Encontranos

Efemérides

Luis Antonio Ludueña: a 39 años de la primera función del “Hacha” en Estudiantes

El 1º de agosto de 1982 el talentosísimo mediocampista se calzaba por primera vez la camiseta del “león” y comenzaba a deslumbrar con su fútbol. De local, en un clásico ante Banda Norte, con gol y victoria incluida. El “Hacha”, patrimonio cultural de la redonda.

Iván Ortega

Publicado

en

El patrimonio es el legado cultural que recibimos del pasado, que vivimos en el presente y que transmitiremos a las generaciones futuras. La historia establece que ciertos lugares, personas y simbologías de la Tierra tienen un “valor universal excepcional” y pertenecen al patrimonio común de la humanidad.

Encierra el potencial de promover el acceso a la diversidad cultural y su disfrute. Conforma un sentido de pertenencia, individual y colectivo que ayuda a mantener la cohesión social y territorial.

Si hablamos de patrimonio, personalidad destacada, disfrute y sentido de pertenencia en el ambiente del fútbol rápidamente debemos acercarnos a uno de los grandes que ha tenido Córdoba. Luis Antonio “Hacha” Ludueña.

Aquel talentoso mediocampista con gran despliegue, capacidad física y una pegada potente que marcó una huella en el Talleres de Córdoba de los ’70. Físico grueso, musculatura fibrosa, cabello negro.

El “Hacha” nació el 21 de febrero de 1954 en el corazón de Barrio Jardín, aunque sus inicios futbolísticos se produjeron en San Lorenzo del Barrio Las Flores. Los “Turcos” fueron y son el primer amor de los Ludueña.

En San Lorenzo ganó el título de la Primera B cordobesa en el ’72, justificativo de sobra para que Talleres pose sus ojos sobre él y lo incorpore a sus filas. ”Hacha” se adjudicó 16 títulos locales con la camiseta “albiazul”, debutó en 1974 en los Nacionales de la mano de Don Ángel Labruna y no falló al devolverle la confianza con un gol en la victoria ante Gimnasia La Plata por 1-0. Ese equipo terminaría cuarto en el Torneo Nacional que ganó San Lorenzo de Almagro

También estuvo presente en el debut oficial de un tal Diego Armando Maradona, en el duelo que disputaron los cordobeses en la Paternal ante Argentinos Juniors un 20 de octubre de 1976. Fiel a su costumbre, Ludueña marcó en el 1-0 en el juego donde el astro hizo su primera presentación en el “Bicho”.

Una de las formaciones de Talleres que deslumbró en los ’70. Parados: Binello, Guibaudo, Astudillo, Syeyyguil, Galván, Ocaño. Agachados: Bocanelli, Ludueña, Bravo, Valencia, Cherini.

Luis Antonio jugó en Talleres durante 10 años, completando un total de 340 partidos con 113 goles. Es el cuarto máximo artillero en la historia de la “T”. También supo ser parte del seleccionado nacional que conducía César Luis Menotti, quien se mostró siempre asombrado por ese Talleres que bailaba a todos de la mano de Ludueña, Daniel Willington, José Daniel Valencia, Luis Galván, entre otros.

Esos equipos de Talleres marcaron una época entre los ’70 y ’80. Por su forma de juego, técnica y temperamento lograron reconocimiento nacional e internacional. Tal es así que fue invitado a una gira por áfrica para jugar una serie de partidos preparatorios.

La “T” llegó a Zaire (hoy República Democrática del Congo) donde jugó un torneo junto a Temperley, la selección local y dos equipos más, el Itama y el Vita.

Cuando el plantel se aprestaba a regresar en el aeropuerto de Kinshasa, Ntukani Nzuzi Musenda, jefe de deportes del diario Elima, pidió hablar con Luis Ludueña. Traductor de por medio, el periodista africano imploró: “Dígale al hombre de los cabellos negros y largos que él es el Dios del Fútbol, que nos ha deslumbrado tanto como Pelé. Dígale, le repito, que él es el Dios del Fútbol.

La mala para “Hacha” fue la lesión sufrida en el tendón por un accidente doméstico que lo marginó del Mundial 1978, su gran cuenta pendiente. En el año 1979, se consagró campeón en el Preolímpico de Colombia, pero el boicot posterior de Argentina a los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980, no le permitió estar en Rusia.

Su carrera iba a seguir en el Málaga de España cuando corría el año 1981, aunque un desacuerdo económico frustró el pase.

Lo más conocido para los de tierra adentro es su gran paso por Asociación Atlética Estudiantes, con quien un día como hoy – 1º de agosto de 1982 – comenzó a forjar una relación entrañable.

