Encontranos

Fútbol

El “lado B” de los Atletas Al Toque: Habib Baduy

El judoca rionegrino radicado en Río Cuarto divide su actualidad entre el escaso entrenamiento que puede realizar debido a la pandemia y sus tareas como kinesiólogo y profesor de una escuela de judo para niños.

Publicado

en

El judoca divide sus actividades entre los entrenamientos, su profesión y la escuela para niños.

La pandemia y el cese de actividades permite que podamos conocer más a fondo a los atletas que forman parte de Al Toque Sports Marketing. En este caso nos ocuparemos de Habib Baduy, el judoca nacido en Cinco Saltos, provincia de Río Negro, pero que enfocó su carrera profesional y deportiva nuestra ciudad.

Baduy no se centra únicamente en su carrera deportiva como judoca. Se recibió de la carrera de kinesiología y atiende su propio consultorio en la ciudad, además de fomentar y llevar a cabo una escuela para niños de judo. La formación para los chicos en cuanto a este deporte es casi inédita en Río Cuarto, donde hay pocos clubes en donde se practica.

Debido al parate competitivo, la actualidad deportiva del judoca tornó cierta incertidumbre: “Estoy entrenando la parte física y haciendo lo justo y necesario de judo. Queda ver en qué competencias podré participar el año que viene y cómo se rearmará el cronograma. Todo depende de cómo se vayan dando estos meses”, afirmó Baduy.

En cuanto a lo que resta del calendario, el rionegrino acentuó sus expectativas: “Quiero recuperar el peso con el que yo compito y volver a moverme, tratar de regresar al ritmo que venía teniendo antes. Quizás haya competencias en Europa pero no tengo la intención de competir internacionalmente. Si bien era la idea a principio de este año, pero actualmente tengo otros intereses y prioridades”.

Su rol en la escuela

Hace aproximadamente tres años, Habib Baduy creó una escuela para enseñar judo a niños. Según el judoca, es clave aprender los movimientos de esta disciplina en los primeros años de la infancia, ya que una vez que el cuerpo se desarrolla es más difícil internalizarlos.

– ¿Qué siente que puede aportarle a los chicos en su formación?

– La escuela es mi máximo proyecto en lo que es el judo. Tengo varios nenes que pueden hacer cosas importantes para la ciudad el día de mañana. Los padres los apoyan al cien por ciento y les gusta mucho el deporte, creo que he podido transmitirles lo que yo siento por la disciplina. Tengo mis 27 años, mucho recorrido de competir en un montón de lugares y creo que de a poquito le voy dejando paso a las nuevas generaciones. Ojalá puedan ser grandes competidores el día de mañana.

– ¿Cómo cambió la modalidad de trabajo debido a la pandemia?

– Nos enfocamos en aspectos técnicos, bien relacionados a los movimientos pero es difícil por ahí transmitirlo o que se puedan desarrollar bien sin poder agarrar al otro compañero. Hay muchos chicos que por ahí no vienen porque están aislados, otros que están esperando un poco más para empezar por el tema del brote, hay mucha incertidumbre en todo el mundo. Este trabajo se va a continuar bien el año que viene y podamos redireccionar todos los objetivos que veníamos trayendo. Estos años estuve compitiendo y viajando mucho y no pude darle tanto tiempo como quería, ahora es dar más por ellos y concentrar más energías en ese tema. Es un proyecto que empezó cuando ellos tenían 6 años y ahora con 8 o 9 se acerca el momento de empezar a competir, por lo que me necesitan más cerca de ellos.

El trabajo como kinesiólogo

Después de recibirse de la carrera de kinesiología, Baduy abrió su propio consultorio donde también atiende a otros deportistas. Ahora, el proyecto se está gestando a mayor escala.

– ¿Cómo es su trabajo como profesional?

– Es un trabajo hermoso. Estoy con otros proyectos relacionados a otros deportes en los que estoy incursionando y me gustan, armando otros consultorios que son más funcionales y más para los deportistas. Viene todo bien y con la pandemia estamos tomando muchos recaudos, hay muchas limitaciones con respecto a eso. Por suerte puedo estar trabajando de lo que me gusta y se relaciona muchísimo con el deporte, me gusta más mi faceta como kinesiólogo que como deportista. Puedo llegar a otros deportistas y trascender ese individualismo que tengo por mi disciplina. Tengo ganas de seguir creciendo en ese aspecto.

Habib Baduy divide su carrera deportiva entre los entrenamientos, su profesión y la escuela para niños.

