Encontranos

Fútbol

10 de septiembre: Día Mundial para la Prevención del Suicidio

Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido este día con el objetivo de concientizar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse. Dos especialistas vinculados a la psicología deportiva nos dejaron su punto de vista.

Publicado

en

Día Mundial para la Prevención al Suicidio.

Hace exactamente un mes publicábamos los lamentables casos de futbolistas que no encontraron otra salida ante la situación de “fracaso” deportivo.

La otra deuda del fútbol

El ambiente del fútbol, principalmente, condena el fair play, se nubla en el éxito y sólo le importa que la pelota entre al arco. Del otro lado quedan los descartes, los pibes que no llegan a hacer ese gol, los que no tienen espacio para el reclamo y deciden tomar un rumbo fatal.

Contrario a lo que muchos piensan, la del futbolista no siempre es la profesión soñada que a todos les encantaría tener. La popularidad, la abundancia y la aparente perfección pintan de cuerpo entero a una nueva especies de superhéroes que no todos llegan a ser.

Aquí comienza la gran faceta de una problemática que muchas veces se pasa por alto. Las exigencias, presiones y frustraciones llevan a jugadores a la depresión, a las drogas, a los excesos y, en el peor de los casos, a muertes trágicas.

El suicidio es un problema que afecta de manera global a las familias y comunidades y que no distingue etnias, religión ni idiomas. Es cierto que las estadísticas confirman que es la segunda causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad, después de los accidentes de tránsito.

Estos números duros representan la pérdida trágica de un amigo, padre, hijo, abuelo o compañero de alguien y las consecuencias son para lamentar. La buena noticia es que siempre existe otra puerta de la salida y comienza desde la prevención como paliativo.


Desde el 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, con el objetivo de concienciar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse.


Si bien es un problema complejo en el que intervienen todo tipo de factores: psicológicos, ambientales, sociales y biológicos, la intervención de profesionales, como así también de los afectos, es fundamental para detección y posterior tratamiento sobre los afectados.

En la oportunidad, y en primera instancia, Juan Pablo Montanelli, licenciado en psicología y especializado en psicoanálisis y psicología deportiva, comentó causas, antecedentes y detalló la manera de prevenir por parte de las instituciones.

Antecedentes

“Los antecedentes familiares juegan, siempre hay que prestar mucha más atención a eso porque si hay algún contacto estrecho sobre todo en niños empiezan a copiar comportamientos y piensan que no hay recursos internos para poder afrontar determinadas situaciones”.

“Otros indicadores de alarma de una crisis suicida se producen cuando hay llanto constante, cuando hay tendencia a aislamiento. Generalmente las personas dan ciertos indicios, a veces más evidentes y otras de forma más sutil”.

Tratamiento

“Cuando empiezan los antecedentes los profesionales deben empezar a trabajar de forma interdisciplinaria. La persona que ya tiene un plan suicida hay que evaluarla desde la posibilidad de internación, porque es un caso más avanzado a las expresiones. En esta etapa la persona no tiene que tener acceso a cosas que puedan hacerle daño”.

¿Cualquier persona puede prevenir colapsos?

“Generalmente siempre hay una persona significativa para quien está atravesando una crisis, en algún momento expresa su problema o su dolor al más cercano. El problema es que esas expresiones suelen ser muy cortoplacistas y es por eso que es necesaria la intervención urgente de profesionales. Familiares y amigos ayudan en la contención”.

Políticas públicas

En la ciudad existe un Centro de Asistencia al Suicida (CAS) ubicado en Alberdi 1154 y está enmarcado en el trabajo que realiza la Fundación Clínica de la Familia. Además, mantiene vínculos permanentes con otras organizaciones sanitarias y educativas como Colegios de Psicólogos de Córdoba, Universidad Nacional de Río Cuarto, Universidad Siglo XXI,  SEDRONAR – Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina, Ciudad de Los Niños, entre otras.

El CAS es la primera entidad formadora, del interior de provincia, reconocida por el Colegio de Psicólogos de Córdoba, según Resolución Nº 403/16. Tiene como objetivo primordial el desarrollo de actividades de prevención, asistencia, capacitación e investigación por la salud emocional de las personas y familias de nuestra comunidad.

A nivel nacional y provincial, a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, se han sancionado diferentes leyes de Salud Mental y se han conformado mesas de trabajo intersectorial con eje en el abordaje comunitario de la problemática del suicidio.

