Encontranos

Efemérides

A 15 años de la primera graduación

El 27 de noviembre de 2005 Universidad Nacional de Río Cuarto goleaba a Renato Cesarini por 3-0 en cancha de Banda Norte, se imponía en la serie de Reválida y ascendía por primera vez en su historia a Primera División A. El recuerdo del DT Fabio Gutiérrez y el ex mediocampista Guillermo Prizzón.

Iván Ortega

Publicado

en

¿Cómo entender el fenómeno de Universidad Nacional de Río Cuarto, que sin tener una hinchada numerosa ni grandes presupuestos ha logrado hacerse fuerte en la categoría de ascenso y conseguir tres saltos de categoría en 20 años de vida?

Es el efecto de un trabajo tenaz, escondido, silencioso y que ha cautivado tanto a estudiantes de la casa madre como a ajenos con expeditiva trayectoria en Liga Regional de Río Cuarto. De a poco se ha ido aglutinando una hinchada, como consecuencia del apoyo incondicional de familiares, directivos y amigos.

El primer fruto de ese proceso se vio en 2005, precisamente el 27 de noviembre. La segunda final de la Reválida o Promoción ganada 3-0 ante Renato Cesarini significó el primer ascenso de la “U” y la apertura del siguiente paso.

Universidad Nacional llegó a esa instancia ante el “naranja” luego de adjudicarse el Torneo Clausura y perder la final por el primer ascenso ante Deportivo Municipal de Adelia María (campeón del Apertura).

La “U” disputó diez partidos en aquel Clausura, quedó libre en uno, ganó seis, empató tres y cayó en una oportunidad (en la séptima fecha 2-1 versus Deportivo Río Cuarto).

La premonición de Prizzón: “Ese torneo se fue dando para nosotros, me acuerdo que en una de las primeras fechas del Clausura le sacamos el invicto a Municipal de Adelia María, que había sido campeón en el Apertura, y yo declaré en un medio que estábamos para ser campeones. Lo dije porque estaba envuelto en la locura de haberle ganado al campeón, casualmente después de dio”.

Gutiérrez: “Repasando el torneo, coincido con Guille (Prizzón) que el partido con Adelia María fue clave, pero hubo uno más importante que fue el que le ganamos a San Martín en Vicuña Mackenna. Ése fue el último envión para que nos hizo creer que podíamos”.

La “U” llegó a la última fecha peleando cabeza a cabeza con Centro Social Las Higueras por el segundo título de la temporada.

En ese marco, en la última jornada el conjunto de Fabio Gutiérrez goleó 6-1 a Belgrano de Coronel Moldes en cancha de Sportivo Municipal, donde hacía de local, y el “azulgrana” igualó en uno con Deportivo Río Cuarto. Universitarios e higuerenses finalizaron igualados con 21 unidades, aunque por diferencia de goles (+10 contra +7) Universidad se quedó con el podio y título.

“Terminamos el último partido, le ganamos a Belgrano de Moldes en cancha de Municipal y seguimos atentos a lo que pasaba en los últimos minutos de Centro Social y Deportivo. Terminaron empatando y nosotros no lo podíamos creer”, sostuvo el DT del “Universitario”.

El campeón del Clausura (Universidad) se midió en la final por el primer ascenso ante Deportivo Municipal de Adelia María (campeón del Apertura) a doble partido. La serie se abrió en tierras adeliamarienses, donde el local se impuso por la mínima.

En la vuelta Universidad optó por cambiar de localía, habitualmente se presentaba en Sportivo Municipal, aunque en la final de vuelta prefirió ir a cancha de Asociación Atlética Estudiantes. Allí sucedió el peor cachetazo de la temporada y en uno de los partidos más importantes de su historia: 7-2 en contra, luego de arrancar ganando, y ascenso para Municipal de Adelia María.

En Estudiantes empezó el partido perfecto para nosotros, salía como lo habíamos planificado, es una cancha amplia y creíamos que eso nos iba a beneficiar por nuestro buen estado físico. Así fue, arrancamos ganando 1-0 y en un abrir y cerrar de ojos perdíamos 7-2. Fue horrible, muchos detalles no me acuerdo, porque rápidamente me lo saqué de la cabeza. Esa fue una gran desilusión, porque había ido muchísima gente a acompañarnos”, recordó Prizzón.

Por su parte, Gutiérrez indicó: “Cambiamos porque queríamos brindarle a la gente un lindo escenario, por eso pensamos que en Estudiantes iba a ser una fiesta. Fue un golpazo esa derrota. Me acuerdo que al martes siguiente en el entrenamiento arrimé el auto y entrenamos con un poco de música, organizamos un asado en casa de Darío Bernardes y la suspensión de la primera reválida por lluvia nos dio más fuerzas para levantarnos anímicamente”.

La “U” tendría revancha. Complicada pero revancha al fin. Se enfrentaría a Renato Cesarini, quien militaba en Primera División A y venía con antecedentes a favor en duelos por Promoción o Reválidas. Así era el panorama previo de Universidad.


