Encontranos

Messi vs. Uruguay

El rosarino ya se topó nueve veces con la celeste: ganó cinco, perdió sólo una vez y marcó cinco goles. Compartimos el gran informe realizado por Andrés Eliceche y Cristian Grosso para el diario La Nación.

Marcelino Gasseuy

Publicado

en

Copa América Brasil 2021

Muchas veces se ha tratado de una final, aun sin la recompensa de un trofeo. Volverá a haber confrontación esta noche, mientras la definición de la Copa América espera tres semanas más adelante. Es que el clásico del Río de la Plata representa un valor en sí mismo. Se arremolinan los recuerdos y los sentimientos se disparan en varias direcciones. La Argentina vs. Uruguay. Es el mandato de la historia.

De Francisco Varallo, José Nasazzi, Guillermo Stábile, Héctor Scarone, Herminio Masantonio, Roque Máspoli, Tucho Méndez, Alcides Ghiggia, Corbatta y Schiaffino. De Fillol, Francescoli, Kempes, Recoba, Simeone, Forlán, Caniggia y Paolo Montero. De Obdulio Varela a Diego Maradona. De Lionel Messi y Luis Suárez. El duelo de los 187 partidos, con amplia ventaja albiceleste: 84 victorias, 44 empates y 59 triunfos charrúas. Un recorrido repleto de fábulas.

Lejos de aquellas páginas de gloria y drama, el cruce de hoy tiene más de trivial: al fin y al cabo, juegan por la segunda fecha de un grupo que clasificará a cuatro de sus cinco integrantes para la etapa de cuartos de final. Bien apuntó Emiliano Martínez, el arquero titular desde hace tres encuentros: “El partido vale por lo anímico”. Una derrota o una victoria se vinculará más con eso que con la presunción de clasificación o adiós a la Copa.

En ese tren, las sensaciones con las que arribaron a Brasilia no son tan distintas. A Uruguay lo acompaña cierta incomodidad por no haber ganado ninguno de sus dos partidos recientes por las eliminatorias. Argentina recorrió el mismo camino. Pero Lionel Scaloni cree que su selección no debe apartarse de la hoja de ruta trazada. Ni los tres empates consecutivos –dos por eliminatorias y el último en el debut de la Copa América, ante Chile– ni haber desperdiciado la ventaja en el resultado las tres veces cambian su parecer. Así lo expresó en la conferencia de prensa previa al partido.

Un dato muestra que lo que marca el DT no es nuevo: si se suman las dos últimas eliminatorias, la Argentina marcha séptima en el ranking de goles en favor, entre diez competidores. Con Messi, sí, el mejor del mundo, como eje de la ofensiva, no logra despegar del subsuelo de esa tabla. Y no se puede reducir el análisis a su influencia, y mucho menos al apellido del entrenador actual: en todo ese tramo, en el banco se sentaron también Gerardo Martino, Edgardo Bauza y Jorge Sampaoli. Un contraste notable con lo que pasa en la otra orilla: el de hoy será también el enfrentamiento entre el ‘Maestro’ Oscar Tabárez, el DT más longevo (74 años) y de mayor duración en el cargo (asumió en 2006), contra el más joven de la competencia: Scaloni tiene 43, aunque su ciclo está cumpliendo tres años ya.

El eterno factor Messi

A Messi se le entrecruzan las emociones en este clásico. Había jugado cinco partidos en Buenos Aires y todavía no había convertido en la selección mayor. Afuera, lejos del Monumental, ya había festejado nueve goles. Hasta que se le cruzó Uruguay en el camino. Fue el 11 de octubre de 2008, y pese a ganar la selección por 2-1, el ciclo de Alfio Basile estaba en ruinas y apenas le quedaban 90 minutos contra Chile. Ese bautismo de la Pulga en Buenos Aires, curiosamente, fue de cabeza, y para sumar otra rareza, a tres minutos del final lo reemplazó el ‘Cata’ Díaz para sostener la victoria.

Anteriormente, Messi ya había protagonizado en un clásico del Río de la Plata. En octubre de 2005, en el Centenario y por las eliminatorias, con José Pekerman como director técnico. Un juvenil Leo fue al banco y participó sólo en los últimos diez minutos, tras sustituir a ‘Lucho’ González.

En los últimos años, el duelo se volvió frecuente para Messi. En 2009, la noche de las bravuconadas de Maradona en el Centenario, el Nº 10 ofreció una desteñida actuación: la Argentina ganó sobre el final por 1-0 con un gol de Mario Bolatti y Messi fue reemplazado a seis minutos del cierre por Carlos Tevez. En 2011, otra decepción: Uruguay eliminó de la Copa América por penales a la Argentina, en Santa Fe; terminaron 1-1, y aunque Messi acertó su disparo en la serie, los celestes vencieron por 5-4 en la definición y eyectaron del cargo a Sergio Batista.

En las eliminatorias de 2012 para Brasil 2014, la selección de Alejandro Sabella atropelló con un 3-0 a Uruguay en Mendoza, con dos goles de Messi; uno, el recordado tiro libre por debajo de la barrera. En 2015 llegó otro triunfo albiceleste, 1-0 en La Serena, por la Copa América que el equipo de Martino perdería en la final contra Chile.

La Argentina volvió a cruzarse con los charrúas en 2016 en Mendoza, en el sinuoso camino al Mundial de Rusia, y un grito del rosarino selló el debut ganador del ciclo Bauza. En la revancha, en Montevideo, ya con otro DT, Sampaoli, el capitán y la selección no salieron del cero. Y en el cierre del 2019, el clásico rioplatense tuvo una extraña escenografía: Tel Aviv. En el último segundo, de penal, Messi rescató un 2-2.

En total, el rosarino ya se topó nueve veces con la celeste: ganó cinco, perdió sólo una vez y marcó cinco goles. Un buen palmarés como para intentar amargar este viernes a su amigo Luis Suárez.

* Artículo publicado en La Nación

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388