Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter
  • PRIMERA NACIONAL

    Por comenzar

    Platense 00 Estudiantes
    CAP AAE
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Everton Club 00 Belgrano (VM)
    ECM BVM
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Atl. Adelia María 00 C.C. Alberdi
    CAAM CCA
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Estudiantes 00 Lautaro Roncedo
    AAE SBLR
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Atl. Sampacho 00 Juventud Unida (RC)
    CAS JURC
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Ateneo Vecinos 00 Acción Juvenil
    AVBA AJGD
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Banda Norte 00 Dep. Municipal (AM)
    AABN DMAM
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    San Martín (VM) 00 Toro Club
    CASM TCSD
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Lutgardis Riveros 00 Atenas
    CALR CSBA
  • PRIMERA A

    Por comenzar

    Atl. San Basilio 00 Talleres
    CASB CAT
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Juventud Unida (CB) 00 Charrense FC
    JUCB CFC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Universidad NRC 00 Dep. Río Cuarto
    UNRC CDRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Centro Social 00 Def. de Alberdi
    CSLH CADA
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Recreativo Unión 00 Santa Paula
    CRUO SPC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Cóndores FC 00 Herlitzka
    CFCH CSCH
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Renato Cesarini 00 Belgrano (CM)
    CRC BCM
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Rosario FC 00 Dep. Municipal (R)
    RFC CDMR
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Los Incas 00 Confraternidad
    ARLI CRC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Atl. Granada 00 Fusión FC
    CAGH FFC
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    San Cayetano 00 Correos y Telecomunic.
    CSC CACT
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    San Lorenzo (B) 00 Sp. Municipal
    SLB CSM
  • PRIMERA B

    Por comenzar

    Social Recreativo (R) 00 Indepte. Dolores
    CSRR AID

¡Ahora que sí nos ven! V

19-12-2018

¡Ahora que sí nos ven! V

* Por Laila Espamer

Mi nombre es Laila Espamer. Nací el 17 de septiembre de 1995, en la hermosa ciudad de Río Cuarto, en la provincia de Córdoba. Todo empezó cuando tenía 4 años. Tengo este recuerdo de todas las nenas jugando con la cocina o vistiéndose de princesas y yo estaba afuera en el patio, corriendo atrás de la pelota. Y ahí es cuando comencé a crear memorias, buenas, malas, a aprender, a aprender sobre el mundo, la sociedad, como personas creen tener el poder de decirte que es lo que está bien y que está mal, como personas creen que nacieron para poner etiquetas, rótulos, señalar, criticar, lastimar, desanimar.

 

Me largaba a llorar cuando decían “que machona, que marimacho”, “el fútbol es para varones” “córtate el pelo y listo”. Era chica, mi corazón no entendía nada sobre perdonar, sobre “tengo que ser mejor que ellos”, “no les des bola”, me dolía. Me dolía mucho... y fue así como agarré todos esos comentarios y los puse en mi corazón, y un día me dije a mi misma: si el fútbol es para varones, ¿por qué no me pueden quitar la pelota los varones en el recreo?

Ahí aprendí que este mundo está repleto de personas que creen tener el “poder de la etiqueta”. Pero que adentro de nuestros corazones se encuentran nuestros sueños... esos por los que nos levantamos temprano, por los que trabajamos muy muy duro, los que tienen un poder más poderoso que cualquiera otra cosa en este mundo. Son tus sueños los que sacan lo mejor de vos, los que te incentivan y motivan a hacer cosas que pensaste o pensaron que no eran posibles.

Como niña, mujer dejé que mis sueños usen sus poderes. Y ahí comencé a renunciar a cosas.. fiestas, viajes de egresados, cervezas con amigos, cumpleaños con las familias, navidades... pero me llené de satisfacción, emociones, ¿se imaginan lo que es llorar de felicidad cuando tu compañera hizo un gol? ¿se imaginan lo que es correr acalambrada?

Y están las cosas malas también, tuviste un partido malo y tus viejos no están atrás del alambrado, tu mamá no está para secarte las lágrimas, alguien se enferma y no estás...

 

Estoy feliz de ser una de las primeras en el fútbol. Ahora hay ligas, ahora las familias pueden ir a ver a las chicas, mi viejo ni días del trabajo se podía tomar para manejar hasta Córdoba capital o Buenos Aires y verme jugar.

