Encontranos

Fútbol

En qué anda el profe Concari

El ex futbolista de Alberdi y ex entrenador de Charrense, Independiente Dolores, Sportivo Municipal, Lautaro Roncedo, entre otros, espera su chance para volver al ruedo. Este miércoles cumplió 67 años y asegura sentirse a pleno para hacer resurgir a otro club. Habla de ascensos, sistemas de juego, manejos en el ámbito liguero y formas de trabajo.

Publicado

el

El 18 de agosto de 1954 nació Alberto Concari, quien este pasado miércoles cumplió 67 años de vida. Se inició futbolísticamente en Centro Cultural Alberdi, donde fue jugador y luego entrenador, al que considera su segunda casa, a pesar de nunca haber residido en uno de los barrios populares de la ciudad.

“Profe” registró un pasado exitoso por la entidad “mercedaria”, donde estuvo cerca de regresar antes de la asunción de Jorge Grassi como DT. Aunque también dejó marcado a fuego su paso por la otra vereda. En Sportivo Municipal logró el ascenso en 2019 catapultando a la institución de barrio Santa Rosa al lugar donde merece estar: la Primera A.

Lo propio hizo entre 2014 y 2015 en Charrense, realizando grandes campañas, siendo protagonista en la fase de grupos y quedando al margen en instancias finales por el salto de categoría. Algo similar le sucedió al “albirrojo” con Guillermo Fos, quien fuera ayudante de campo, años atrás, de Concari.

Lo último del profesor, tras anunciar su salida de Sportivo Municipal señalando un “fin de ciclo”, fue Independiente Dolores, otro de los equipos a los cuales ascendió. La dirigencia de la “furia roja” de General Cabrera apostó a una tercera etapa de Concari luego de sus pasos en 2011 (donde ascendió) y 2016, respectivamente.

La entidad cabrerense lo había confirmado en febrero del año pasado, el experimentado entrenador había comenzado con los trabajos presenciales y hasta incluso había sumado un par de amistosos ante los clásicos de la región: Ateneo y Acción Juvenil.

Aunque todo quedó trunco con la llegada de la pandemia de coronavirus en marzo 2020. La actividad amateur se detuvo, el parate se extendió y finalmente la temporada ni siquiera inició. Ante este panorama, en noviembre pasado, la dirigencia de Dolores, acomplejada por el momento económico, se inclinó por prescindir de Concari y apostó por Jorge “Belo” Ramírez, entrenador de divisiones inferiores que hace sus primeras armas en el plantel superior.

El parate lo dejó afuera del radar de los entrenadores, más allá de que tenía sobre la mesa la chance de asumir en un par de entidades de la Primera B de Liga Regional de Río Cuarto. De eso, de sus ganas a los 67 años, de lo que le da el fútbol, de la vida, de la voz de la experiencia y de la innovación de la juventud, del ambiente liguero. De eso y de algo más habla Alberto Concari.

– ¿Qué hace actualmente?

– Me jubilé como docente y encontré más tiempo en mi vida, porque eso demandaba mucho. Es la ley de la vida, cumplí con esa etapa y ahora sólo miro fútbol, una de las causas por las que me sigo emocionando. Actualmente estaría trabajando en Dolores, o no, pero hubiera atravesado otro ciclo si no fuera por esta maldita pandemia. Acabo de cumplir 67 años y estoy con más fuerzas que nunca.

– Mismo día que Alberdi…

– Parece mentira. Ese vínculo es para siempre. De jugador siempre estuve en Alberdi. Ese club es lo más para mí, si bien nunca viví en el barrio, apenas entro por la Goyena me emociono.

– ¿Qué fue lo último?

– Trabajé en Dolores hasta marzo del año pasado, después pasó lo que pasó, estuvimos todo el año parados y no pudimos hacer nada. No puedo concebir aún tanto parate, porque había condiciones para reanudar mucho antes. A la altura de noviembre volví a hablar con el club y sostuve que las condiciones no eran las mismas, más que nada porque hago respetar mi trabajo, asique cortamos por lo sano. Agradezco que esta nueva dirigencia de Dolores haya ido de frente, aunque me hubiera gustado seguir trabajando.

Alberto Concari vivió una semana movilizada tras darse a conocer que su hija tiene coronavirus.
Alberto Concari había asumido su tercer ciclo en Independiente Dolores, aunque la pandemia lo privó de debutar oficialmente.

¿Y en este tiempo ha recibido ofertas? Hubo varios cambios de DT.

