Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Deportes - Literatura

17-01-2020

Las tribulaciones de Mardones | Filípides lo puso de moda

* Por Agustín Hurtado

Una tarde de enero en Mina Clavero, Mardones retornó al hotel luego de una de sus caminatas matinales. Le gustaba recorrer distintos puntos de la villa serrana y perderse en sus pensamientos.
Al entrar a la habitación, Mía le dijo que se fuera a bañar porque se hacía tarde para ir a comer. Al entrar al baño y verse en el espejo, notó que algo no andaba bien. En el espacio entre su pecho y su cintura, más precisamente en el abdomen, había una forma demasiado circular. "Ah noooo...quedarme pelado me la banco, pero la panza es demasiado" pensó angustiado Mardones.  

 

Manuel Ernesto nunca fue musculoso, ni mucho menos. Es más, el físico en general le importa poco. Va al gimnasio sí, pero solo para mantenerse en estado, algo que requiere su condición de operado del corazón. Pero una cosa es no querer ser Luciano Castro y otra es tener panza. Encima, tanto Mía como sus cuñados empezaron a molestarlo. “Es una panzita sexy mi amor”, le dijo su novia. “Porqué en vez del gimnasio, que evidentemente no está dando mucho resultado, no salís a correr. Ahora está de moda eso. A lo mejor, para el 31 de diciembre corres la Maratón de los Dos Años”1, le dijo su cuñado Raúl (llamado así en honor a Alfonsín, pero eso es otro cuento). Esa simple broma fue el puntapié inicial para un nuevo paso de Mardones entre las distintas disciplinas deportivas.

 

El término “Maratón” ya le da cierta imponencia al nombre. Quizás sea la acentuación en la última sílaba la que la hace sonar así, ese “tón” al final. Para el que conoce su origen, la solemnidad está dada porque corresponde al de una ciudad griega en la que se libró una recordada batalla (que lleva el mismo nombre) en la que los griegos derrotaron a los persas en el 490 a.C. durante la primera Guerra Médica 2. A ese momento de la historia hay que remontarse para ver el nacimiento de una de las disciplinas madres del atletismo.

Los historiadores griegos, muy dados a los mitos y a las leyendas, le atribuyen a un soldado (Filípides, según algunos) la epopeya de haber recorrido alrededor de 42 kilómetros para avisarle, no se sabe bien, si a los espartanos de la victoria de los atenienses o a los propios atenienses del desembarco de los persas. Detalles al margen, lo importante es que el tipo cumplió un rol fundamental y al correr sin descanso todo ese trecho, travesía que le costó la vida, se ganó un lugar en la historia.

 

Esa referencia de 42 kilómetros sirvió para las primeras maratones. La prueba fue incluida en la edición inaugural de los Juegos Olímpicos modernos en Atenas en 1896, en honor al pobre Filípides, que murió por la causa de los padres de la civilización occidental. Su distancia oficial pasó a ser 42.195 km a partir de Londres 1908 a pedido de la monarquía británica. Esa es la distancia exacta que separa la ciudad de Windsor (de donde es originaria la casa actual que reina en las islas) y el estadio olímpico de aquella ocasión. Después, surgieron la media maratón (21 Km) y la Corrida Atlética (10 Km).

 

Las reglas de la maratón no son demasiado complejas. Tienen que ver principalmente con cuestiones como acortar el recorrido evadiendo controles, el dopaje o la utilización de instrumentos auxiliares y externos al cuerpo (una bicicleta o patines, por ejemplo). También está prohibida la ayuda externa, es decir, si un atleta es asistido por otra persona para llegar a la meta, supongamos que lo lleva a cococho, será descalificado.

Una cosa que ha cambiado desde la época de Filipides, es que ahora los corredores pueden ser atendidos por un médico en mitad de la marcha y si este determina que no puede seguir, deberán retirarse inmediatamente. Eso se incorporó a partir de 1984, justamente para evitar la sobre exigencia de los atletas, que llegaban a la meta al borde del colapso.    

 

En ese momento, Manuel Ernesto cayó en la cuenta del riesgo que pueden generar algunas modas. Está claro que la cultura running es un fenómeno muy interesante que acercó a mucha gente a una vida en contacto con el deporte. Pero, ¿qué hay de los riesgos? ¿cuántos de los que corren lo hacen teniendo en cuenta lo que sus cuerpos pueden soportar o la técnica apropiada que se debe utilizar? ¿los que enseñan o comandan grupos, obligan a sus discípulos a hacerse los estudios médicos previos correspondientes? En el proceso en que una actividad deja de ser una moda pasajera y pasa a ser parte de la cultura, existen grises que deben ser atendidos porque pueden volverse peligrosos.

 

La palabra "moda" (del latín modus) se relaciona en sus orígenes con la idea de costumbre, aunque su significado ha pasado a ser menos profundo con el correr de los años. La "moda" es pasajera, cambiante y difusa. No todos los que se acercan a ella toman verdadero conocimiento de lo que implica subirse a esa "nueva ola" y no siempre ha ido de la mano con lo saludable. La parábola es que ahora está de moda ser saludable (alimentación, actividades físicas, etc) y no está muy claro si todos los que se suman a estas corrientes toman en serio todas las implicancias que tienen estos cambios de hábitos. Es decir, ¿es realmente saludable esta nueva forma de ser saludable?

Después de darle vueltas al asunto, Mardones descartó rápidamente el consejo de sus familiares políticos simplemente porque no le gusta mucho andar corriendo. Recordó la sensación horrible que le quedaba en el cuerpo, sobre todo en las vías respiratorias, cuando en el colegio lo obligaban a rendir el famoso test de Cooper y decidió que era mejor seguir con el gimnasio. En todo caso, deberá cuidarse un poco más con la comida y, sobre todo, acostumbrarse a convivir con esos flotadores incipientes que asoman tímidamente y que no tienen nada de anormales.    

 

  1. Corrida atlética de diez kilómetros que se celebra en Río Cuarto, que comienza en los últimos minutos del 31 de diciembre y finaliza en los instantes iniciales del 1 de enero.
  2. Conflictos que se generaron entre las ciudades estado griegas y el Imperio Aqueménida de Persia. Se las conoce así porque los griegos denominaban a los originarios de esa región como medos.

 

 

>>> Las tribulaciones de Mardones

Anteriores entregas

I – Las tribulaciones de Mardones

II – Mundo ovalado

III – Boxeando con Cortázar

IV – Morder el polvo

 

* Periodista