Encontranos

Fútbol

La habilitación de público: el grito al cielo dirigencial

Lo oficializado por el Gobierno de Córdoba, en relación al ingreso de 100 personas a los espectáculos deportivos en espacios abiertos, trajo cierto resquemor en el seno liguero. ¿Los clubes viven de las entradas? ¿O es sólo la abstinencia de presenciar un partido?

Iván Ortega

Publicado

en

En los últimos días se desató la polémica entre los dirigentes de clubes de Liga Regional de Río Cuarto como consecuencia de la primera habilitación que oficializó el Gobierno provincial en relación a la vuelta del público a las canchas. En ese marco, desde Córdoba anunciaron que se regirán por el DNU (decreto de necesidad y urgencia) nacional y permitirán el ingreso de 100 personas por partido (sólo parcialidad local).

Aquí vino el grito al cielo. Los clubes pedían que la cantidad sea la de 200 personas, ya que sostenían que con esa cantidad cubrían los gastos en lo que refiere a logística y organización para abrir los estadios. Antes de entrar en análisis, esto dijo el presidente de la Agencia Córdoba Deportes, Héctor “Pichi” Campana en dialogo con Noticias Al Toque tras conocerse la habilitación mencionada.

“La autorización siguió los lineamientos del ultimo DNU nacional, donde permite actividades al aire libre a 100 personas. Hubo un reclamo de la Federación de Fútbol por habilitar una cierta cantidad de personas a los partidos, y en consecuencia vender más entradas para solventar los gastos, pero quedó en cien personas, como marca el DNU. Nosotros preferimos ir de menos a más”, le dijo Héctor Campana a Noticias Al Toque.

Quien en relación a la metodología a seguir explicó: “El nuevo protocolo no tiene que ver con un deporte propiamente dicho, porque corre a cuenta de las Federaciones, pero sí una manera de cómo debemos proceder ante la detección de un algún contacto estrecho, caso positivo y cómo deben comportarse los presentes en los estadios”.

Campana se refirió a cómo procederán en caso de contagios. No habrá testeos previos en el ámbito amateur.

“Siempre hay dudas en relación a los contactos, en caso de tener algún síntoma se hace el testeo correspondiente, pero las competencias no van a tener testeos previos. Los viajes en las competencias se van a regir por las normas generales que sigue la sociedad, nadie escapa a la realidad y a las normas que sigue cualquier ciudadano común”, cerró el presidente de la Agencia Córdoba Deportes.

El testimonio de Campana deja en claro que el ingreso de público para los espectáculos deportivos se producirá gradualmente en cuanto a cantidad. Teniendo en cuenta, siempre, la situación epidemiológica que acontece en cada zona/región y/o localidad de la provincia.

Sin barbijo ni distanciamiento, la vuelta del público en Córdoba. Fue en el estadio de la Liga Cordobesa, en la final de la Copa de Verano del Concejo Deliberante. Jugaron Unión San Vicente y Unión Florida.

En la opinión pública de Río Cuarto y región, el DNU por el cual lleva los “lineamientos” la provincia cayeron de mala manera. Se debe más a la abstinencia de la gente por volver a presenciar un partido de fútbol, que a los verdaderos ingresos que genera el corte de entrada por parte de los clubes. ¿Por qué? A continuación los detalles.

Las entidades que son parte de la Liga Regional de Río Cuarto no viven del corte de entradas, sino que “sobreviven” con ellas. El ingreso de la gente, y posterior recaudación, sólo sirve para cubrir los gastos que requiere la misma apertura de los estadios. No más.

En 2019, última temporada oficial de competencia, llevar adelante la apertura de una cancha costaba entre 22 y 25 mil pesos. De aquí se desprendían gastos en árbitros (entre 10 y 12 mil pesos), policías (4/5 mil – 2 adicionales), viáticos a la delegación de jugadores (entre 4 y 5 mil) y sanidad/ambulancia (otros 2 mil).

