Fútbol

Byron Guerrero, un trotamundos que detuvo su marcha en Alcira Gigena

El colombiano de 27 años es otro de los futbolistas que se vio afectado por el parate producido por pandemia. Presentaba actualidad en Lautaro Roncedo, con los afectos a la distancia y con una problemática social en su tierra que asusta. Sus inicios, las posibilidades en Europa y su llegada a Liga Regional de Río Cuarto.

Publicado

el

Todo pasó muy rápido para Byron Andrés Guerrero. A los 18 años estaba jugando un torneo formativo para Bolton Wanderers tras haber sido captado por los campamentos que tenía el club inglés en Colombia. El oriundo de Soacha pasó diferentes pruebas de las cuales tres se efectuaron en Bogotá y los demás en ciudades como Medellín, Bucaramanga, Armenia y Cali.

En su tierra fue apuntado como una futura promesa, iniciando su camino en Independiente Santa Fe y registrando un paso por Millonarios. Fueron dos pruebas en el Bolton, Byron jugó y gustó, aunque las imposibilidades de conseguir una visa de trabajo lo marginaron del sueño.

Byron Andrés Guerrero Barrero, con 18 años ganando una competencia dentro del campameto del Bolton inglés.

De allí apuntó directamente a Núñez, Buenos Aires. Tierra prometedora para colombianos, con las figuras sobresalientes de Juan Pablo Ángel, Mario Yepes y más acá en el tiempo Rafael Santos Borré y Juan Fernando Quintero. Byron cambió de camiseta, aunque el sueño era el mismo e incluso volvió a verse truncado. El cupo de extranjeros que había en el “Millonario” estaba cubierto y el soachuno debió marcharse.

El ascenso argentino fue el escenario para sus primeras armas en Primera División. Sin embargo en el camino volvió a parecer la chance del exterior.

“En Colombia hice: desde los 10 a los 16 años en Independiente Santa Fe, luego Millonarios y también en Expreso Rojo, un equipo de la B que hoy se llama Tigres. Salgo de Colombia a los 18 años por una prueba en Inglaterra, viajé dos veces y no pude conseguir la visa de trabajo. En Argentina comienzo en River, pero por no haber cupo de extranjeros sigo mi carrera por Talleres de Remedios de Escalada. De ahí surge la posibilidad de ir a México, al Pachuca y luego Zalaya, en el medio voy a Portugal, donde también por desarreglos entre el club (Atlético Portugal) y mi representante no llego a un acuerdo. Paso a jugar en el fútbol jujeño porque era septiembre y todos los torneos estaban empezados; entre Federal A, Federal B y Liga local juego en Talleres de Perico, Altos Hornos Zapla, Tiro Gimnasia de San Pedro y Defensores de Fraile”, detalló Byron.

“Son decisiones que se toman, hoy en día me arrepiento de la posibilidad de México. Por elegir el salto a Europa me perdí esa oportunidad. Fueron tres chances en Europa y no se me dio, tuve varios golpes, pero siempre estuvo mi familia al lado. Por suerte no me quedé con eso, sigo jugando y elegí otro camino como el universitario”, agregó.


«Hoy en día me arrepiento de la posibilidad de México. Por elegir el salto a Europa me perdí esa oportunidad»


Tras su paso por el fútbol jujeño llega su primera experiencia en Liga Regional de Río Cuarto. Con Belgrano de Vicuña Mackenna otorgándole su primera camiseta de la región de la mano de Walter Fernando Abbona como entrenador.

“Mi experiencia en la Liga de Río Cuarto comienza en 2016. Me hice de varios compañeros y amigos en mi paso por Jujuy y uno de ellos era conocido del profe (Walter) Abbona, así surgió la posibilidad de incorporarme a Belgrano de Vicuña Mackenna. Luego pasé en 2020 por Atenas, jugando Regional Amateur, y ahora Roncedo”, indicó el colombiano.

