Inicio Quiénes somos Publicidad Contacto Enlace a Facebook Enlace a Instagram Enlace a Youtube Enlace a Twitter

Fútbol - Liga Regional de Río Cuarto - Primera B

28-06-2020

“Como papá, me gustaría que mi hijo vuelva a hacer deportes”

La referencia corresponde a Santiago Mariscotti, presidente de Renato Cesarini, quien antes de ponerse en el lugar de dirigente de fútbol hace las veces de padre. “Veo un panorama complicado, tenía una leve esperanza, pero si seguimos atados a Buenos Aires va a ser difícil que este año haya futbol”.

Santiago Mariscotti, presidente de Renato Cesarini, repasó la actualidad de su club y del fútbol regional.

El Club Renato Cesarini es uno de los claros ejemplos del verdadero club de barrio que tiene nuestra ciudad. Es el motor que reúne a una gran masa de chicos, los inserta y pone en movimiento al oeste de Río Cuarto.

 

La crisis por la pandemia del coronavirus lo golpeó, como a la mayoría de las entidades deportivas. En la actualidad sus puertas permanecen cerradas y sólo se dedica a realizar algunas acciones para recaudar dinero y pagar deudas y salarios.

“Nuestra situación no difiere del resto de los clubes. Nosotros estamos tratando de subsistir  con algunas cuotas de los papás, aunque no llegamos al 10% de lo que siempre cobramos. Y después estamos elaborando diferentes cosas para recaudar y sobrellevar lo básico”, aseguró Santiago Mariscotti, presidente del “naranja”.

Y agregó: “No hablamos de grandes cosas, recién pudimos cubrir los sueldos de marzo con los profes, mantenemos al canchero y a la persona a cargo de cuidar de noche para evitar algún robo o destrozo. Ni hablar de pagar la luz, obviamente que no pudimos”.

 


Renato Cesarini elabora milanesas, las vende y así intenta saldar deudas y recaudar dinero ante la inactividad.


 

 

La institución enclavada en barrio Obrero se postuló a los Programas de Asistencia Económica que impulsan la provincia de Córdoba y la Nación.

En ese contexto, el presidente del club aseguró que sólo fue beneficiario de uno de los subsidios y que el monto, si bien ayuda, es bastante menor a lo que aspiraban.

“Pudimos acceder al subsidio de 40 mil pesos de la provincia, nos avisaron que este lunes nos va a llegar la ayuda. Tengo entendido que al de la Nación ningún club de Río Cuarto puedo ser beneficiario. La suma de la provincia no sirve para mucho, no soy llorón pero es la realidad. Los gastos fijos, esa guardia mínima que llamamos, parte de 50 mil pesos”.

 

El Club Renato Cesarini de Río Cuarto fue fundado el 3 de enero del año 1990. Su precursor fue Blas Antonio Mariscotti - conocido como "Pachacho" - quien, con la colaboración de un grupo de padres devenidos en dirigentes, se propuso poner en marcha un proyecto de reestructuración del fútbol infantil. El que siguió de cerca todo ese crecimiento, y en la actualidad tomó el mando, fue Santiago – el hijo del recordado “Pachacho” –.

Desde su gestación, el club fue pensado con un objetivo claro: La misión fundamental era formar y promover jugadores. Aunque además, busca generar el verdadero sentido de pertenencia.

Me genera tristeza ver al club cerrado, angustia, un vacío por no ver la actividad. Hay veces que vamos a trabajar 15 o 20 papás a hacer las milanesas y decimos lo mismo: de tener el club desbordado de chicos a que esté completamente vacío. Decí que lo estamos manteniendo y las instalaciones están prolijas, sino todo sería un baldío”, describió el dirigente.

 

 

En la actualidad los niños que componen la familia “naranja” permanecen en sus casas. Completan tareas escolares y seguramente extrañen pisar el club, patear una pelota, registrar momentos entre compañeros y formarse, en el fútbol y en la vida.

En ese marco, la cuarentena ha obligado a que los profesores y entrenadores se vuelquen a las videoconferencias para llevar adelante entrenamientos, capacitaciones y estimulaciones. Aunque, como suponemos, no todos acceden a una computadora, una red de internet, ni a los conocimientos para ser parte de una videoconferencia. Una de las tantas injusticias sociales que nos acontece.

“Hasta fines de abril se estuvieron pasando cosas y material, la Primera División se extendió un poco más. Pero se mantuvo hasta donde se pudo, porque vimos que no había una evolución de la situación. Consultando con otros clubes vimos que no hay una gran percepción a una videoconferencia, salvo algo muy importante, como poner a una figura nacional para llamar más la atención”, señaló Mariscotti.

 

En el cierre, el presidente de Renato Cesarini contestó a la pregunta de rigor: su percepción en cuanto a la vuelta a la actividad y las decisiones que toman y deben tomar las autoridades.

La Liga debería tener su voz y su voto, debería poder expresarse sobre la situación. Nosotros tenemos que desprendernos de Buenos Aires, porque si seguimos atados a ellos no va a haber fútbol. Hablo en este caso como en todos los rubros, si seguimos dependiendo de más arriba es difícil que todo se reanude”.

Si nosotros nos basamos en test y ese tipos de cosas va a ser inviable la vuelta al fútbol. Me paro en la vereda de que haya gente en las canchas con protocolos sanitarios, sin ir a los test que son carísimos. Veo un panorama complicado, tenía una leve esperanza, pero si seguimos atados a Buenos Aires va a ser difícil que este año haya fútbol”, sostuvo el dirigente.

 

En referencia a las categorías infanto juveniles, ya existen estudios por parte de profesionales ligados a la psicología, deportología y coaching, donde señalan que los niños comienzan a tomar otros (malos) hábitos con la situación de encierro.

Empiezan a inclinarse por los aparatos electrónicos, los juegos online y a la falta de actividad física. Lo que, como consecuencia, generan sedentarismo, mala alimentación y posible deserción al deporte.

Ante la consulta, Mariscotti señaló: “Si lo veo como papá, me gustaría que mi hija/hijo vuelva a hacer deportes para no tener un sedentarismo que empieza a verse hoy. Después tenemos la otra parte que va atado a lo económico: si va a haber un campeonato de dos meses, no sé qué papá te va a pagar por ese tiempo para llevar al chico, y encima tenemos que analizar cómo le pagamos a los 25 profes que tenemos en las categorías. Es muy complicado, esta pandemia nos ha golpeado a todos y hay gente que va a cuidar su ‘mango’ para gastar y no sé si le va a dar la prioridad al fútbol”.

 

Fotos Prensa Renato Cesarini y Al Toque
Redacción Al Toque