Vale aclarar que los costos en árbitros varían de acuerdo a la divisional en que dirijan, con el agregado de que los jueces mantendrán en el 2021 los mismos aranceles que exigían en 2019. Además, en sanidad, en muchos casos, sobre todo en los pueblos, es municipal y no requiere un monto.  En relación a los policías también hay una salvedad: el CoSeDePro mantiene el pago de dos adicionales por partido y exige dos más que corren a cuenta del club local.

Redondeando costos son 25 mil pesos los que suelen gastar los clubes para abrir sus estadios. ¿Hay ganancia por el ingreso? La respuesta es no.

En las últimas temporadas los estadios de la Liga Regional de Río Cuarto no se vieron repletos de gente, no hay una gran convocatoria como para que se produzca el enojo o disconformidad dirigencial. Salvedades como la de Banda Norte en 2016, Centro Cultural Alberdi y su campaña en 2017, la de Acción Juvenil en todo su 2018 o la de Belgrano de Vicuña de Mackenna en 2019 escapan a la lógica, ya que llevaban más de 300 personas por partido. Aunque, como se dijo, son sólo salvedades.

Lo cierto es que en cada estadio, en temporada normal, el promedio de público no sobrepasa los 150 asistentes. Y teniendo en cuenta que la entrada general en 2019 estaba en 150 pesos, a 150 personas da una recaudación de 22.500.

El agregado está en la cantina de expendio de bebidas y alimentos. Aquí los clubes locales solían recaudar entre 10 y 15 mil pesos, aunque hay que restarle lo que gastaban por viáticos a las delegaciones: choripanes y gaseosas a los futbolistas, cuerpo técnico y colaboradores, tanto del local como del visitante (unos 4 mil pesos).

La suma total entre costo y ganancia hace que la balanza no varíe para un lado u otro. Entre apertura y recaudación hay 5 mil pesos de diferencia. Muchísimo menos de una boleta de luz mensual que los clubes pagan religiosamente.

Un Banda Norte – Atenas en 2018. La tribuna popular del “verde” semivacía. Incluso los presentes miran hacia la calle.

El desconformidad dirigencial – aquí queda de lado el hincha y la familia que concurre a la cancha – parece venir por viejos resquemores políticos. Dentro del seno liguero hay mandatarios que apuestan a la vuelta del fútbol acorde a las circunstancias, mientras que otros – la minoría, pero con peso suficiente – prefieren seguir en “pausa”.

Lo cierto y fehaciente es que el futuro prometedor para los clubes no viene desde el corte de entradas, de aquí no embolsan grandes cifras que ayudan a la economía institucional. Lo que se gasta para abrir se recupera con el ingreso de al menos 150 personas. Es decir: plata que va y viene.

Es por eso que la habilitación gradual de público parece ser una buena medida. Los organismos públicos habilitaron poca cantidad de gente en las canchas, es cierto. Produjo cierto enojo, también. Pero hay que tener en cuenta que este “volver a empezar” podría haber sido con los estadios vacíos teniendo en cuenta que la pandemia no abandonó ningún rincón del país. Todo lo contrario, se estima un rebrote de contagios.

Mientras tanto, las instituciones continúan apostando a la preparación de sus equipos. Un 95% de los equipos de Primera A se han reforzado con más de diez futbolistas y varios de ellos han presentado nuevos cuerpos técnicos. Todos pagos, en su ley. Pero ninguno recibirá el dinero recaudado de entrada, sino más bien de sponsoreo o algún empresario del ámbito privado loco por sus colores.

La conclusión se torna simple. El grito al cielo por las entradas se produce porque nos acostumbramos a pedir más, exigir, sin tener en cuenta que el grueso de los ingresos viene desde otro sector.

Por lo pronto la Liga largará su temporada oficial el próximo 28 de febrero. La fecha pactada no sufriría modificaciones, aunque este jueves podría haber una nueva reunión entre dirigentes y habrá más tela para cortar.

Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388