Guerrero se sumó a Lautaro Roncedo, elenco de Alcira Gigena conducido tácticamente por el ex arquero de la institución Emilio Zabala. El “albiceleste” comenzó comprometido con los promedios, supo tomar impulso en el desarrollo del Apertura y al cabo de nueve jornadas está décimo en la tabla y fuera de la zona de descenso.

En ese marco, el mediocampista comentó: “Llegué a Roncedo con el torneo empezado, me sumé después de la segunda fecha. No esperaba el llamado para volver a la zona porque la temporada estaba en marcha. De hecho estaba en Jujuy por las amistades que me ha dejado el fútbol. Ante la propuesta me vine de nuevo. Me quedo conforme con lo demostrado por el equipo. En mi caso particular, soy consciente de que aún me falta mucho para lograr mi mejor rendimiento, porque entrené solo durante muchos meses y no fue lo mismo que estar rodeado con un grupo de 35 jugadores. Pero me gustó el equipo, tiene buenas intenciones y demostró que siempre intenta ir para adelante. He encontrado muy buena gente, no me podría quejar de lo que me ha tocado. Me han recibido muy bien y estoy contento de estar acá”.

Guerrero y su estadía por Roncedo: «No me podría quejar de lo que me ha tocado».

La tierra de Byron Guerrero ha sido castigada en el último mes. Las manifestaciones en Colombia comenzaron con el rechazo ciudadano a un ambicioso proyecto de reforma fiscal, pero continuaron aun después de que fuera cancelado por el presidente Iván Duque. Cifras oficiales señalan que, entre la represión y los disturbios, al menos 24 personas murieron y más de 800 quedaron lesionadas.

Bajo la lupa de la comunidad internacional -que denunció excesos de la fuerza pública-, estudiantes, sindicatos, indígenas y otros sectores salieron a las calles de la capital, Bogotá, así como de Medellín, en el noroeste, y Cali, en el suroeste.

 “Soy oriundo de Soacha, donde está toda mi familia paterna. El resto está entre Ibagué y Bogotá, la zona más caliente por así decirlo. Mi papá, mi mamá y mis sobrinos están instalados en Bogotá. Todos los días hablo con ellos, entre desayuno y cena. Sé lo que pasa allá por sus comentarios, por las noticias, pero ellos no están cerca de las manifestaciones. Eso me deja un poco tranquilo, pero los problemas no se van a ir tan fácil”, dijo Byron.

“Hace desde 2017 no voy, tenía pensado ir en 2020, pero con esto de la pandemia en ese momento no se dio. Tengo la meta de volver a mi tierra para jugar fútbol profesional, es lo que pienso, pero hasta que se realice hay un largo camino. Igualmente podría darse la posibilidad en Argentina, uno nunca sabe adónde conducen los destinos”, aseguró.

Los días del mediocampista que fue una joven promesa en Bogotá y que estuvo a un paso del Bolton se pasan en Alcira Gigena. Byron Andrés Guerrero está a la espera de la vuelta del fútbol regional. Mientras tanto, también adelanta sus estudios universitarios, comenzados hace tres años: “Estoy estudiando administración de empresas. Es por crianza, viene de familia. Tengo a mi papá y hermano que son ingenieros civiles y trabajan de eso en Colombia. Cuando uno conoce su pasado, le resulta más fácil encarar el presente. Es parte de mi formación la elección de una carrera universitaria. Y una alternativa siempre necesaria”.

La vida de Byron al fin y al cabo, profundiza el debate sobre el tan mencionado éxito o fracaso que tan livianamente se discute siempre en el fútbol y es casi un espejo de lo que muchas veces se proyecta en diferentes esferas de la sociedad y no en todas se logran los cometidos. De uno u otro modo, el eléctrico mediocampista llegó a la conclusión de que el éxito poco tiene que ver con hacer un gol. Lo importante es conocer el pasado, para encarar más fácil el presente.

Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual en trámite.