Encontranos

Más deportes

Carlos Almeida: Del vóley en Boca al fútbol de Liga Regional, para terminar en la arena

El chaqueño es uno de los organizadores del Circuito Riocuartense de Beach Vóley, además de jugador de la especialidad. En su carrera fue voleibolista, jugó la Liga Nacional con Boca Juniors y luego recaló en Río Cuarto, donde pasó por varios equipos de la Liga Regional como delantero. Contó su historia en “El Centro que Necesitás”, en Al Toque Radio.

Bruno Aricó

Publicado

en

Este miércoles por la tarde, el jugador y organizador del Circuito Riocuartense de Beach Vóley, Carlos Almeida, pasó el programa El Centro que Necesitás de Al Toque Radio. El chaqueño anticipó lo que será la tercera fecha del certamen, que se disputará el próximo fin de semana.

Almeida tiene muchas historias para contar. Comenzó a jugar al vóley en su colegio secundario en Chaco, llegó hasta Boca Juniors para luego terminar jugando en la Liga Regional de Río Cuarto… al fútbol. Claro, también se desempeñó como delantero de varios equipos de la zona.

En primera instancia, el jugador de beach vóley se refirió a este nacimiento del Circuito Riocuartense que se dio este año: “Históricamente nunca hubo un circuito, primero que nada, entonces es un orgullo tenerlo hoy. Fue un sueño que por suerte se pudo plasmar. Somos cuatro personas las que estamos detrás, pero esto se viene gestando con el aporte que de cada uno que pasó por el beach vóley local. También tenemos la base de gente que juega al beach vóley, esto nos llevó a dedicarnos con tiempo y con cantidad de jugadores. Que haya más de 100 personas entrenando beach vóley en una fecha que no es verano, para nosotros es muy importante. Mucha gente se pudo volcar a esta disciplina con la pandemia y las restricciones del vóley de salón”.

Almeida (derecha), durante la primera fecha del Circuito Riocuartense de Beach Vóley.

Otro aspecto destacado de esta disciplina es que creció mucho en el último tiempo, aun con la pandemia (quizás, gracias a): “Al ver una Liga y que hay lugares para entrenar, tenemos muchas personas que se interesan y que nunca antes habían pisado la arena. Tenemos mucha gente grande que empezó, que nunca tocó una pelota y que tiene interés en aprender. Tener el Circuito que te respalde eso te hace seguir entrenando”, indicó Almeida.

– ¿Cómo manejas esta doble función de jugador y organizador del Circuito?

– Es complicado, pero es lindo. Me tuve que replantear de jugar con alumnos o gente que recién empieza para poder acompañarlos en la cancha y sin necesidad de un resultado. Antes cuando solo era jugador me guiaba un resultado, iba a un torneo y si no jugaba las finales me sentía un fracaso. Haber empezado con la formación hizo que me lo tome más tranquilo. Entrenar a personas no es lo mismo que entrenarme a mí. Me enfoco en acompañar a mis alumnos desde dentro de la cancha sabiendo que es un crecimiento y no con un objetivo de salir campeón en algún lado. Jugué con Maxi Arballo, fuimos a La Calera con expectativas, físicamente estábamos bien y llegó un partido que me bloqueé de la cabeza, y perdimos cuando tendríamos que haber ganado. Ahí me replanteé qué estoy haciendo para conseguir un resultado. Ahora sí valoro ese lindo estrés de las inscripciones, acomodar la gente que viene de afuera, todo lo que tiene que ver con la organización.

La otra cara de la pelota

Luego de un paso por Boca Juniors para jugar al vóley, Almeida recaló en Río Cuarto y empezó su carrera en el fútbol regional.

Si bien comenzó a entrenarse con Banda Norte y tuvo un paso por la liga riotercerense, se desempeñó como delantero en clubes como Independiente Dolores de General Cabrera, Universidad Nacional de Río Cuarto, Acción Juvenil de General Deheza, Atlético Adelia María y Lautaro Roncedo de Alcira Gigena, Herlitzka de Las Vertientes, entre otros.

