Encontranos

Fútbol

Amigo, compañero y ¡ferretero!

Nicolás Moliva trabaja hace ocho años en su propia ferretería que tiene junto a un amigo. Cada 3 de septiembre se celebra en Argentina el Día del Ferretero, una fecha en la que el volante con actualidad en Fusión F.C. aprovecha para recordar particularidades del oficio.

Publicado

en

Moliva, ferretero y futbolista de Liga Regional celebra cada 3 de septiembre el Día del Ferretero.

Peluqueros, albañiles y cadetes son algunos de los oficios a los que han recurrido comúnmente los futbolistas de Liga Regional de Río Cuarto. Además de patear una pelota y celebrar goles dentro del terreno de juego, hay jugadores y jugadoras que se la rebuscan con cualquier tipo de actividades u oficios para generar ingresos. Pero ¿ferretero? También.

Cada 3 de septiembre se festeja en Argentina el Día del Ferretero en honor a los comerciantes que buscan soluciones para diferentes temas relacionados con el hogar y la construcción.

Se conmemora en esta fecha en alusión a la fundación de la Asociación de Ferreterías, Pinturerías y Bazares del país un 3 de septiembre de 1905. Hoy lleva por nombre: Cámara de Ferreterías y Afines de la República Argentina.

En la oportunidad, dialogamos con Nicolás Moliva, ex volante de Charrense F.C., Sportivo Municipal y Centro Social Las Higueras, que presenta actualidad en Fusión F.C y es propietario de Ferretería Río Cuarto, junto a su gran amigo Emilio Raillón.

“Nosotros arrancamos hace ocho años. Esto surge por intermedio de una tía de Emilio, que tenía ferretería en Córdoba, y yo trabajaba en una bulonería. Así fue como nos juntamos, por ser amigos y por la intención de poner algo juntos”, dijo Nicolás y agregó: “La ferretería hace vivir a dos familias, es como nuestra segunda casa porque pasamos la mayor cantidad del día ahí”.

Moliva (derecha de la pantalla) junto a sus socios de la ferretería.

Curioso por naturaleza, indaga al cliente sobre el uso que dará al objeto que busca, seguramente no será la primera vez que experimente vivencias. A partir de allí, sale a relucir el orientador obstinado que aconseja el método que entiende como más viable y efectivo. Es, en el fondo, un comerciante-artesano.

El ferretero es hombre de consulta permanente por el conocimiento y la gama variada de oficios que se acercan hasta su local. En fin, comerciantes como Moliva cumplen la función social primaria en una larga lista de proyectos.

Desde la cotidianeidad y el lunfardo, los ferreteros también deben lidiar con nuevos nombres que utilizan los clientes para objetos y entidades abstractas. Cosa, coso y cosito pican en punta.

“Esas palabras no fallan, no pueden faltar. Tenés que andar adivinando o mirando por todo el local. Con el tiempo vas aprendiendo de todo lo que tenés y para qué sirven, hoy los catálogos o internet te ayudan un poco más. Las primeras veces la gente nos miraba raro porque había cosas que no teníamos ni idea ja ja”, aseguró Moliva

Y recordó: “Una anécdota que me acuerdo, es cuando recién abrimos, una señora me pidió agua ras y le vendí removedor. Así volvió la clienta ja ja…Por suerte la acomodamos y le dimos un par de cosas más”.

Moliva y Raillón, quienes se conocen desde inferiores en Estudiantes, supieron unir sus dos oficios a la hora de abastecimiento de materiales a las entidades por donde jugaron. Cuando los clubes ligueros ponían en marcha una obra de infraestructura o pintaban sus instalaciones recurrían hacia los mediocampistas para el manejo de la primera etapa de sus proyectos.

En ese marco, Nicolás comentó: “Siempre tuvimos la suerte de vender en los clubes en los que jugué, cuando estuve en Charras hubo mucha gente que nos ayudó y venía a buscar materiales, Municipal y Centro Social igual. Siempre que necesitaban pintura, cañerías y esas cosas se llegaban hasta nuestra ferretería”.

Moliva pasó varias temporadas por Charrense F.C.

Ferretería Río Cuarto lleva ocho años bajo el mando de los dos amigos que en la actualidad tienen 30. Por una iniciativa de ambos pusieron el local en 2012 y a partir de ahí comparten casi todo el día juntos.

A inicios del 2020 Moliva “arrastró” a Raillón nuevamente al campo de juego. Ambos habían comenzado a entrenar en Fusión F.C., aunque la pandemia y emergencia sanitaria estuvo por encima de todo.

“Mi idea es seguir jugando al fútbol, es algo que nos falta en este momento y se siente. Ni bien vuelva quiero retomar. Este año había empezado a entrenar en Fusión y estábamos en eso, lo arrastré a Emilio para que compartamos cancha juntos también”, cerró Moliva.

Foto Al Toque
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388