Encontranos

Tenis

La tenista moldense que venció a una campeona de Grand Slam en Roland Garros

María Inés Serra (36) fue una de las figuras del tenis regional en su etapa como junior, hace 20 años. En 2001, llegó a disputar el cuadro principal de la categoría juniors en el Grand Slam parisino, dejando en el camino a la australiana Samantha Stosur -futura campeona del US Open y n° 4 del mundo-.

Bruno Aricó

Publicado

en

Hay historias que parecen perdidas en el tiempo. Hechos inimaginables que sucedieron, de los que hay poco o nulo registro. O, simplemente, no sonaban tan espectaculares en la época, pero sí en la actualidad.

El mundo del tenis regala datos muy curiosos. En las entrañas de las estadísticas de la web de la Federación Internacional de Tenis (ITF), si se busca con atención, se pueden encontrar historias muy interesantes.

Roland Garros es la cuna del tenis sobre polvo de ladrillo. El Grand Slam se está disputando en París en este momento, en donde el argentino Diego Schwartzman buscará avanzar a Semifinales el día miércoles ante un tal Rafael Nadal, que “solo” ganó 13 títulos en el polvo parisino.

Cuna del polvo de ladrillo y terreno especial para los tenistas sudamericanos, criados desde pequeños con las medias sucias de naranja. Es la superficie predilecta en este lado del mundo para la práctica del “deporte blanco”. Como casi todos, salvo algunas excepciones, la ex tenista que rescataremos en este relato comenzó ahí, en el polvo.

¿Cómo se relacionan Roland Garros, una ex tenista de Coronel Moldes y una australiana, futura campeona de Grand Slam? Todo esto tiene una explicación, pero para ello hay que remontarse a finales del siglo pasado e inicios del nuevo milenio.

La gran promesa moldense

María Inés Serra es oriunda de Coronel Moldes, actualmente tiene 36 años y dirige su propio consultorio de dermatología en su localidad. El mundo del tenis quedó atrás, pasó hace varios años, pero las memorias siempre vuelven.

Cuando era pequeña, María se dedicó al tenis ya no como una afición, sino como algo más serio. Así comenzó su camino desde la categoría de infantiles. En noviembre de 1995, con 10 años, ya se consagraba campeona en torneos provinciales de su categoría.

Luego llegaría la etapa de los torneos nacionales. A finales de 1998, Serra gana un torneo de la categoría G-2 en Río Cuarto y otro G-1 en Buenos Aires, en la sede del Centro Asturiano. Estos resultados le permitieron acceder al Masters de fin de año para definir posiciones de cara al siguiente año, en la categoría cadetes. Ese año finalizó tercera en el ranking nacional de infantiles.

El comienzo de milenio encontró a Serra girando por Centroamérica, en lo que significó su primer gran tour a nivel internacional. En agosto de 2000, la moldense se imponía en torneos Sub-18 con solo 15 años, con títulos en singles en El Salvador y otro en México, pero disputando dobles.

2001: Roland Garros y victoria ante Samantha Stosur

El año 2001 comenzó con gran expectativa para María Serra, quien en enero alcanzó su mejor ranking internacional en la categoría junior: era la n° 71 del mundo. El mes de mayo la encontró haciendo una gira europea, por torneos en su mayoría en Italia.

Participó de varias copas en Italia: llegó a octavos de final en Bonfiglio y Salsomayor, y tuvo mejores actuaciones en torneos menores de Santa Cruz y Prato. Esos resultados le permitieron clasificarse a la qualy del torneo junior femenino de Roland Garros.

Ya en París, en el Grand Slam sobre polvo de ladrillo, Serra se impactaba con el marco en el cual estaba por disputar sus primeros partidos a este nivel: “Tenía una gran felicidad de acceder a un cuadro de Grand Slam, estar en contacto con ese nivel de jugadores, ver a los profesionales entrenar. Se empieza a palpitar el circuito tenístico de manera profesional y de élite. Es lo mejor que le puede pasar a alguien que quiera jugar al tenis”, relata Serra hoy, a 20 años de aquel suceso.

En la primera ronda de la clasificación venció sin inconvenientes a la austríaca Elisabeth Bahn por 6-3 y 6-4. En la segunda ronda, mano a mano por el acceso al cuadro principal, su rival fue la australiana Samantha Stosur.

