepiento de la decisión que tomé”, aseguró el zurdo.

“Me encantaría crecer futbolísticamente, jugar en la A o ir más allá de eso, pero priorizo mi carrera universitaria porque ya tengo 18 años y quizá las chances se achican”, añadió.

Hoy Benjamín dio vuelta la página. Se encuentra en pleno receso universitario y se levanta cada mañana para ayudar a su padre en los quehaceres rurales. Estudia ciencias económicas y ve su futuro encaminado en la carrera, a pesar de comenzar el cursado en el año de la pandemia.

Asegura que se formó desde inferiores como enganche, aunque ninguno de los tres técnicos que tuvo en Primera lo utilizó en el puesto. “Los técnicos me corrieron a la banda…no tengo la dinámica ni el recorrido de un volante de esa característica, pero traté de adaptarme porque al equipo le hacía falta. Hay que tener en cuenta que arranqué a los 16 años y por ahí poner a un chico de esa edad en un puesto como ese, y teniendo en cuenta la categoría, es bastante difícil”.

Charrense inició la pretemporada 2020 con casi todo el plantel que compitió en el campeonato anterior. El DT Guillermo Fos había sido ratificado en el cargo e iba a encarar el torneo de Primera B con nuevo formato e ilusiones renovadas.

“Entrené apenas empezó la cuarentena, como veíamos que era para largo dejamos de hacerlo. En mi caso particular me enfoqué primero en los parciales y cuando se flexibilizó la situación empecé a jugar al padel en el pueblo. Es muy desmotivante lo que pasa, pero las ganas de volver siempre están”, comentó Colotto.

Foto: archivo Al Toque
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388