Encontranos

Más deportes

La infancia dedicada a la gimnasia

Antonella Abataneo comenzó su vida ligada a la gimnasia artística a los 7 años. Desde los 9 entrenó en Central Argentino y su carrera no paró de crecer, llegando a los primeros planos a nivel nacional. Hoy se dedica a enseñar lo que aprendió en tantos años. Un repaso por su juventud, los certámenes más importantes y la actualidad de la disciplina.

Bruno Aricó

Publicado

en

Antonella Abattaneo, compitiendo para Central Argentino.

Bien es conocido que el rubro de la gimnasia artística no es para todos. Inclusive, si la decisión de dedicarse a esta disciplina no surge desde temprana edad, se hace cada vez más difícil iniciar de grande.

Las mejores gimnastas del mundo comienzan a entrenar desde muy pequeñas. Con 2 o 3 años, ya empiezan a amigarse con los movimientos, las barras y el resto de los aparatos específicos de la disciplina.

Desde Río Cuarto, una de las gimnastas más reconocidas y con mejores resultados de los últimos tiempos es Antonella Abataneo. Con 24 años, actualmente es profesora de gimnasia en Central Argentino -su club de toda la vida- y en el Jockey Club. Abataneo concluyó su carrera a los 21 años de edad.

Un salto al pasado

Antonella comenzó con las clases de gimnasia artística a los 7 años de edad, en Asociación Atlética Estudiantes: “Una de mis primas empezó y yo también arranqué. Estuve un año y medio ahí, y las profes me dijeron que tenía condiciones. Me recomendaron que me fuera a Central Argentino. Desde los 9 años, nunca más dejé, fue el único deporte que hice en toda mi vida”, recordó.

Allí comenzó un largo camino para dedicarse de lleno a esta disciplina: “La gimnasia, como casi todos los deportes individuales, requiere muchísimo más entrenamiento. Me refiero a la cantidad de horas semanales. Apenas entré al Central me pasaron al grupo de competencia, y me federaron en la Confederación Argentina de Gimnasia”, expresó Abataneo.

Desde pequeña, Antonella se enamoró de la gimnasia artística.

A partir de ese punto, Antonella comenzó a clasificar a torneos provinciales y nacionales: “Ahí te da un poco más de experiencia, la gimnasia es un deporte en el que se entrena muchísimo, pero se compite poco. Los certámenes son contados con la mano, cinco o seis en el año. Entrenas un montón de horas diarias, yo hacía cuatro por día, y la competencia es un ratito. Suelo, viga, salto y barras paralelas asimétricas, te preparas mucho para 5 minutos de competencia en cada aparato y es importante empezar desde chica a competir. Estar frente a los jueces a veces te boicotea todo lo que entrenaste”, explicó la gimnasta.

Con sus competencias, Abataneo fue campeona nacional varias veces y acceder al mejor nivel de Argentina: “Llegué hasta el Nivel A, lo que sería como la Selección Argentina. Me parece que por primera vez entré a los 17 años a ese seleccionado. Fue en dos ocasiones, en un momento ingresé, pero vos tenés que tener un cierto mantenimiento en ese nivel. Volví a acceder en el 2018”, contó.

Abataneo, en lo más alto del podio en un certamen nacional en Rosario.

Infancia y adolescencia, atravesadas por el deporte

Al ser una disciplina en la que las deportistas se inician desde tan chicas, la vida completa gira en torno a la gimnasia en toda la formación de la persona.

Una como deportista no lo ve como una obligación porque hace lo que le gusta, y tiene los medios para hacerlo. Por ahí uno tiene todas las intenciones, pero si no tenés una estructura detrás como un club y una familia se hace difícil. En este país no hay un sistema que ampare a los deportistas de disciplinas menores. Por suerte yo conté con todo eso. Si bien lo tomé de manera responsable siempre y era lo principal en mi vida, nunca fue una obligación, siempre lo hice con gusto”, refirió Abataneo sobre aquella etapa de su vida.

