Encontranos

Fútbol

Sigue rugiendo

Victoria 2-1 de Estudiantes sobre Ferro para darle continuidad a la quinta fecha y a un sueño latente en la Zona A. Bottino y Hesar anotaron para el local, mientras que Franco Toloza descontó para Oeste. El “león” empieza a mostrar su mejor cara, justo en la recta final de la etapa regular.

Iván Ortega

Publicado

en

Estudiantes ganó un partido clave ante Ferro y su sueño de ascenso sigue en marcha.

Asociación Atlética Estudiantes estiró la jornada festiva para sus simpatizantes regalándoles el primer triunfo en lo que va de la Zona A. Por la quinta jornada el elenco de Marcelo Vázquez derrotó 2-1 a Ferro y va encontrando de a poco su mejor versión.

Gastón Bottino, a los 44’ del primer tiempo, e Ibrahim Hesar, a los 35’ del complemento, fueron los autores de las conquistas locales. En tanto, luego de sacar del medio a causas del segundo gol de Estudiantes, Franco Toloza anotó el descuento para el “verdolaga”.

El “león” ganó el partido que debía ganar y reabrió sus chances de clasificación con una victoria justificada desde la producción futbolística.

Esta vez el DT apostó por una modificación jugada en defensa: Gonzalo Maffini se alistó como titular y compartió zaga central con Nicolás Ferreyra – quien parece asentarse en el puesto –. La decisión era arriesgada desde la previa debido a la gran inactividad del cabrerense que sólo tuvo un puñado de minutos ante Platense en la tercera jornada, aunque un tanto entendible por algunas fallas de Vester en el desarrollo de las fechas. En el lateral izquierdo también hubo estreno: Lautaro Formica fue el cuarto jugador en portar la 3 luego de las performances de Lucas Suárez (lesionado), Maximiliano Padilla (expulsado) y Yair Arismendi (naturalmente mediocampista).

En el mediocampo Cainelli estuvo por derecha, Arismendi por izquierda, y quien acompañó a Bottino en la dupla de internos fue Maximiliano Comba. En esta fórmula Vázquez intentó repetir los ratos de buenas combinaciones vistas ante Temperley, pero la sociedad duró poco debido a que el nacido en La Cautiva salió lesionado a los 40’ de la primera parte (otra preocupación para el cuerpo técnico). Arriba: la dupla Sepúlveda – Hesar.

Los primeros 30 minutos fueron de un vértigo bastante anunciado por parte de ambos elencos. Ferro salió decidido a robarle el protagonismo al local y atacarlo bien alto en el campo para dejarlo sin reacción. Estudiantes respondía igual, mostrando la rebeldía propia de jugar en casa con el agregado de que debía ganar o ganar.

Los movimientos más interesantes en la visita los marcó Bordacahar, compañero de ataque de Toloza, quien se retrasaba unos metros en cancha e intentaba crear juega a espaldas de Bottino y obligar a los laterales a cerrarse para marcarlo. Los centrales del “león” sólo podían ocuparse de Toloza, ya que era el único que mostraba referencia en el área debido a la movilidad en la que se aferraba “Chapu” Bordacahar. Así lastimó Ferro, tocando desde la zona media con Chávez y Miranda, y posteriores pases punzantes de Bordacahar hacia Toloza.

Por el lado de Estudiantes también hubo intensiones claras. Benavídez se proyectaba y le hacía sentir el rigor al lateral izquierdo Mazur, Arismendi hacía lo propio por el otro sector del campo ante la presencia de Grana, y los delanteros Hesar y Sepúlveda salían de la zona neurálgica del área para pivotear, girar e ir a buscar.

En esa verticalidad, quien torció el brazo en los primeros ratos fue Ferro, que con Toloza tuvo una clarísima a los 17’. Una vez más, habilitación de Bordacahar para que su compañero de ataque defina incómodo ante la marca cercana de Formica. Diez minutos después, otra más para Toloza luego de que el central Díaz baje un centro peligroso que fue enviado al área.