Carlos Almeida con la camiseta de Universidad Nacional de Río Cuarto en 2010.

Con el conjunto “académico”, Almeida consiguió el ascenso a la Primera A en el año 2009, aunque sufrieron el descenso al año siguiente. El otro hito de su carrera futbolística regional se dio en el “doctor” gigenense, donde se consagró campeón de la máxima categoría en el Torneo Clausura 2012.

– ¿Cómo comenzaste con el deporte y por qué esta doble actividad entre el fútbol y el vóley?

– Soy nacido en Chaco. De chico jugaba al fútbol allá y en el colegio empecé con intercolegiales a jugar al vóley. En segundo año del secundario elegís el deporte que querías hasta terminar la escuela. Yo iba a hacer básquet, y un profe me convenció de ir a vóley y unirme al equipo del colegio. Básicamente agarró y me sobornó (risas). Ahí empiezo con fútbol y vóley. Me sale para jugar en Regatas de Resistencia, que es muy importante, y me meto un poco más en el vóley. Luego en un torneo en Santa Fe me fue bien, me vio Boca Juniors, y me llaman a una prueba. Cuando vuelvo de esa, me invitan a otra prueba de fútbol también en Boca. Pensé en que iba a ir al que me llamaran primero, y fue el vóley, donde después jugué la Liga.

Banda Norte fue el primer equipo que recibió al voleibolista que provenía de Boca.

– ¿Cómo se da tu llegada a la Liga Regional de Río Cuarto, como futbolista?

– Cuando arribé a Río Cuarto vengo como jugador de vóley pero dejé de jugar. Me estaba volviendo loco, y ahí un amigo me llevó a un torneíto de fútbol. Federico Giuliano en 2007 me abre las puertas de Banda Norte para entrenar. Cuando me deja, un compañero de trabajo de Río Tercero me dijo que había un equipo que buscaba un delantero, porque el mercado de pases no se abría acá en Río Cuarto todavía. Cuando lo llama al entrenador, le dijo que estuve 6 años en Boca y contestó inmediatamente “¡Lo quiero!”, pero sin decirle que había jugado al vóley, no al fútbol. Cuando fui a la prueba, hice dos goles y ahí me quedé. Al año siguiente Giuliano me lleva a Independiente Dolores de General Cabrera, juego y arranqué en la Liga de Río Cuarto. En 2009 me lleva Darío Bernardes a la Universidad. Ascendimos ese año, y descendimos al año siguiente. En 2011 jugué medio año en Acción Juvenil. Luego otro medio año en Atlético Adelia María donde conocí realmente históricos del fútbol y gente muy buena como “Cara” López. En 2012 me voy a Lautaro Roncedo y salimos campeones. Jugar al fútbol tres años en una liga tan competitiva y salir campeón es estar tocado por la varita mágica. Sin embargo, cuando no había fútbol en el verano, siempre practicaba beach vóley.

En 2012, Almeida integró el equipo de Lautaro Roncedo campeón del Clausura de Primera A.

Se viene la tercera fecha

El próximo fin de semana se llevará a cabo la tercera jornada del Circuito Riocuartense de Beach Vóley, esta vez con sede en la Villa San Francisco (uno de los escenarios junto al Centro 11 y el Club El Malón).

Será sábado y domingo, con competencia de ambas ramas: masculino y femenino nivel A. Tenemos cuatro duplas por rama inscriptas. Pensamos que durante la semana se van a sumar más, siempre la gente se inscribe sobre la hora. Hasta ahora es la que podemos hacer más completa, con reuniones para dar la cena y protocolos más flexibles”, concluyó Almeida con los detalles sobre el fin de semana a puro beach vóley.

Fotos: Al Toque (archivo)
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad







Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388