Encontranos

Informes Especiales

La renovación del tenis después del encierro

El deporte “blanco” fue uno de los primeros en ser habilitados en la provincia por su bajo riesgo de contagio y causó que muchos atletas alejados del tenis comenzaran a practicarlo. La palabra de Luciano Gianotti, integrante de la escuela Tenis ProActivo.

Publicado

en

Diego "Peque" Schwartzman en la burbuja para disputar el US Open en Nueva York.

El deporte mundial vive un año atípico por donde se lo mire. La pandemia de coronavirus provocó que toda la competencia se detuviera, en algunos casos aún con regreso indefinido.

Una de las disciplinas más favorecidas por su lógica es el tenis. En su formato singles, con un jugador de cada lado de la cancha, elementos de higiene personal y hasta pelotas propias para realizar los servicios, la disciplina se vio favorecida para conseguir las primeras habilitaciones en la provincia y el resto del país.

Sin embargo, la situación no es la misma en cada lugar. En la provincia de Córdoba la actividad ya regresó definitivamente, ajustándose a los protocolos del COE central. En cambio, en la Ciudad de Buenos Aires, recién se habilitaron las prácticas a partir del anuncio del presidente Alberto Fernández en el que permitió los deportes individuales en todo el país.

Ante este panorama, los profesores y entrenadores tuvieron que reinventarse. Desde la virtualidad, un ámbito inexplorado, hasta la habituación a las nuevas medidas sanitarias una vez pisado el polvo de ladrillo.

El tenis es un deporte individual por donde se lo mire y, quizás, la actividad en donde la cabeza funciona como otra extremidad del cuerpo. La importancia del enfoque mental es clave para pegarle a la pelota una y otra vez por encima de la red.

Es particular la situación que se da con el regreso de los entrenamientos tenísticos: muchos atletas de otras disciplinas o personas que no hacían deporte se acercaron al tenis para volver a tomar ritmo de entrenamiento.

Ante la crisis, nuevas oportunidades

Dialogamos con Luciano Gianotti, integrante de la escuela Tenis ProActivo, quien se refirió al nuevo esquema de trabajo que implementan desde el regreso a la actividad: “La demanda aumentó muchísimo, la gente que ya venía con nosotros se sumó con más horas de las que tenía convencionalmente. Además, mucha gente nueva que hacía muchos años no jugaba o que nunca lo hizo se vieron impulsados a llegar al tenis porque es una de las pocas actividades que se puede hacer al aire libre y está habilitada”.

Tenis ProActivo está presente en el AeroClub de Río Cuarto, Acción Juvenil de General Deheza, Club Atlético Adelia María y Justiniano Posse. Todas las sedes se encuentran en funcionamiento, con un constante seguimiento de la cantidad de casos que se presentan en cada localidad.

Gianotti junto a Daniel Orsanic, capitán del equipo campeón de Copa Davis en 2016, durante una jornada en TPA.

“Es un buen momento para la escuela, como para otras de la región, al margen de los protocolos que nos impiden trabajar con total normalidad. Si bien es una situación inédita para todo el mundo, tenemos que agradecer la oportunidad que nos dio esta crisis de generar coas nuevas. Generamos sistemas de entrenamientos virtuales que nos ayudó para que la gente siguiera con nosotros”, destacó Gianotti.

El trabajo tras salir de las paredes

En junio, tras casi tres meses de parate total de la actividad, el tenis regresó en la provincia. Los primeros intentos de peloteo fueron más difíciles de lo que el profesor Gianotti y sus compañeros imaginaban: “Nos dolían las rodillas y las muñecas, y eso que metimos entrenamiento desde casa. La adaptación costó, pero había mucha felicidad por volver a la cancha y eso terminan siendo detalles”.

