Encontranos

Fútbol

El fútbol y los libros: Recibirse en pandemia

Santiago Magallanes fue jugador de Herlitzka de Las Vertientes hasta 2019 y se dedicó a finaliza la carrera de Ingeniería Agronómica en la UNRC. Durante este año, el delantero se recibió en medio de la pandemia rindiendo de manera virtual su última materia. Conocemos su historia en primera persona.

Bruno Aricó

Publicado

en

El futbolista Santiago Magallanes, con la 17 de Herlitzka, decidió alejarse del club para terminar su carrera universitaria.

Hace unos meses, contábamos en Al Toque Deportes sobre el proyecto de la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA) denominado “Doble carrera”. Este plan busca promover los marcos necesarios para que aquellos estudiantes universitarios que sean, a su vez, deportistas, puedan llevar adelante ambas carreras.



Son miles los casos de deportistas que tienen que abandonar sus estudios por cuestiones de tiempo, costos o prioridades. A través de este proyecto, FeDUA quiere fomentar que ambas líneas puedan ir acompañadas de la mano.

Bajo esta impronta, hoy conocemos el caso de Santiago Magallanes. El joven es futbolista, jugó en Estudiantes y luego pasó a Herlitzka de Las Vertientes, hasta su alejamiento del deporte en 2019.

Magallanes juega en la actualidad en la Liga de Profesionales Junior, para el equipo de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

Este año, el joven completó su carrera universitaria y se recibió de ingeniero agrónomo en medio del contexto de pandemia. Inclusive, rindió su última materia de manera virtual luego de haber dado positivo de Covid-19.

Magallanes domina la pelota con la camiseta de Herlitzka, en un amistoso ante los juveniles de Talleres.

Luego de varios años de haber compartido días de libros y jugar a la pelota, Magallanes se dedicó a finiquitar lo que restaba de su carrera académica. Sin embargo, la mayor parte de sus años de cursado los hizo entrenando todas las tardes en la Asociación Atlética Estudiantes.

– ¿Cuál es la vinculación que podés hacer entre el fútbol y tu carrera universitaria?

– Creo que la vinculación principal del deporte con la Universidad es el famoso cable a tierra. Durante toda la carrera estuve jugando en Estudiantes, y por cuestiones de agotamiento dejé el club. Estudiantes es hermoso, pero es muy exigente y te demandaba mucho tiempo. Me fui a Herlitzka donde jugaba de noche, con otro tipo de horario. Uno sabe que cuando llega la hora de entrenar se olvida del estudio, los parciales y se enfoca en el fútbol. Igual sucede el fin de semana, el domingo no se toca un libro y solo se juega al fútbol. Después arrancas la semana tranquilo y aprovechas las horas de estudio realmente de forma eficiente, porque sabes que después tenés que ir a entrenar.

Magallanes, defendiendo los colores del “celeste”.

– ¿Qué pensás del proyecto “doble carrera”?

– El plan está buenísimo, y creo que tranquilamente se puede hacer. Pueden ir de la mano estudiar y hacer deporte, aunque sea en un nivel de competencia alto. Conozco mucha gente que lo ha hecho, con la carrera al día y haciendo bien las cosas en su deporte. Hay que eficientizar las horas de estudio. Si en Estudiantes entrenaba a la siesta, sabía que salía de la Universidad, iba al club, y a la noche llegaba al departamento y me ponía a estudiar realmente. Si no tenés que hacer otra cosa, por ahí perdés el tiempo. Ni hablar que se puede lograr un nivel de competición alto, hay que manejar los tiempos y ponerse el objetivo. Te perdés salidas y demás, pero si querés hacer el deporte lo más profesional que puedas, es cuestión de controlarse.

– ¿Cuánto te demandó la carrera universitaria mientras seguías jugando al fútbol?

– Demandaba muchísimo tiempo de estudio la carrera, sobre todo en los primeros años. Requería una adaptación a un nivel de estudio bastante alto. Costó los primeros años, llevando un buen ritmo de entrenamiento en cuanto al fútbol. A nivel práctico arrancan después de tercer año las salidas al campo. El último año hice un intercambio a México de cinco meses y ahí era mucho práctico combinado con lo teórico. En definitiva, es muy demandante en cuanto al tiempo de estudio.

Con la “17” en la espalda, el joven disputó sus últimos partidos en Herlitzka.

– Y en México, ¿lograste combinar ambas cosas?

– En lo que fue futbolísticamente me costó muchísimo, estábamos a 2.600 metros de altura en la Ciudad de México. En cuanto a lo académico se rescata mucho: conocer gente nueva, aprender otras cosas, formas de producción que acá no se implementan. Todo mucho más intensivo y de agricultores familiares, acá es todo lo contrario.


“La vinculación principal del deporte con la Universidad es el famoso cable a tierra”

Santiago magallanes – ex jugador de herlitzka de las vertientes

– ¿Qué aspecto de la carrera te llamó más la atención?

– Las materias que están relacionadas a lo nuevo que a mí me gusta, la agricultura de precisión, y que eran optativas fueron las que más me gustaron. Mientras estaba rindiendo las ultimas que quedaban, aproveché para hacer más cursos de eso. Después, materias como producción de cereales o protección vegetal que son bien relacionadas a la producción de cultivo. Hoy en día estoy trabajando de eso y te ayuda mucho tener esas últimas materias en el final de la carrera para salir al campo laboral.

– Teniendo en cuenta la pandemia, la virtualidad y el resultado positivo de Covid, ¿cómo fue rendir esa última materia?

– Primero te rehúsas bastante a rendirla virtualmente porque no lo hiciste nunca. A mí me gusta estar cara a cara con el profe, prefiero rendir oral que escrito. Estuve más confiado y no tuve que estar en los pasillos largos de la Uni con muchas horas de espera, eso rescato de positivo de lo virtual. También noté mucha predisposición de los profesores. A mí me quedaron tres para rendir, la primera tuve muchos nervios, pero una vez que lo pasé me convencí de rendir las otras dos. Lo único malo fue en la última materia, que pensé si rendirla o no, porque una semana antes me hice el hisopado y dio positivo, así que estaba encerrado sin poder festejar nada. Decidí rendir así ya estaba y después se festejó.

Desde su casa, debido a la pandemia, Magallanes se recibió de la carrera de Ingeniería Agronómica.

– ¿Cómo resumirías el final de esta etapa?

– Si lo tengo que resumir en dos palabras es alivio y recompensa. Alivio porque no tenés que sentarte más a estudiar con una presión de aprobar o no. Recompensa de dedicarle tantos años y sentir que lograste el objetivo. Más con todo esto que no se sabe qué va a pasar, les recomendaría a todos aquellos que les falte poco, que rindan la última materia y no la dejen.

Fotos: Gentileza Santiago Magallanes
Redacción Al Toque

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388