Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Deportes - Literatura

06-03-2020

Juegos y juguetes

*Por Agustín Hurtado

Nueva entrega de las historias y pensamientos de Mardones: El hockey.

En las reuniones familiares todos tienen una función. Algunos cocinan, otros lavan los platos, hay uno que siempre da las órdenes y así, se organiza el caos que acontece en ese tipo de juntadas. En esos casos, el rol de Mardones es el de entretener a los chicos, tarea que realiza muy a gusto. No tiene hijos y no está en sus planes tenerlos, por eso disfruta mucho de pasar tiempo con sus sobrinos. Por eso en las sesiones de "terapia familiar", él se encarga de los más pequeños. Una especie de síndrome de Peter Pan le permite estar horas con las criaturas sin perder la paciencia.

 

Una de las cosas que más disfruta Mardones de sus sobrinos es que todavía no están contaminados por algunas de las convenciones arbitrarias de la adultez. No hay estereotipos formados y niñas y niños se entretienen sin cuestionamientos de si los juegos son para mujeres o para varones. Esto, pese a que la industria del entretenimiento, con su marketing y su estratificación de público meta, trabaja para fomentarlos.

Por ejemplo, sus sobrinos tienen unos perros de juguetes disfrazados de distintas profesiones (policía, Bombero, etc), la mayoría de ellas representada por machos y la única hembra del equipo está vestida de rosa y sus accesorios tienen ese mismo color.

 

Al finalizar la última reunión, mientras ordenaba el caos lúdico en el que se había convertido el living de su departamento, a Mardones le llamo la atención como, con el correr de los años, la división binaria del género se hace más tajante en los juegos y luego se traslada a los deportes. Pensó que, quizás el hockey sobre césped, es una de las mejores disciplinas para analizar esta cuestión.

 

Desde el comienzo del siglo XXI, el seleccionado femenino, apodado como las Leonas, tomó por asalto al hockey sobre césped y reafirmó una tendencia muy marcada en el país, de tildar a la disciplina como netamente femenina.

 

El origen del hockey sobre césped es bastante difuso. Si bien el reglamento aparece en Inglaterra hay muchos juegos en diferentes países que se jugaban con palos y una pelota. En el extremo sur de América, algunos de los pueblos originarios jugaban a la chueca (según la denominaron los españoles). Además, están las diversas variantes según las superficies (hielo, pista, etc).
Las reglas básicas son sencillas. Dos equipos compuestos por once jugadores intentarán superarse marcando más goles que su rival. No existe la ley del offside como en el fútbol, pero sólo se pueden marcar tantos desde adentro del área  (semicírculo).


El término del hockey que más se ha popularizado entre aquellos que no lo conocen  tanto es el de "córner corto". Se trata de la oportunidad más clara de convertir (dejando de lado el penal). Comparándolo con el fútbol sería algo así como un tiro libre indirecto adentro del área. El equipo que ataca pone en juego la bocha desde la línea de fondo, paralelo al arco, hacia la puerta del área. Esta acción la lleva adelante la servidora. Se llama córner porque el inicio es en una de las esquinas del semicírculo.


Cuando la bocha llega a la línea del área, frontal al arco, la paradora la detiene y la ubica de modo tal que la pegadora pueda rematar. Mientras esto sucede a la ofensiva, el equipo que defiende tiene a cuatro jugadores más la arquera en la línea de gol, dispuestas a arriesgar el físico para proteger su valla. Estas, no pueden dejar esa posición  hasta que la servidora no haya puesto en juego la bocha.
Hay dos tipos de golpe a la hora de rematar al arco en el córner corto. Una es la pegada, la más común, el remate neto. Aquí, la bocha no puede levantarse por encima de la altura de la rodilla y el gol solo valdrá si ingresa al arco sin exceder ese límite.

 

La otra forma es la arrastrada. Esta se produce cuando el impacto del palo sobre la bocha no es directo, sino que  la acompaña, como si la barriera. En este caso no hay límites de altura.
El córner corto se sanciona cuando se produce una infracción menor o no intencional adentro del área o una grave afuera. Dentro de las primeras está el pie. Que vendría a ser como la mano en el fútbol, aunque sin tanta polémica e interpretación.

 

En eso, el hockey es más práctico, si la bocha toca el pie se sanciona infracción y si es adentro del semicírculo es córner corto. Si la acción es intencional y en el área, se cobra penal.

 

Junto con la diseminación del término córner corto, la aparición de las Leonas reafirmó varios de los estereotipos de género que sufre el deporte. Los logros de Luciana Aymar y las suyas, reflotaron el mensaje de los clubes más tradicionales, ese cuasi mandato que dice que los hombres juegan al rugby y las mujeres al hockey. Igual de tajante que de incorrecta, heredera del verso del “sexo débil”, la premisa desconoce totalmente la historia que tiene el hockey masculino y limita el rol de la mujer en el deporte. Vale decir, que quién crea que la disciplina del palo y la bocha no tiene contacto físico, jamás le prestó atención a un partido.

 

Otro aspecto que la explosión de las Leonas desfiguró, fue la idea del lugar de la mujer dentro del hockey. Desde el año 2000 se cree que las damas mandan dentro de la disciplina, cuestión que tampoco es tan así. Basta con repasar cuantas entrenadoras tienen los equipos de primera división femenino en Argentina o cuantas mujeres ocupan cargos altos dentro de la dirigencia de los clubes, para ver que la situación no es muy diferente a otros deportes. Vale decir que la rama masculina es disciplina olímpica desde 1908, mientras que la femenina ingresó al cronograma en 1980.

 

Mientras reflexionaba sobre estos temas, Mardones se levantó para ir del living hacia la cocina y al dar el primer paso, sintió el “crack” que hizo uno de los pequeños perros de juguete. Esto lo obligó a abandonar sus pensamientos y ver la manera de arreglar al pobre pichicho de plástico.

 

Te puede interesar 

Anteriores entregas

I – Las tribulaciones de Mardones

II – Mundo ovalado

III – Boxeando con Cortázar

IV – Morder el polvo

V - Filípides lo puso de moda

VI - Escribir sus propias reglas.

VII - Una chantada

VII - El deporte nacional

VIII - Football o fútbol

  

 

*Periodista