Encontranos

Columnistas

A 60 años del debut de Uru Cure en la Unión Cordobesa de Rugby

Por Diego Ghiglione – Head Coach campeón con Uru Cure del torneo de la Unión Cordobesa 2019 y actual entrenador de Los Doguitos (Selección Cordobesa de Rugby).

Iván Ortega

Publicado

en

El primer viaje que nunca terminará…

Comenzar a escribir sobre lo que significa para nosotros, y  para mí, la importancia del primer partido de Urú Cure en Córdoba, me obliga a tener la mayor concentración y respeto por ser, creo, el evento deportivo más fundacional de la historia de nuestro club.

En 1961, a unos pocos años de su  fundación, Urú Cure, que participaba junto a otros seis equipos en la liga de rugby de Río Cuarto, decide ir a competir a Córdoba y juega su primer partido contra Athletic el 15 de Mayo de 1961, siendo victoria para nuestro equipo.

Uno sería muy injusto si nombrara personas y hechos por décadas, lo que si está a la vista es que este primer partido fue un desafío increíble cargado de una visión que superaba lo que en su momento era una utopía: ir a pertenecer a la Unión de Córdoba, siendo bien de Río Cuarto.

Cumplir 60 años de esta gesta deportiva, seguramente, nos marcó culturalmente en nuestro andar como equipo de una manera contundente, porque el desafío tan gigante de una toma de decisión de irse a jugar y pertenecer a una unión tan grande y poderosa como la Cordobesa de Rugby nos ponía en una situación de esfuerzos, compromiso y dedicación máxima para lo que iba a venir a partir de formar parte de la competencia capitalina.

Cuanta admiración siento escribiendo por aquellos jugadores que nos dieron desde este hecho histórico esta pertenencia y cultura de darlo todo. Unos visionarios deportistas,  marcaron a fuego la personalidad de nuestro club. El esfuerzo y la entrega iba ser de por vida.

Por  lo que me cuenta Carlos San Millan que viajó ese día: “ahí está el equipo, esperando subirse a un colectivo diferencial de trece lugares. El número 14, como era muy chiquito físicamente, lo pudieron subir  y allá fueron en unas cuatro horas y media de viaje con una ruta súper angosta con partes de pavimento y otras de ripio”. ¡Que ganas de poder estar ahí en ese viaje, un kilómetro al menos!

Los creadores nunca se enteran, por lo general, lo que en el futuro generan, y hoy está claro que en ese primer recorrido estaban creando el ADN, nuestra mayor fortaleza: la de compartir grandes y largos momentos juntos por todos los viajes que vinieron a partir de ahí.

Siempre fue una dificultad de tiempo y económica, pero viéndolo del lado que más nos gusta era el disfrute de saber que pase lo que pase Urú Cure viajaba y nosotros nos asegurábamos estar mínimo 12 horas juntos el fin de semana con amigos y compitiendo.

Debo reconocer que hubo de las muy buenas y las muy difíciles y ahí se vio el temple de jamás dudar de viajar, porque el club creció mucho y las categorías juveniles e infantiles comenzaron también desde ese 15 de mayo a ser parte de los torneos de Córdoba.

Desde ese colectivo de 13 asientos a hoy hace algunos pocos años vi en la terminal salir entre rugby y hockey más de 9 colectivos juntos para competir, que salían  repletos de ilusión. La misma que portaban aquellos jugadores de ese primer partido y que nos transmitieron para siempre.

Conocí a muchos de los que jugaron el primer partido y a veces siento que no fui lo suficientemente agradecido en la demostración del afecto y admiración que les tenía, sí tengo claro que hicimos e intentamos dar todo como ellos lo soñaron. Algunas cosas por algo pasan y estos últimos años en que competimos en el más alto nivel argentino, era increíble estar en Tucumán, Mendoza, Bs As, etc. y ver a algunos de aquel viaje  llegar y estar en un costado de alguna cancha  desde su máxima humildad sólo para disfrutar verse a ellos mismos.

Veía a De Rivas, San Millán, Ferreyra antes de empezar un juego en partidos lejos de Río Cuarto y era sentir que estábamos cuidados, y como no, si ellos nos habían metido en esta hermosa locura de salir de Río Cuarto para transmitir nuestros valores y ser lo más competitivos  posible.

Urú Cure le aportó a la Unión Cordobesa de Rugby, grandísimos jugadores. Dogos, Doguitos, Pumas, Pumitas,  y dirigentes. Hasta llegamos a tener un presidente de la Unión.

En definitiva esa decisión nos hizo: ir siempre para allá, siendo bien de acá. Hoy siento y les puedo decir con gran orgullo que Urú Cure es Río Cuarto, me gusta decirles a todos que nosotros nos subimos a un colectivo para representar nuestra ciudad. Hace 60 años ellos lo hicieron, nosotros lo mantenemos y disfrutamos. Ojalá sientan que nos dieron lo más importante q se puede heredar: ACTITUD y PERTENENCIA.

Mis más sincero respeto, admiración y agradecimiento por todos aquellos de aquel día, por los que están y no están, sepan que su legado está intacto, seguimos viajando con mucha alegría para allá, siendo con mucho orgullo de acá. Río Cuarto tuvo su gran primer viaje. Felices 60 años y gracias.

Por Diego Ghiglione – Head Coach campeón con Uru Cure en 2019

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad







Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388