¿Cómo se trabaja con aquellos que no están acostumbrados a jugar al tenis? Para Gianotti, la diferencia no es tal e inclusive, la predisposición por aprender y mejorar llena de alegría las clases del profesor: “En el Aero tengo un grupo en el que nos divertimos mucho y ninguno agarró una raqueta en su vida. Tienen ganas de aprender y nosotros somos incisivos en generar cambios y hábitos”, expresó.

Desde Tenis ProActivo se busca una impronta de mejora y desafíos continuos que favorecen el desarrollo de los que ya estaban en la actividad y el aprendizaje de los novatos. “A nivel técnico y táctico se hace interesante, ya que algunos son atletas de otros deportes. Se encuentran con la sorpresa de que le tenis es mucho más que pegarle bien a la pelota. Me llena de felicidad ir a las clases y ver las ganas de mejorar que todos tienen”, afirmó Gianotti.

El famoso dicho “cada maestro con su librito” quedó de lado para los muchachos de Tenis ProActivo después del parate. El foco cambió y cada alumno sigue su propio librito: “Lo hace más interesante. Las planificaciones que armamos se ajustan a lo que la gente va a buscar. Hacemos hincapié en cada uno y cuán abierto está para alcanzar un objetivo semanal propuesto por nosotros”.

Nuevas herramientas

La pandemia posibilitó que todas las disciplinas se ajustaran a la virtualidad y las chances que la misma otorga para continuar el trabajo. Desde Tenis ProActivo, una vez surgida la habilitación para regresar a las canchas, eligieron combinar las herramientas virtuales con la actividad presencial.

Luciano Gianotti, profesor de Tenis ProActivo, dando clases virtuales durante la cuarentena.

“Encontramos una medida en la competencia, que no podemos tener pero que la generamos a través de un sistema virtual. Allí pueden medirse, sumar sus puntos, desafiar a otros compañeros y hasta tienen un ranking interno. La pandemia nos permitió estudiar más y prepararnos para la nueva normalidad. Eso es tenis y si funciona, bienvenido sea”, manifestó Gianotti.

La combinación de las dos facetas que tuvieron los trabajos de este año forman una gran oportunidad para entrenar de otra manera: “Es cierto que nada va a reemplazar la práctica de la cancha pegándole a la pelota, pero nos sorprendimos de los resultados que genera la virtualidad. Tuvimos alumnos a través de una pantalla que pasaron a la cancha y lograron muchas cosas. Lo teníamos a la mano y quizás no lo descubríamos nunca”, comentó el profesor.

En una burbuja

La competencia oficial del mundo tenístico se reanudó la semana pasada con el torneo Challenger de Praga. A nivel ATP, este lunes volvió el calendario modificado con el inicio del Masters 1000 de Cincinnati con una gran particularidad: se está jugando dentro del complejo del US Open en Flushing Meadows.

Los jugadores se mantienen encerrados en la burbuja sanitaria que se creó en el USTA National Tennis Center de Nueva York para competir durante tres semanas seguidas en Cincinnati y el Grand Slam. A pesar de las medidas adoptadas, Roger Federer y Rafael Nadal, entre otras figuras, decidieron no participar de estos torneos debido a la situación sanitaria que vive Estados Unidos.

Así luce el Arthur Ashe, el estadio más grande de tenis del mundo que estará vacío durante el US Open 2020.

“No sé si es real medirse en un Masters 1000 o un Grand Slam de esta manera. Uno se pone a debatir cuán real es ganar a este precio, porque no es justo para muchos otros jugadores. De todas formas, me pone contento que haya tenis aunque no me llama la atención verlo ahora, el ambiente es diferente y sin emoción en los partidos”, opinó Gianotti acerca del regreso del tenis a primer nivel.

Este sábado finalizará la competencia correspondiente al Masters de Cincinnati y continuará con dos semanas en el -ahora- penúltimo Grand Slam del año. El calendario continuará en septiembre en Europa con el Masters 1000 de Roma y -por esta vez- el último Grand Slam del año: Roland Garros.

Fotos: Ben Solomon -ATP- / Tenis ProActivo
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388