– ¿Cómo combina su costado profesional con el Habib Baduy deportista?

He sabido llevar ambos costados, no solo desde que me recibí sino desde hace muchos años. Hacemos competencias de varios días seguidos y terminamos muy contracturados o golpeados, y entre los mismos deportistas nos masajeábamos. El deporte me enseñó más que la misma carrera. Todo es práctica, una venda ajustada como dice el libro te corta la circulación y te la vas a sacar en la primer lucha. Tales cosas no son todas como la teoría. Si viene un paciente con una lesión ya sabes qué siente, qué tipo de dolor tiene. La relación entre mi profesión y lo deportivo es inmejorable. La práctica del alto rendimiento no se consigue en otro lado. No hay forma de hacer un curso que te dé lo que te da una carrera deportiva.

– ¿Cuál es la importancia de tener un trabajo relacionado a lo físico?

– Siempre digo que uno no puede predicar lo que no hace. Quita un poco de credibilidad, así que en ese sentido es importante que la gente que está metida en la actividad física haya practicado cualquier tipo de deporte. Es necesario que lo experimente porque te enseña muchísimo más. Si pudo competir en ese deporte, mejor aún, eso se ve en los resultados. En cuanto a la anatomía, me sirvió muchísimo en el judo, no solo para mi combate sino para explicarle a mis alumnos por qué se hacen tales movimientos y no otros. Sabes que si haces palanca, torces la muñeca y pones mucha carga de un lado, se puede luxar la articulación, y eso lo entendes por saber la biomecánica articular.

Trabajar y ser deportista amateur

El deporte amateur en nuestro país es uno de los desafíos más grandes a revisar tanto desde las federaciones como desde las decisiones políticas. Es sabido lo que les cuesta a la mayoría de deportistas insertarse en la competencia de alto rendimiento, por el costo económico que implica.

– ¿Es una seguridad tener otro sustento económico más allá del deporte?

– Tiene sus dos caras. Cuando uno compite en este deporte amateur, se gasta más de lo que uno gana, entonces por ahí podés llegar mejor a tal torneo, pero la camilla que te ibas a comprar o un arreglo en la casa no los vas a poder hacer. Por eso este tiempo me ha servido para hacer cosas, y también siento que invertí muy poco en el costado profesional por darle mucho al deporte. El país nos debe mucho no solo en difusión sino en cuestiones económicas. Un deportista se gasta millones al año para viajar y eso sale por la ayuda de tus padres, o por rifas, un sponsor privado, y el país se tendría que hacer cargo porque somos los que representamos afuera. Cuando competís con gente de otros países, competís contra los resultados de una política de gobierno. Mi idea sería armar un equipo con otros tipos de personas para apoyar a los deportistas que tienen más proyección.

– Entonces, ¿quedarse en una sola faceta es poco?

– Cuando tomé la decisión a los 17 años de dedicarme a estudiar y no totalmente al judo fue la decisión más acertada. Hoy tengo un plan A, B y C e inclusive otros, porque con este parate también te das cuenta que no alcanza ese trabajo. Uno no puede ser una cosa, a veces los deportistas se quedan solo con eso y se jubilan de la vida a los 30 años. Yo conozco campeones olímpicos o mundiales que hablas y parece que están jubilados después del retiro, y no los veo felices. No me parece que sea la solución ganar algo y perpetuarlo de por vida. Lo que hice en el judo lo hago valer para formar futuros luchadores y encarar proyectos con más fuerza. La vida son desafíos, por eso hay que formarse en muchas cuestiones. Enfocarse en lo que te sale bien es quedarse en la zona de confort.

– Desde ese costado profesional, ¿cuál es la importancia del trabajo de un kinesiólogo y la integralidad en general que rodea al deportista?

– Al deportista mientras más gente haya apoyándolos, mejor les va a ir. Un deportista puede tener cinco kinesiólogos, dos nutricionistas, todo lo que quiera, siempre y cuando trabajen en equipo. Al deportista amateur hay que ayudarlo entre todos, y no reclamarle fidelidad o que venga solo conmigo a kinesiología. Todos vamos por la misma causa, que a ese deportista le vaya bien. Que se haga de corazón y que no haya ningún tipo de intención por detrás, que se vea con la importancia y la responsabilidad que tiene una persona que está representando al país y cuyo objetivo es el máximo en su vida.

Fotos: Sebastián Compan Fotografía Deportiva
Redacción Al Toque

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388