Más feliz me pone que la sociedad está cambiando, que a las chicas ya no se las señale como “marimacho”, “machonas” o las manden a cortar el pelo.

 

Siempre pienso en esta frase “si no puedes con tu enemigo, únetele”. Mis enemigos no eran los que me querían hacer abandonar mis sueños, mi enemiga era yo misma que creía en ellos. Y cuando dejé de ser mi enemiga, cuando entendí que tenía y tengo que mejorar día a día, las cosas buenas empezaron a llegar. Agarré cada oportunidad que tuve, toqué puertas, pedí ayuda y ayudé.

Hasta el día de hoy jugué para Racing de Córdoba (campeona), Talleres de Córdoba, me probé para River Plate y la UAI Urquiza, jugué para San Lorenzo de Almagro, cancha de 11 (campeona) y futsal (campeona).

Tuve la maravillosa oportunidad de probarme para uno de los mejores equipos profesionales de Estados Unidos, Washington Spirit, jugué para dos equipos en la liga semiprofesional de Estados Unidos, Lancaster Inferno y Blue Heat FC.

Aprendí inglés, y estoy a punto de graduarme como profesora de educación física y entrenadora, gracias a la universidad para la que juego: Martín Methodist College. Consagrándome campeona de la conferencia los dos años consecutivos que jugué hasta ahora.

 

Y atrás de ese curriculum está el de los valores, donde te formaste:

* Copita de leche volver a vivir.

* Universidad Nacional de Río Cuarto

* Las nose, un equipo que me acobijó, y que me enseñó que familia no son los de sangre si no los que te aman y te protegen como si fuéramos de sangre.

Si volvemos unos años atrás, no sé si podría haber alcanzado todo esto. Es una cuestión de entender que no sos mejor que nadie, pero lo más importante es entender que nadie es mejor que vos. Que las oportunidades están para todos, pero las van a agarrar los que estén preparados.

 

El fútbol me hizo quien soy, y soy quien quiero ser. Sin sacar de mi cabeza que tengo miles de cosas que mejorar y puedo ser mejor persona, hija, amiga, novia, compañera, jugadora, cada día. No me arrepiento de las malas y buenas decisiones que tomé, tenía que ser así. Los sabores amargos que el fútbol me dejo más de una vez, aprendí a verlos de forma positiva, para no cometer el mismo error, para correr más, para no reclamar, para esforzarme más, para dejarme de fijarme que estaba haciendo mi compañera mal si ni siquiera estoy concentrada en mi propio trabajo. Y, lo más importante, que un jugador nunca pero nunca va a ser tan bueno como todos juntos.

Y no se asusten con las decisiones, son parte, son protagonistas, son claves. Ahora, ¿quién tiene la decisión correcta siempre? Nadie. Ningún libro. Ningún entrenador. Ninguna persona que camine y respire en esta tierra (en lo personal creo que dios tiene un plan PERFECTÍSIMO para cada uno de nosotros).

Anímense a tomar decisiones, a cambiar de aires, a dejar la casa, a ir en contra de esos que creen que tiene el poder de la etiqueta, siempre con respeto y humildad.

Anímense a compartir su historia, a ser escuchados y escuchar. Anímense a ponerse en los zapatos del otro, ¿qué le estará pasando que está de mal humor? ¿qué pasará en la mente de los otros? No todos somos iguales.

Anímate a ser vos. A ser nueva, a expresarte sin preocuparte por las etiquetas, porque la única etiqueta que te sienta bien es: original, linda, buena, creativa, valiente, decidida, respetuosa, trabajadora, esforzada, soñadora.

 

Yo hice del fútbol mi vida, mi profesión, mi carrera, mi familia, mi cable a tierra y espero poder seguir consiguiendo más triunfos y más derrotas también, porque si no somos nunca derrotados significa que jamás fuimos realmente puestos a prueba.

Y lo más importante siempre. ¡Sean felices!

 

* Laila Espamer

 

¡Ahora que sí nos ven! | Proyecto conjunto entre el Colectivo Cultural Glauce Baldovín y la Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. | Notas anteriores:

¡Ahora que sí nos ven! I (por Antonella Tosco)

¡Ahora que sí nos ven! II (por Delfina Vettore)

¡Ahora que sí nos ven! III (Las Rústicas, por María Boloquy)

¡Ahora que sí nos ven! IV (por Marianela Ponce)