Encontranos

Fútbol

El último referente de Roncedo dijo adiós

Pablo Rivarola se retiró de fútbol y no será parte del “albiceleste” de Alcira Gigena en la reanudación de la competencia. Más de 17 años defendiendo los mismos colores, con una temporada jugando para Banda Norte y un amor eterno que jamás se borrará. La respuesta de sus compañeros, los mensajes de los rivales y una reflexión final.

Iván Ortega

Publicado

en

Pablo Rivarola se retiró de fútbol y no será parte del “albiceleste” de Alcira Gigena.

Lautaro Roncedo de Alcira Gigena pierde a uno de sus grandes valores para la reanudación de la competencia de Liga Regional de Río Cuarto. El mediocampista Pablo Rivarola decidió ponerle punto final a su carrera futbolística y se despidió del club tras casi dos décadas de trayectoria.

Pablo le pone una pausa extensa al legado Rivarola dentro del “albiceleste”, ya que tras el retiro de su hermano Marcos – hace unos cuatro años atrás – era el único que portaba el apellido en la entidad. En una década, quizá, vendrán herederos que le devolverán gentilezas y continuarán sembrando el amor mutuo para con Roncedo.

Pablo Germán Rivarola (03/12/1987) se retira a los 33 años, con 17 campañas defendiendo los colores de Roncedo y representando lo que significa el compromiso y entrega para con un equipo. En el “albiceleste” levantó el Torneo Clausura 2012, con el plantel conducido por Diego Olarán, en el que brillaron jugadores de la talla de Alejandro “Colo” Cabrera, Iván Amado y jóvenes del club como Baltazar Escudero y Leonel Arrieta.

El vínculo de Rivarola con Roncedo sólo se interrumpió en 2019, cuando el mediocampista decidió sumar una nueva experiencia con la camiseta de Asociación Atlética Banda Norte. Pablo volvió al “doctor” en 2020, no pudo sumar minutos porque la temporada fue suspendida por pandemia y en el 2021 jugó los primeros partidos del Torneo Apertura.

Zurdo. Pensante. Con características ofensivas en sus inicios y mucho gol. Con más oficio en la mitad de cancha y relevo en sus últimos años. Con referencia, voz de mando y una cinta en su brazo que dejará marcado a fuego un vínculo con los colores celeste y blanco.

Lo último de Rivarola en cancha fue en la derrota 2-5 vs Toro Club por la fecha 9 del Apertura.

El capitán se despide por redes sociales y desestima la posibilidad de hacerlo en cancha con el equipo de Emilio Zabala. Tiempo cumplido, desahogos, lleno de alegría y congoja. Se va un referente de Lautaro Roncedo y de la Liga Regional de Río Cuarto.

– ¿Por qué la decisión del retiro?

– Se me fueron las ganas de jugar, de entrenar, del día a día. Me quiero dedicar mucho a mi familia. La pandemia me hizo ver que el fútbol no es tanto como lo imaginaba, antes pensaba que nunca lo iba a poder dejar por el tiempo que le dedicaba, pero cuando estuvimos parados me di cuenta que hay otras prioridades.

– ¿Cómo y cuándo quiso?

– Me retiro cómo y cuándo quiero, gracias a Dios venía entrenando a la par de los chicos y eso me deja contento. Siempre me quise ir así, dejando esta imagen. Creo que es algo que pueden tomar los más chicos, viendo cómo me voy dando todo, siempre estando y hablando sobre mi salida. Me voy bien del fútbol.

– ¿Cuál fue la respuesta del técnico y sus compañeros?

– Emilio no se lo esperaba, obvio, no es lo que quería, pero me respetó en la decisión. Me llamó siempre, en todo momento estuvo y me dio su apoyo, creo que el técnico no quería que me fuera ahora por el rol que cumplo dentro del vestuario, pero era algo ya decidido y poco se podía hacer. Por parte de los compañeros también, están a muerte y entendieron. Gracias a Dios me voy teniendo una buena relación con todos. Ahora los miro desde el otro lado del tejido.

– ¿Siente que Roncedo pierde a un referente?

– Sentí eso. Emilio me dio ese rol desde que volvió y los chicos que están me dieron ese compromiso. Lo tomé a gusto, me encanta tener esa estampa, si te manejás bien es una satisfacción sentirse referente del club. Por ahí pasó la decisión también de irme así, quería que los chicos no me vieran ir sin ganas a entrenar porque hubiera dejado una mala imagen, jamás me manejé así y menos a esta altura.

Pablo Rivarola: “Me retiro cómo y cuándo quiero”.

– ¿Qué le devolvió el “roncedista”?

