Encontranos

Efemérides

A 20 años del nacimiento de Las Leonas

La mágica historia detrás de la primera leona bordada en la camiseta de la Selección Argentina de Hockey en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, donde nació la mística. El recuerdo de aquel plantel que consiguió mucho más que una medalla de plata. Además, la palabra de Victoria Miranda, la riocuartense que actualmente forma parte del equipo nacional.

Publicado

en

A partir de Sydney, el nombre de “Las Leonas” estampó la camiseta y llenó de mística al hockey argentino. Un podio que fue mucho más.

Se cumplieron 20 años de que naciera la mística de Las Leonas como leonas. Antes de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 eran sólo la Selección Argentina de hockey sobre césped. A partir de Sydney, el nombre de “Las Leonas” estampó la camiseta y llenó de mística al hockey argentino que creció exponencialmente para convertirse en un deporte más popular, a lo largo y a lo ancho del país.

¿Cómo nació el nombre de Leonas?

Viajamos a los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 y tenemos que entrar en contexto. Hoy el hockey argentino es una de las disciplinas más exitosas del país, pero para ese entonces, Argentina no era de los grandes protagonistas a nivel mundial y nunca había alcanzado un podio olímpico. Además, no era el deporte popular que es hoy, que se practica y compite en casi todo el país. “A nosotras nos tocó llevar la leona en el pecho, hacer de este deporte elitista un deporte popular, pero hubo mucha gente que estuvo antes en diferentes procesos y que hicieron mucho para llevar al hockey a lo más alto”, escribió Luciana “Lucha” Aymar en su cuenta de Instagram recordando el nacimiento de Las Leonas.


“A nosotras nos tocó llevar la leona en el pecho, hacer de este deporte elitista un deporte popular”

Luciana “Lucha” Aymar

El plantel de Sydney estaba a cargo del gran Sergio “Cachito” Vigil como entrenador, Gabriel Minadeo como asistente, Luis Bruno Barrionuevo como preparador físico y Luis Ciancia como head coach. Entre las jugadoras, había siete que venían de una dura experiencia olímpica en Atlanta 1996: Cecilia Rognoni, Magdalena Aicega, Anabel Gambero, Ayelén Stepnik, Jorgelina Rimoldi, Karina Masotta y Vanina Oneto. El equipo argentino había llegado a esos juegos con muchas expectativas pero terminó penúltimo. En Sydney, nuevamente se sentía que era el momento del salto y las expectativas rodeaban al grupo, pero esta vez hubo algo diferente. Una especie de magia. Además, a esa base de jugadoras se sumaron jóvenes promesas como Luciana Aymar, Mariela Antoniska y Sole García. La actual Head Coach de Uru Cure de ese equipo histórico.

Un equipo con hambre de revancha, con nuevos sueños, con experiencia y juventud viajaba a Australia y llevaba un secreto guardado.

Una de las duplas que más alegrías le dio al hockey argentino. Una joven Luciana Aymar festeja su gol con Sole García en Sydney 2000.

Antes de la cita olímpica el plantel había elegido un animal para que las representara. Eligieron una leona para resumir la garra y la fuerza que esa selección tenía para dar el zarpazo. Previo al viaje, “Cachito” Vigil se encargó de hacer estampar todo un juego de camisetas “albicelestes” y un juego de musculosas de paseo con una leona en el pecho. El equipo había acorado que la casaca celeste y blanca estampada se utilizaría en la final olímpica, que era el gran objetivo. Pero la historia iba a tener otro desenlace.

En la primera fase de los JJOO Argentina cosechó dos triunfos (3-2 ante Corea del Sur y 1-0 al Reino Unido) y dos derrotas (3-1 frente a Australia y caída por la mínima frente a España). La selección clasificaba así al hexagonal final y arrastraba, según interpretación del plantel, seis puntos de las dos victorias conseguidas. Pero la interpretación estaba errada, porque tanto Corea del Sur como Reino Unido quedaron eliminados y esos puntos entonces no tenían validez para la siguiente fase. Argentina sólo arrastraba los resultados ante Australia y España, por lo que llegaba al hexagonal final con 0 unidades. Ante ese panorama, alcanzar la final parecía un imposible: Argentina necesitaba tres triunfos en fila, ganar o ganar. Pero ese equipo no conocía de imposibles.

Oneto, Vigil, Aymar, García y Stepnik en la Villa Olímpica.

El post derrota con España y el desenlace de la reglamentación fue un golpe muy duro para el equipo. Por eso, en el medio del post España y la previa del próximo partido, el profe Luis Barrionuevo reunió al equipo para leerles un cuento. Un cuento que iba a calar profundo en todas las integrantes de ese plantel, un cuento que les iba a renovar el sueño y las ganas de salir a la cancha a buscar ese “imposible”. El cuento que hizo salir la garra de leonas. Por eso ahí el plantel tomó una decisión trascendental: la camiseta con la leona estampada tenía que estrenarse, ese era el momento.

El domingo 24 de septiembre del 2000 la camiseta con una leona estampada por encima de la marca salió por primera vez a la cancha para enfrentar en un duelo decisivo a las últimas subcampeonas mundiales, Holanda. El conjunto de Vigil estaba obligado a una victoria para mantener vivo el sueño. Y así fue: Argentina venció 3 a 1 a las holandesas. La casaca con la leona había llegado para quedarse, para siempre.