– No me gusta andar en el mundo de llamar e indagar quién necesita un técnico, no soy de esos que desgolla al que está en un puesto. Soy de la vieja camada, nunca me manejé así y menos ahora a esta edad. Tuve acercamientos con Juventud Unida de Baigorria y nuevamente con Municipal, y hablé con Herlitzka porque sabía que no tenía DT, aunque no se dio ninguna de las posibilidades por diferentes circunstancias.

– ¿Qué le dejó ese gran paso por Municipal?

– No gané yo en Municipal, nunca declaré ni di notas diciendo ‘yo’. Porque no es así, sólo fui una herramienta, todo fue mérito de los jugadores. En el mérito y la humidad está la cuestión. Es por eso que el fútbol nos sigue uniendo, como así también nos separa. Depende con quien lidies.

– ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en “la vereda de enfrente”?

– Siempre con mucho respeto. Aunque las condiciones en Municipal no eran las mejores, todos conocemos los recursos que tienen los clubes y en ese club nos veíamos con muchas limitaciones. Respeto la predisposición que había por parte de los jugadores y los dos o tres dirigentes que estaban siempre, pero no veía un proyecto como para afrontar una Primera División. Hasta le tuve que pedir pelotas a un colega como Guillermo Fos (DT de Charrense) para entrenar, siendo que fuimos rivales y le ganamos en el ascenso. Ese gesto habla de las personas, más que del profesional. No se puede hacer las cosas a voluntad y nada más. Dije con mucha anticipación que me iba de Municipal porque veía que el ciclo se cumplía con el ascenso. De hecho muchas veces presenté la renuncia por varias circunstancias que se dieron, quiero aclarar que nada con los jugadores, siempre tuvo el máximo de los respetos para con ellos.

– ¿Se encontró con un club inmerso en muchas complicaciones?

– Supe desde un principio que no iba a cambiar la mentalidad de un club en seis meses. En Municipal bajé como seis kilos en ese poquito tiempo que estuve por diferentes cuestiones. Se necesita mucho tiempo para establecer un proyecto, enterrar luchas permanentes y disidencias internas que hay. Entiendo el otro lado también, hoy en día no es fácil ser dirigente de fútbol, porque los números no dan y tienen que andar haciendo malabares para estar al día. Por eso sólo detallo lo que hemos pasado y no le caigo con el peso del martillo, no tengo nada contra Municipal ni contra ningún club por el que he pasado.

Concari es el DT que ascendió a Sportivo Municipal en la última temporada regular (2019).

– ¿Qué pregona como entrenador?

– Como se entrena se juega. Para mí todo depende del trabajo de la semana. Porque es fácil copiar un trabajo del Barcelona buscando en internet, pero en la adecuación de lo que tenés está el éxito. En ese sentido me fui actualizando, no me quedé perdido en el tiempo. Por eso no permito que me traten de viejo, porque como el deporte fui evolucionando. Soy profesor de educación física y sé cómo llevar adelante los entrenamientos. Si uno se queda con lo que logró termina perdiendo, porque el éxito ya pasó, ya lo conseguiste, ahora tenés que buscar nuevos objetivos.

– ¿El jugador se adapta al sistema del DT o el DT a los jugadores que tiene?

– Siempre me gustó la línea de tres y cuatro volantes, aunque me adecúo a lo que tengo. En la pretemporada vas viendo el material y ensayás diferentes sistemas. En Municipal nos pasó que empezamos con un dibujo y terminamos con otro. Jugamos con línea de tres en su momento, pasamos a un 4-4-2 y finalizamos con un solo punta y un enganche. No me considero lírico ni rústico, porque me gustan las ideas de Bielsa, como así también de los extremos como lo son Bilardo y Simeone. No me aferro a los sistemas, aunque mis equipos se caracterizan por tener pocos goles en contra, ahí hay una pauta hacia lo que son mis planteos.

– ¿Va a ver fútbol no estando en actividad?

– Sigo siendo habitúe de la cancha, cuando se podía iba seguido a ver a los equipos porque me gusta ver fútbol y charlar sobre el tema. Te permite conocer y seguir aprendiendo. No voy con ninguna intención de que me vean y saquen falsas conclusiones, lo hago por el simple hecho de ver partidos. Me considero un habitante del tablón.

– ¿Qué es lo que viene para el “profesor”?

– Considero que sigo perteneciendo al grupo de entrenadores que andan dando vuelta en los equipos de la Liga, no quiero pasar a dirigir Liga de Profesionales, de hecho ya me lo han ofrecido y lo desestimé. Como dijo ‘Cacho’ Echeverría en su momento: ‘me retiré porque me molestaba el sol’. Bueno, a mí aún me sienta bien (risas).

Redacción Al Toque
Fotos: Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388