– El hincha me escribió en redes, me ha llamado, me saluda por la calle y me agradece por los años compartidos. Es una satisfacción más que me llevo. Lamentablemente no le dejé más títulos al club, pero sabe cómo representé los colores y todo lo que dejé para jugar en Roncedo.

– ¿Con qué se queda?

– Me quedo con la respuesta que recibí tras anunciar mi retiro. El gesto que tuvieron los demás conmigo es lo que más me queda. No sólo me han escrito o hablado mis compañeros, sino también rivales y hasta árbitros. El mensaje en general ha sido de agradecimiento, por cómo me manejé siempre con el respeto que se merece cada compañero, rival o árbitro. Hasta chicos de Lutgardis me han llamado y eso lo valoro muchísimo en estos casi 17 años.

– ¿Imaginó tantos años en un club? ¿Le hubiera gustado jugar en otro lado?

 – No tuve muchas oportunidades para jugar en otro lado, no sé si no hubiera querido experimentar más cosas en otro club. El año que pasé en Banda Norte fue increíble para mí crecimiento personal y por el tipo de institución que es. Lamentablemente nos fue mal a fin de año, pero una experiencia hermosa. Igual el balance es bueno, jugué casi toda mi carrera en el club en el cual soy hincha y eso es lo más lindo que puede haber para un jugador.

– ¿Cuál es la satisfacción más grande conseguida en Roncedo?

– En cuanto a satisfacciones me quedo con el campeonato logrado en 2012, lo que uno siempre sueña como hincha. Vivirlo en persona me hizo dar cuenta que me quedé corto con lo que soñaba. En muchas otras temporadas estuvimos cerca, perdimos un par de finales y no pude repetir, pero me voy entregado por completo, no me quedan esas espinas.

– ¿Asistir a su hermano Marcos es otra?

– Haber jugado con Marcos es otra de las cosas más gratas que me llevo. Además fue una gran motivación para mí, porque entre 2004 y 2005 empezó a gustarme de verdad el fútbol por verlo jugar a él. Recuerdo que una vez estaba viendo la Primera un domingo, Marcos hace un gol y me despertó ese amor por querer ser parte. Además jugamos en nuestro club, no se puede explicar con palabras.

– ¿Era buena relación dentro de la cancha?

–  Siempre fue uno más. Con Marcos me traté como si fuera otro compañero, si teníamos que insultarnos lo hacíamos, porque buscábamos lo mejor para el club e intentamos mejorarnos mutuamente.

– ¿Un amigo que le deja la actividad?

– No podría elegir a un amigo que me dejó el fútbol, sería muy injusto, en todos estos años me he hecho allegado a mucha gente y a eso lo agradezco. Siempre me manejé con el respeto que se merece cada persona y gracias a Dios me voy y me queda un montón de gente en contacto.

– ¿Un equipo?

– Hubo varios equipos que me gustaron, si tengo que elegir a uno me quedo con el 2016, donde llegamos a un cuartos de final del Federal C y en el Clausura llegó a una semifinal. Fue el equipo donde más cómodo me sentí por el nivel mostrado, por la calidad de jugadores que había y por la cantidad de chicos del club que les tocó debutar en esa temporada. No quiere decir que los demás equipos hayan sido malos o me haya sentido incómodo, pero creo que en ese año hicimos grandes cosas.

– ¿Herederos?

 – Quedan cuatro Rivarola, entre ellos Felipe, mi segundo hijo. Ojalá sigan el camino del fútbol, uno nunca los presiona pero esperemos que elijan jugar. Son todos de Roncedo, no sé si tienen mucha opción de elegir al otro club (risas).

– ¿Seguirá vinculado al fútbol? ¿A Roncedo?

– Actualmente trabajo en dos categorías de inferiores en Roncedo, es una experiencia que vengo sumando desde hace mucho y gracias a Dios me gusta. Es una de las intenciones que tengo en un futuro, seguir vinculado al club de esta manera, me veo siendo técnico. Y al club, como hincha, toda la vida, ahora miraré a mis compañeros del otro lado del tejido, apoyando como siempre.

– ¿La reflexión final es que ha sido un amor mutuo entre los Rivarola y Roncedo?

– No sé si mutuo (risas). De mi lado está siempre, siempre le dejé todo y le voy a seguir dejando todo al club. Soy consciente de que nosotros somos pasajeros dentro de una institución, me pasó ahora a mí con el retiro del fútbol, siempre lo supe, por eso nunca manché el nombre de Roncedo en ningún lado por algún interés propio que pueda tener. Le dediqué todo y me voy satisfecho.

Redacción Al Toque
Fotos: Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388