La historia se repitió ante China con un triunfo 2 a 1 y después frente a Nueva Zelanda con goleada incluida. Fue 7 a 1 en el partido que aseguraba pasaje a la final, por lo tanto, un lugar en el podio y una medalla, la primera para el hockey argentino.

Vanina Oneto, una de las mejores delanteras de la historia, festeja emocionada su gol ante Nueva Zelanda junto con la capitana Karina Masotta.

Argentina alcanzó la final y enfrentó a las locales, Australia. La derrota hoy es casi anecdótica (fue caída por 3 a 1). Obvio que al quipo le dolió no conseguir el oro y consagrarse campeonas olímpicas, algo que hasta el día de hoy el hockey femenino no pudo lograr, pero esos Juegos, es final, esa medalla de plata y, sobre todo, la mística de esa leona estampada en la remera habían logrado algo enorme. Ellas ni siquiera se lo imaginaban. “En ese momento no éramos muy conscientes de todo los que íbamos a vivir, del impacto que íbamos a causar por llevar la Leona en nuestro pecho”, escribió “Lucha” Aymar.


“Fue un fenómeno muy fuerte. Ese fenómeno fue, sin dudas, la medalla más linda que ganamos. En un mes, desde que nos fuimos a Sydney hasta que volvimos, cambió todo”

Inés Arrondo

“Después de Sydney cambió el mapa del deporte argentino. Las nenas empezaron a pedir jugar al hockey, en el ámbito donde estuviesen. La sociedad tuvo que adaptarse a eso. Los clubes tuvieron que ceder una de sus tres canchas de fútbol sintético para que las chicas jueguen al hockey”, comentó Inés Arrondo en una nota para el diario La Nación. El hockey se volvía popular. La actual secretaria de Deportes de la Nación fue parte del plantel y encargada de dibujar esa primera leona que iba a estar presente en la camiseta. A además de volverse popular, el hockey se transformó en una industria para el país: “Se desarrolló hasta una industria nacional de insumos vinculados al hockey que hasta entonces no existía. Argentina comenzó a producir bochas, palos para iniciación en el deporte, cascos de arquero. Fue un fenómeno muy fuerte. Hasta entonces, la referencia fuerte que teníamos era Gaby Sabatini como una importantísima mujer deportista, pero individual. No había una referencia fuerte de deporte en equipo para las mujeres. Ese fenómeno fue, sin dudas, la medalla más linda que ganamos. En un mes, desde que nos fuimos a Sydney hasta que volvimos, cambió todo.”

El festejo desatado ya con la medalla, la primera olímpica en la historia del hockey argentino.

El plantel completo

  • Jugadoras: Magdalena Aicega, Mariela Antoniska, Inés Arrondo, Luciana Aymar, María Paz Ferrari, Anabel Gambero, Soledad García, María de la Paz Hernández, Laura Maiztegui, Mercedes Margalot, Karina Masotta, Vanina Oneto, Jorgelina Rimoldi, Cecilia Rognoni, Ayelén Stepnik, Paola Vukojicic.
  • Entrenador: Sergio Vigil.
  • Asistente: Gabriel Minadeo.
  • PF: Luis Barrionuevo.
  • Jefa de equipo: Claudia Medici.

La continuidad del legado

“Es muy movilizante para mí que lo estoy viviendo hoy en día. Me imagino para las jugadoras que marcaron un antes y un después en el hockey argentino”, expresó Victoria Miranda, la primera jugadora riocuartense en vestir la camiseta de la selección mayor de hockey, la camiseta de Las Leonas. “Vicky” se encuentra actualmente en Buenos Aires entrenando con el plantel que dirige Carlos “Chapa” Retegui, que se prepara con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

"Entre domingo y lunes estaría viajando para allá, con todos los controles y los hisopados hechos".
“Me siento una privilegiada de ocupar este lugar y de formar parte de este equipo”.

“Es un orgullo representar y llevar esa leona como la llevaron ellas en su momento, dejaron un legado importantísimo a seguir”

VICTORIA MIRANDA

A las flamantes leonas les toca seguir con el legado del equipo de Sydney 2000. “Creo que es un orgullo representar y llevar esa leona como la llevaron ellas en su momento, dejaron un legado importantísimo a seguir. Me siento una privilegiada de ocupar este lugar y de formar parte de este equipo que tiene mucho para dar y que tiene ya mucha historia”, dijo Miranda recordando los 20 años del nacimiento de Las Leonas. Y agregó: “Es un lugar de mucho esfuerzo, cosas a dejar de lado, pero que a la larga dan sus frutos. Es una forma de vida, una elección te da muchas alegrías y mucho disfrute. Es lo que elijo como persona y como deportistas y no dudo un minuto de estar donde estoy. Y también de sentirme muy orgullosa de estar en este lugar que ya hace 20 años que Argentina no se baja de un podio y hay que seguir ese legado, esa garra y esa pasión con la que nació este nombre de leona”.

Fuente: La Nación
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388