“Hay mucha política pública acerca de la prevención del suicidio, en Córdoba hay centros asistenciales. Hay estudios previos para abordar el tema porque como muestran los números es la segunda causa de muerte en adolescentes. Generalmente se da en ambientes familiares o afectivos desfavorables, donde hay abusos, bullying, problemáticas de drogas. Se toma la decisión por la desesperanza del sentimiento, pero por suerte hay muchos programas de prevención que están vigentes”, sostuvo Montanelli.

El tratamiento dentro del deporte

En el deporte la presión ante el éxito, las exigencias y la sobre exposición llevan al abismo a quienes no llegan. El primer plan de ejecución es la etapa preventiva para la identificación de posibles casos suicidas.

“En el deporte debe haber otro tipo de contención que requiera un cuadro más profesional. Los deportistas también manifiestan esas desesperanzas y desde el club debe existir siempre la contención que venga de los mismos directivos, pero lo ideal es que se formen equipos de profesionales y estén al tanto del contexto familiar y social del afectado”, detalló el profesional.

“Dentro del deporte la depresión se produce por las frustraciones, no pueden concretar metas que están idealizadas y muy altas. El deportista en su mayoría no condice con metas alcanzables, a partir de ahí partimos del problema. Si en el mundo del deporte nos planteamos cosas como el éxito o nada todo suma a la complicación de estos problemas”, agregó Montanelli.


Juan Pablo Montanelli ha sumado experiencias en la ciudad más precisamente en planteles femeninos de Uru Cure – Hockey, Asociación Atlética Estudiantes y Renato Cesarini.


“En mi caso particular, a nivel deportivo no me tocó ninguna experiencia, pero sí en el Club Renato me tocó ver otra realidad de lleno. Me empapé en una problemática social, de realidades duras con un contexto familiar complicado. Todo eso influye en el desenvolvimiento personal y deportivo”, cerró el licenciado.

Nicolás Marclé es uno de los casos de excelencia hacia la perseverancia frente al “fracaso”. El nacido hace 29 años en Coronel Baigorria realizó divisiones inferiores en Asociación Atlética Estudiantes y desde los 15 años empezó a jugar en Vélez Sarsfield.

Las buenas actuaciones en el “fortín” de Villa Luro lo llevaron a que sea pieza clave en juveniles AFA, muchas veces capitán, y sea citado en Sub 15, Sub 17 y Sub 19 de la Selección Argentina.

Marclé fue sparring de Messi, Agüero, Gago y cía, vivió de cerca el “estrellato” del momento y tuvo a pasos del gran sueño de Primera División.

Marclé en una práctica en el predio de AFA junto a Messi.

Una dura lesión de rodilla empezó a jugarle una mala pasada cuando al camino le quedaban pocos metros. Decidió operarse y a los 18 años quedó libre en Vélez.

El camino perseverante siguió en Sportivo Italiano y meses después cruzó el charco. Pruebas en Liverpool y River Plate de Uruguay siguieron haciéndolo sentir a Nico que podía llegar.

Finalmente el retroceso lo llevó a su Coronel Baigorria natal y allí comenzó la nueva alternativa. Marclé se dedicó de lleno a terminar la carrera de Psicología. Mientas tanto siguió jugando, lo hizo en Juventud Unida de Coronel Baigorria, Lautaro Roncedo de Alcira Gigena, Atenas, Herlitzka de Las Vertientes y Atlético Adelia María.

En 2013 Nicolás Marclé ascendió a Primera A con la “Juve” de Baigorria.

El volante central se recibió de psicólogo en 2018 y tomó una decisión fundamental en su profesionalidad. A principios de 2019 se mudó a Barcelona y allí está terminando una maestría para seguir ligado al fútbol y trabajos en los planteles desde otro lugar.

Hoy mira por el espejo retrovisor, se lamenta de lo perdido, aunque agradece los caminos que la vida le fue imponiendo.

“Obviamente me sigue doliendo la sensación de no haber llegado a Primera, fueron momentos complicados los que pasé. Pero siempre busqué alternativas para seguir ligado al fútbol, nunca se debe pensar en la decisión drástica de terminar con la vida. Hay que entender y tratar los diferentes contextos e historias que hay detrás de cada jugador y a partir de ahí apoyarlo en su carrera. Si las cosas no salen como uno espera, las alternativas son muchas, menos las de la muerte”, comentó Marclé.

  • El suicidio es un tema de salud que requiere un abordaje comunitario y responsable. El desarrollo de habilidades sociales previene el suicidio. Conocé más sobre la línea de prevención al suicidio que brinda el Gobierno Nacional > ACÁ.

Fuente www.fundacionclinicadelafamilia.org
Gráfico Al Toque
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388