La otra Reválida fue entre Herlitzka y Centro Social. La “H” permaneció en Primera A.


“La Reválida en la previa era durísima, jugábamos con Renato que venía de zafar en campeonatos anteriores y nos encontraba a nosotros después del cachetazo con Adelia María. Pero rápidamente nos mentalizamos en ese chance y que no la íbamos a dejar pasar, es por eso que, después del empate en la ida en cancha de Municipal, lo resolvimos rápido en Banda Norte”, dijo Guillermo.

Tal como lo adelantó Prizzón, la serie entre “universitarios” y “naranjas” comenzó en barrio Santa Rosa, Universidad optó por volver a su vieja localía. Terminó 1 a 1.

La vuelta, con ventaja deportiva para Renato Cesarini por ser de Primera A, se disputó en Asociación Atlética Banda Norte, donde el equipo comandado por Santiago Mariscotti (hoy presidente del “naranja”) hacía las veces de local. La victoria fue contundente para Universidad, que goleó 3-0 y consiguió el salto histórico a la élite. El recordado Mariano “Huesito” Prizzón abrió la cuenta a los 12’ del complemento, mientras que Bruno Mandorlini y Aldo Barroso estiraron diferencias. Renato sufrió la expulsión de Federico Gigena a los 28’ de iniciado el juego.

“Ese grupo se formó bien de abajo, eran casi todos estudiantes y gente que fuimos trayendo mediante el convencimiento. Empezamos a escribir la historia fuerte con ese ascenso, a partir de ahí todos nos empezaron a respetar. Después empezaron a armarse las inferiores, sumamos categorías y vinieron nuevos ascensos”, dijo Gutiérrez.

Este ascenso abrió un montón de puertas. Realmente tomamos dimensión con el tiempo, tal cual me lo dijo mi papá. En los festejos del 2005 eran tres o cuatro autos los que salieron a festejar, nosotros los jugadores íbamos en una sola camioneta de un compañero. Los ascensos que vinieron fueron mucho más grandes en convocatoria, ya empezaron a cortar las calles del centro ja ja”, comentó Prizzón.

Final de vuelta – Reválida

Síntesis

Renato Cesarini (0): Diego Muguerza; Bruno Gagliesi, Ariel Rodríguez, Marcelo Sosa, Federico Gigena; Rodrigo Tello, Cristian Escobar, Isaías Bustos, Marcos Urquiza; Pablo Romero y Miguel Falcón. DT: Santiago Mariscotti.

Universidad Nacional de Río Cuarto (3): Jorge González; Federico Farfán, Jorge Garófolo, Matías Curone, Mauricio Vega, Gonzalo Medina, Guillermo Prizzón, Mariano Prizzón, Darío Bernardes, Aldo Barroso y Bruno Mandorlini. DT: Fabio Gutiérrez.

Goles: 12’ ST M. Prizzón, 30’ ST Barroso y 44’ ST Barroso.

Incidencia: 28’ PT Expulsado Gigena (RC).

Árbitro: Jorge Benítez.

Cancha: Banda Norte.

El recuerdo eterno del “Hueso”

En aquel plantel consagrado sumó minutos el ex mediocampista Mariano “Hueso” Prizzón, quien en 2016 perdió la vida a causas de un accidente automovilístico y generó un profundo pesar en todo el ambiente futbolero regional. Un joven muy querido por sus cercanos y respetados por ajenos.

Ese grupo de Universidad organizaba una cena año tras año con el objetivo de recordar el ascenso, la última fue en 2015, donde también disputó un partido con los campeones del 2009 (los otros ascendidos). La pérdida del “Hueso” fue un duro golpe, la llegada de la pandemia también: la delegación dejó de festejar aquella gesta, aunque las intenciones de volver a reunirse están latentes.

Textuales de su hermano Guillermo

“Me sumo al equipo porque me volvía todos los fines de semana de Córdoba, estaba estudiando allá y regresaba a la ciudad para visitar a mi familia. De paso iba a ver a universidad porque jugaba mi hermano, ahí surgió la posibilidad de sumarme al grupo, Fabio (Gutiérrez) me lo propuso y no lo dudé mucho. Arranqué jugando en Reserva y en pocos partidos ya era uno más de Primera. El grupo me sumó rápido, hasta el día de hoy seguimos en contacto, eso es lo bueno que siempre tuvo Universidad”.

“Compartimos (con “Hueso”) cancha en Municipal y Santa Paula de Carnerillo también. Siempre llegaba él primero y yo caía de mochila (risas). Éramos los dos similares, protestones con los árbitros e hinchas con nuestros compañeros. Por suerte tuve la posibilidad de compartir mucho con él dentro y fuera de la cancha, hace que lo extrañe un poco menos aunque siempre lo tengo presente y me emociona hablar de él”

Fuente CEDAT (CENTRO de Documentación Al Toque)
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388