La competencia y el entrenamiento también cercenó la posibilidad de vivir otras experiencias en la adolescencia para Antonella: “A veces no tenés ganas de entrenar, pero ahí es cuando podés vencer a la mente y crecer cada vez un poco más. Como deportista, no pude tener una vida normal por así decirlo como cualquier otra niña o adolescente. Si bien trataba de complementar mi vida social con el deporte, me perdí muchas cosas, pero nunca las sentí como una pérdida porque siempre disfruté lo que hacía y me sentía privilegiada de poder hacerlo”.

– De los aparatos de la disciplina, ¿cuál te gustaba más y cuál menos?

– En gimnasia se compite formato “all around”, que es en los cuatro aparatos. Después hay finales por aparatos que podés clasificar y competir en uno solo. Por lo general, lo que más me gustaba era las barras paralelas asimétricas y era en lo que me destacaba a nivel provincial. El que menos me gustaba era el salto.

– ¿Qué significa Central Argentino en tu vida?

– Para mí el área de gimnasia de Central es muy importante, donde pasé muchos años de mi vida haciendo lo que me gustaba. Es algo súper importante, me sigo desarrollando ahí como profe de gimnasia, sigo vinculada con lo que tanto me gusta desde el lado de la docencia, tanto en el Jockey como en Central.

Abataneo da clases de gimnasia artística en el Jockey Club al igual que en Central. (Foto: Archivo)

– ¿Cómo es la actualidad hoy de la disciplina con las restricciones intermitentes?

– Se ha tornado en una situación muy difícil, ni hablar de la parte económica. También para los chicos, la adherencia al deporte se hizo muy complicada. Se sienten desmotivados sobre todo los grupos de competencia que no están compitiendo. Estoy a cargo de un grupo de competencia y pre-competencia en Central, y hace más de un año que no lo hacen. Con tanto entrenamiento que tienen desde chicas es difícil mantenerse sabiendo que no habrá competencias. Queremos que las chicas disfruten todos los días que van a realizar la actividad. Se acompañó también desde la virtualidad y buscamos las formas para seguir conectados con los niños y niñas. Obviamente que nada es igual a la presencialidad, pero siempre se puede buscar la forma de seguir en contacto con los chicos, más allá de que sea gimnasia u otro deporte.

Baja olímpica

Para los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, Argentina iba a tener asegurada una representación en la disciplina de gimnasia artística. Se trata de la joven de 19 años, Martina Dominici. En los últimos días, se anunció que dio un doping positivo y fue momentáneamente suspendida, por lo que se imposibilitaría su participación en Japón.

El doping se dio en el marco del Campeonato Panamericano de Rio de Janeiro, en donde Dominici compitió hace dos semanas. No trascendió el nombre del medicamento prohibido y hasta ahora, la suspensión es provisoria, pero la argentina cuenta con pocas chances de poder acceder a la cita olímpica.

Martina Dominici dio doping positivo a un mes del inicio de los Juegos Olímpicos.

Abataneo se refirió a esta situación y al prometedor andar de Dominici a nivel nacional: “Fue a competir a Brasil para agarrar timing de competencia y le sucedió lo del doping. No tengo mucha información ni puedo opinar con certeza. Es una pena, porque no son solo 4 años de preparación, es toda una vida, y es decepcionante que le ocurra esto”, afirmó.

“Era una gimnasta que viene de un proceso de hace muchos años y con un nivel superior al que se venía viendo en otros Juegos Olímpicos para Argentina. Tenía condiciones de llegar a donde no se había llegado antes. Desde hace años que hay procesos nacionales y una estructura para reclutar gimnastas en el país desde muy chicas, y ahora se iban a ver los resultados”, agregó la riocuartense con respecto a la sanción de Dominici.

En relación al estado de la disciplina a nivel nacional, Abataneo amplió: “Se seguirá trabajando, ya que se busca mejorar el nivel nacional. Había muchos clubes o individualidades que tiraban para su lado, pero con esta estructura el deporte avanza más rápido y se acerca más al plan internacional”.

Fotos: Gentileza Antonella Abataneo
Redacción Al Toque

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388