Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Crisis sanitaria - Deportes

25-03-2020

Romina Amaya: “Hay un poco de miedo entre los abuelos”

La árbitra perteneciente a la UARC está actualmente en cuarentena en un hogar de ancianos. Rincón de Paz es el lugar en donde la acompañante terapéutica desempaña su otra profesión. “Tomo este labor con mucha dedicación, trato de cuidar a los abuelos como si fueran mis familiares”, indicó.

Romina Amaya, perteneciente a la UARC, está actualmente en cuarentena en un hogar de ancianos cumpliendo con su otra profesión: acompañante terapéutico.

Los árbitros de fútbol que imparten justicia en la Liga Regional de Río Cuarto juegan actualmente para el mismo equipo.

Varios son los casos en la ciudad y región, en los que los hombres y mujeres de negro tomaron la posta en instituciones ligadas a la salud, alimentos y seguridad. Uno de ellos es el de Romina Amaya, quien se desempeña como árbitra y jueza de línea por parte de la Unidad de árbitros de Río Cuarto (UARC), presidida por Juan José Dardanelli.

 

Amaya es acompañante terapéutica en el hogar de ancianos “Rincón de Paz” ubicado en Alvear 1540 y actualmente se encuentra en cuarentena en su lugar de trabajo.

 

¿Cómo llegó a esta situación de cuarentena en el hogar?

 Nuestro trabajo se hace por guardias de ocho horas, pero nosotros quedamos en cuarentena para el resguardo de los abuelos, el nuestro y de nuestras familias. Por todo lo que está pasando se generó un poco de miedo entre los abuelos.

 

¿Los abuelos están totalmente aislados?

Si, sólo el personal. Ellos reciben visitas diarias y sin horarios en el hogar. En este época se tuvieron que restringir así que están un poco tristes por estar aislados de sus afectos.

 

¿Cuánto hace que ejerce la profesión?

Hace 14 años que me dedico al cuidado y asistencia a personas de la tercera edad. Nos estamos manejando con precaución y tomando los recaudos pertinentes. Gracias a Dios no tenemos pacientes con problemas respiratorios.

 

¿Por qué de la elección de asistente?

Empecé cuidando a mi abuela, quien tuvo un ACV y al tiempo falleció. Tomo este labor con mucha dedicación, trato de cuidar a los abuelos como si fueran mis familiares, siempre con una sonrisa.

 

¿Y en el arbitraje?

Empecé hace cuatro años, dos que hice el curso y dos que lo ejerzo. Inicié por mi papá que también lo fue. En estos tiempos es duro estar alejada de las canchas, de la gente que vas conociendo en el ambiente.

 

¿Cómo se prepara un árbitro en plena cuarentena?

Me entreno como puedo, tenemos un plan que nos dio el profesor vía telefónica. Todos nos tratamos de mantener para no perder la forma física.

 

Redacción Al Toque