Nacida en 1984 en Queensland, Australia, Stosur no avizoraba -al llegar a aquel Roland Garros 2001- que su carrera sería inmensa en el futuro: fue n° 4 del ranking mundial de singles en febrero de 2011, campeona del US Open 2011 y finalista en Roland Garros 2010. Además, fue n° 1 del ranking mundial de dobles en febrero de 2006 y en dicha modalidad cosechó tres títulos de Grand Slam: US Open 2005 y Roland Garros 2006 junto a la estadounidense Lisa Raymond y Australian Open 2019 junto a la china Shuai Zhang.
Por si fuera poco, obtuvo otros tres GS en dobles mixto: Australian Open 2005 (junto a su compatriota Scott Draper), Wimbledon 2008 (con el histórico Bob Bryan) y Wimbledon 2014 (junto al serbio Nenad Zimonjic).

Samantha Stosur, campeona del US Open 2011 tras vencer en la final a Serena Williams.

Estos pergaminos llegarían después en la carrera de la australiana. Durante aquella semana del 3 al 10 de junio de 2001 todavía era una joven sin experiencia en el mundo tenístico, que se enfrentaba a nuestro crédito regional.

María Serra se llevó un partidazo ante Stosur, con remontada incluida: el marcador fue 2-6 6-4 6-4 a favor de la moldense ante la futura campeona de Grand Slam. “Del partido no me acuerdo los detalles, sí recuerdo que fue un encuentro muy luchado y peleado. Cuando lo terminé fue una alegría inmensa, no solo era ganar un partido muy duro sino el que me daba el pase al cuadro principal”, cuenta Serra.

Stosur durante Roland Garros 2010, torneo en el que terminaría siendo finalista.

El camino de Serra en el cuadro principal del Abierto de Francia no duró demasiado. Cayó en primera ronda ante la yugoslava Daniela Bercek por 6-2 6-3 y allí finalizó su periplo por París. “De ese Roland Garros tengo los mejores recuerdos. Fue el torneo más importante que jugué en mi etapa tenística y lo recuerdo con mucho cariño. Llegué con pocas expectativas, gané mucha confianza en los torneos previos y lo hice a un muy buen nivel. Cuando jugué la qualy no tenía presión por los resultados, pero sí ilusión de cómo me podía ir”, rememora Serra desde Coronel Moldes.

Retiro de la actividad

Luego de aquel Roland Garros, Serra continuó con su carrera en Argentina tras regresar de Europa: “Tuve altibajos y esos momentos me afectaron. Hubo un tiempo en que no me fue tan bien, jugué un par de torneos en los que los resultados no fueron buenos”, explica.

Previo al US Open, último Grand Slam del año que se disputa en Nueva York, su entrenador Sergio González decidió hacer una gira por Estados Unidos con torneos previos antes de llegar a Flushing Meadows.

Un cúmulo de malos resultados e inestabilidad en cuanto a lo mental y emocional fueron el detonante para que María dejase la actividad. Sin embargo, la gota que rebalsó ese vaso sucedió en Nueva York, durante ese US Open en septiembre de 2001. El martes 11 sucedió el mayor atentado en la historia de los Estados Unidos: los ataques al World Trade Center que finalizaron con la caída de las famosas Torres Gemelas.

“Jugué la qualy del US Open y no me fue bien”, cuenta Serra, quien cayó en la segunda ronda de la clasificación ante la alemana Annette Kolb por 7-6(4) 6-4. “Justo cuando estábamos en Estados Unidos sucedió la caída de las Torres Gemelas. Fue todo un tema emocional, no la estaba pasando tan bien en ese momento, y por eso tomé la decisión de dejar la actividad”, agrega.

Nueva York, 11 de septiembre de 2001: uno de los días más oscuros en la historia estadounidense.

Así finalizó “una gran etapa en su vida”, en palabras de la propia Serra: “Cuando decidí dejar fue un alivio. Estaba en el último año del secundario, tenía que elegir si seguir estudiando o el tenis, como dos estilos de vida muy distintos. Decidí dejar el deporte y dedicarme a estudiar. Hoy en día no me arrepiento, pienso que podría haber jugado un poco más, porque yo dejé en mi primer año de junior. Por algo uno toma las decisiones en ese momento, y ahora estoy muy feliz con la vida que tengo hoy en día”.

Alejada del mundo del tenis, Serra atiende todos los días su consultorio en Coronel Moldes. Hoy, con la tranquilidad de haber elegido bien su camino, y con la gran satisfacción de poder decir: “un día, le gané a una campeona de Grand Slam”. María Serra, desde Moldes a París y a los libros de nuestro deporte regional.


Fuente: CeDAT (Centro de Documentación Al Toque)
Gráfico Al Toque
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388