Encontranos

Fútbol

Cristian Lillo: el jugador de toda la cancha que tiene Morón

El mediocampista central de 35 años no sólo lucha por ganarse un lugar entre los once iniciales del “gallo”, sino que también se vincula fuertemente con la parte social y ayuda a los que menos tienen organizando ollas populares. Lillo preside la Sociedad de Fomento Alianza de Caseros, allí reparte más de 100 raciones dos veces por semana.

Iván Ortega

Publicado

en

Lillo, el jugador de toda la cancha que tiene Morón.

Cristian Lillo nació el 12 de agosto de 1985 en la ciudad de Caseros, al noroeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en el centro del partido Tres de Febrero. Allí hizo sus primeras armas en las categorías juveniles de Estudiantes, club que militó hasta 2008 y tuvo al borde del ascenso a la B Nacional en 2007.

La violencia, otra vez, fue la síntesis de una jornada de fútbol de ascenso. En la final que disputaban Estudiantes y Almirante Brown en cancha de Racing de Avellaneda hubo incidentes: Una insólita agresión por parte de los hinchas al arquero Walter Cáceres, de Estudiantes, motivó a la suspensión del encuentro, cuando sólo se jugaban 14 minutos de partido y Sebastián Penco se disponía a patear un penal para la “Fragata”.

La hinchada de Almirante Brown en el Cilindro de Avellaneda.

Finalmente, semanas después el compromiso se reanudó en Junín, sin público y terminó ascendiendo Almirante al ganar 1-0. Eso sí, arrancó con 18 puntos menos en la B Nacional y como consecuencia su permanencia se hizo insalvable.

Ese fue uno de los tragos más amargos en la carrera de Cristian Lillo, quien al año siguiente pasó a Ferro Carril Oeste y en las dos posteriores temporadas vistió las camisetas de Platense y Defensores de Belgrano, respectivamente. En el “dragón” compartió equipo con Ariel Ortega, una de las mejores satisfacciones de su trayectoria.

Lillo justo por detrás (a espaldas) de Ortega.

En 2012 tuvo su única experiencia en el exterior, Lillo se sumó al pequeño club de Altamira de México donde estuvo un año. Retornó al país para jugar en Flandría y desde el 2014 está ligado a Deportivo Morón.

La relación con el “gallo” se tornó interminable. Lillo se metió en el corazón del hincha por su entrega, sacrificio y perseverancia. Además, en 2017 logró ascender a Primera Nacional y cortar una sequía institucional de 17 años de ausencia en la categoría.

En aquella campaña el DT Walter Otta (hoy en Atlético Rafaela) condujo la nave. En la actualidad Morón endereza el barco de la mano de la dupla Sebastián Sibelli y Sergio Lara. El “gallo” quiere volver a Primera, tal como lo hizo en 1968. Y Lillo, a sus 35 años, quiere seguir haciendo historia.

“La temporada fue atípica desde el comienzo de la pandemia, pero nosotros, como los otros clubes, nos seguimos moviendo cada uno por su cuenta y es por eso que llegamos bien al inicio. En los amistosos nos hicieron muy pocos goles, el balance general es bueno porque jugamos diez partidos, si bien no se miden en igual medida que un partido oficial el rendimiento que mostramos fue bueno” sostuvo Lillo y agregó: “Desde lo personal, físicamente estoy bien, a mis 35 años estoy muy pleno y a gusto en el club. Hoy en día en Morón estamos cómodos y mentalizados en el objetivo”.

La dupla Sibelli – Lara asumió en diciembre de 2019, no tuvo muchos partidos oficiales debido a la suspensión del torneo por pandemia, pero desde el club renovaron confianza y encararán la reanudación de la Primera Nacional. Este lunes próximo visitan la ciudad y desde las 18 se medirán con Asociación Atlética Estudiantes.

Morón mantiene una idea, la imagen va a ser la misma que se vio en enero porque la dupla mantuvo las mismas intenciones. Se sumaron varios chicos que reforzaron al plantel, porque la base fundamental del equipo se mantuvo, esa es una buena señal que nos hace saber para qué estamos”, aseguró el mediocampista.

Lillo renovó contrato por dos años más en 2019. Lleva siete años en Morón.

Lillo también realizó un análisis sobre la Fase Primer Ascenso A, donde su equipo compite junto a Estudiantes, Atlanta, Platense, Temperley, Ferro, Estudiantes de Caseros y Agropecuario de Carlos Casares. Uno solo será finalista y jugará por la primera plaza a Liga Profesional: “El grupo es muy parejo, quizá Estudiantes de Río Cuarto y Platense puedan contar con alguna ventaja por mantener las bases y reforzarse de buena manera, pero van a ser todas finales de igual manera para todos. Morón sale a buscar los tres puntos a todas las canchas, lo hizo en una cancha difícil como la de Belgrano, también en Madryn y en San Juan. Eso no va a cambiar por más que el torneo se haya modificado”.


El grupo es muy parejo, quizá Estudiantes de Río Cuarto y Platense puedan contar con alguna ventaja

Lillo analizó la zona donde está el “gallo”.

La cabeza de Lillo no sólo está mentalizada en pugnar por el primer ascenso, al mismo tiempo juega un partidazo en las calles.  Desde 2018 el volante con actualidad en Morón es presidente en la Sociedad de Fomento Alianza, un pequeño club ubicado en la calle México 2881 de la ciudad de Caseros.

En el club de su barrio Lillo no sólo apuesta al desarrollo de las disciplinas deportivas que ofrecen, sino que también muestra su faceta más solidaria. Cristian organiza desde inicios de la pandemia ollas populares. Entrega dos veces a la semana, miércoles y domingo, más de 200 porciones de comida caliente destinadas a las familias más vulnerables. Lo hace gracias a la ayuda de sus amigos y el aporte constante de comerciantes y gente interesada en acercar alimentos no perecederos.

Más de 100 familias son beneficiarias de las raciones que reparte la Sociedad de Fomento Alianza, club que preside Lillo.

“En la pandemia tuvimos que cerrar, como en todos lados, y en el medio planificamos ollas populares para los que más necesitan en el barrio de Caseros, de donde soy yo. Vimos mucha necesidad entre la gente y quisimos ayudar de alguna u otra manera, estar cerca. Me gusta mucho vincularme socialmente y ayudar desde mi lugar, es bueno que los jugadores de fútbol nos involucremos en estas cosas, porque tenemos el tiempo libre para hacerlo y porque además te hace conocer otras realidades”, indicó Lillo.

Y cerró: “Me gustaría seguir como dirigente de fútbol, no me veo como técnico, quizá sí como manager. Aunque por el momento no lo pienso mucho, tengo contrato por un año más con Morón y quiero, junto a mis compañeros, entregarle un nuevo ascenso al club. Llegar a Primera sería algo único”.

Cristian Lillo, el jugador de toda la cancha que tiene Deportivo Morón.

Fotos prensa Morón
Redacción Al Toque

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388