La reacción de Estudiantes llegó con la avanzada futbolística. Comba se retiró a los 40’ y con el ingreso de Beraldi se aclaró mucho más el panorama en la mitad de cancha.

Bottino se “soltó” mucho más desde la responsabilidad de la marca y contención, le cedió ese rol al ingresado Beraldi y pisó mucho más el área viniendo desde atrás. Así se abrió el marcador tras un centro de Benavídez, un mal cálculo del arquero Avellaneda y posterior pase de cabeza de Hesar hacia el centro del arco: allí apareció el capitán para empujarla y poner el 1-0 a los 44’.

Estudiantes  se fue al descanso ganando con el gol que merecieron ambos, aunque por tenencia de balón y continuidad en el juego inclinó la balanza de méritos.

En el complemento la visita salió con la misma voracidad que mostró en el inicio. Ferro fue en busca del empate que necesitaba por su posición en la tabla superó a Estudiantes en los primeros minutos. No desde el juego, pero sí en verticalidad y chances de gol.

La más clara de la visita, luego de los débiles remates de Asprea y un penal (que no fue) protestado por Bordacahar, llegó a los 24’: Chávez reventó el travesaño con un disparo desde afuera del área ante un Ardente que volaba y no llegaba.

La reacción “celeste” se produjo de la misma forma que lo hizo en la primera parte: no dando el brazo a torcer y demostrando con fútbol que era más que su rival de turno. La gran producción de Benavídez en ataque le permitió a los de Vázquez salir del asedio y utilizar la banda derecha como camino más accesible.

El segundo gol de Estudiantes fue de Hesar, que aprovechó un mal rebote de Avellaneda tras un peligroso centro al área y anotó. El ex Tiro Federal de Morteros  llegó a su tercera conquista en cuatro partidos (se perdió el debut ante Morón).

Hesar anotó su tercer tanto y es el goleador de Estudiantes en lo que va de la Zona A.

El tanto del delantero nacido en Villa Ascasubi se gritó con bronca, desahogo y parecía traer tranquilidad. Todo lo contrario sucedió cuando Ferro movió del medio y marcó el descuento por intermedio de Toloza.

El 2-1 encendió las alarmas en el “león”, aunque con el correr de los minutos pudo notarse que sólo fue por precaución y no por lo que generó posteriormente el visitante. Ferro se desesperó por el empate, empezó a pedir todo y entró en una nebulosa peligrosa.

Es cierto que Bottino debió ser expulsado unos minutos antes luego de cometer una infracción que ameritaba amarilla, cuando ya tenía una. Pero desde el juego Ferro tampoco se impuso, y mientras Beraldi jugaba con la tranquilidad propia de su experiencia, los visitantes se desesperaban por no encontrar respuestas.

El expulsado finalmente fue Asprea, quien cometió una falta sobre la derecha de su ataque y el árbitro Novelli Sanz no dudó. Los últimos instantes transcurrieron con la normalidad de un once contra diez, donde quien ganó terreno y posesión fue Estudiantes. Marcos Fernández ingresó para aumentar la dosis de “toqueteo” y con Beraldi como bandera el “león” tocaba de primera y hacía correr de lado a lado la pelota.

Estudiantes jugó mucho mejor que en anteriores presentaciones, ligó cuando tuvo que ligar y se quedó con un triunfo tan valedero como significativo. Terminará siendo cuarto en la Zona A con siete unidades, esperando que Agropecuario – 9 puntos – (juega con Platense – 8 unidades –) y Estudiantes de Caseros – 8 pts – no sumen de a tres.

El “león” demostró que aún sigue rugiendo. Lo que viene será Atlanta el domingo 3 de enero desde las 17.10 en Villa Crespo. Nuevamente será una “final”, donde Marcelo Vázquez rearmará un rompecabezas llamado once inicial debido a la posible lesión muscular de Comba y el cambio de Maffini en el complemento.

El minutos a minuto de Estudiantes – Ferro

Foto: prensa Estudiantes
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388