Partido chivísimo ante Asociación Atlética Banda Norte, quien por ese entonces aparecía como el rival de más resistencia para el “león”. De hecho los que peinan canas resaltan lo colmado que se veían los estadios de ambos cada vez que se cruzaban. Por la actualidad que presentaban, por la clase de jugadores que tenían y por la referencia que significaban para la ciudad.

Motivación más que gigante la presentación del “Hacha” Ludueña en el equipo dirigido por el eterno goleador Francisco Percello. Estudiantes recibió a Banda Norte con Ferrari, Gómez, Acevedo, Burki, y Felizzia, Ludueña, Silva y Viano, Cortez, Funes y Speletta.

Los de Parque Sarmiento alistaron con Rossi, Amaya, Gutiérrez, Bardín y Escudero, Vitulo, Montes, Aguilera, Acosta, Luna y Valery. Fueron dirigidos por Félix Medina. El árbitro, don Pedro Barrionuevo.

Fue victoria de Estudiantes en su casa, por doblete de Cortez, a los 17’ y 29’ de la primera parte en un vendaval de ataques por las bandas focalizados en los pies de Ludueña, Viano y el propio Cortez que ajustició. A los 32’ del complemento Valery descontó para la “verde” en el 2-1 final.

Ese vínculo entre Ludueña y el “león” terminó de consolidarse con el glorioso partido de la temporada 1983 ante Belgrano de Córdoba, donde Estudiantes mostró el potencial del cordobés y logró clasificar a su primer Torneo Nacional.

Los goles de Héctor Gómez, Santecchia y, por supuesto, Ludueña hicieron que esa gesta se convierta en una de las grandes del fútbol riocuartense. Los memoriosos dicen que “Hacha” se levantó la camiseta “celeste” en el festejo y tenía una de la “T” por debajo.

El festejo de Ludueña en el tercero de Estudiantes ante Belgrano en el ’83.

Tras un exitoso paso por Río Cuarto, Ludueña cerró su carrera en Instituto, donde jugó un puñado de partidos.

A 39 años del debut de Luis Antonio, el “Hacha”, con la camiseta de Estudiantes, viajamos en el tiempo junto al protagonista y en un ida y vuelta le sacamos lo mejor. Uno de los patrimonios de fútbol cordobés y un juego distinto.

-¿Qué hace ahora? ¿Cómo pasa el tiempo?

– Disfruto mucho con mi familia, la paso lo mejor posible. Miro mucho fútbol.

-¿Le tuvo o tiene miedo al COVID?

– No, porque creo en Dios. Así la llevé la mejor posible y me cuido lo más que puedo.

-¿Recuerda el jugador de futbol que fue?

– Volante por derecha, me gustaba habilitar y llegar al gol. Era muy hábil. Disfruté mucho esa etapa, fueron momentos muy hermosos.

-¿Hay jugadores como Ludueña en la actualidad?

– Ha cambiado mucho el fútbol, se hizo mucho más dinámico. Enzo Pérez quizá se parece un poco a mí, es muy hábil con la pelota, maneja bien los dos perfiles y a veces tiene su llegada al gol.

-¿Podría descocerla Ludueña en este fútbol actual?

– Sí, a pesar de que ha cambiado mucho el fútbol un Ludueña se hubiera adaptado lo más bien.

-¿Cómo ve a Talleres?

– Es un equipo intenso, los pibes dejan todo dentro del campo de juego. Tiene un gran plantel y un técnico que lo lleva por buen camino.

-¿Qué cree que le falta para tener ese protagonismo y ser campeón?

– Un Galván, un Ludueña, un Alderete. Si quiere ser campeón (risas).

– -¿Por qué tanta identificación con San Lorenzo de Las Flores?

– Porque nací en el barrio y fue mi primer equipo, el que me abrió las puertas a Talleres y a ser reconocido con el fútbol.

Durante más de 20 años Ludueña fue formador en San Lorenzo de Barrio Las Flores. Hoy, con 67 años descansa en su casa.

– ¿A Estudiantes lo pudo ver en Primera Nacional?

– Sí, bastante seguido. Me alegra mucho que esté en esta división. Tanto Río Cuarto como Estudiantes se merecen lo que pasó en los últimos años por hay una gran gente.

-¿Sigue en contacto con Río Cuarto?

– Actualmente con nadie, pero guardo un gran recuerdo con Río Cuarto. Más que nada por cómo me trataron en Estudiantes, era uno de los tantos de afuera y el trato siempre fue excelente.

-¿Disfrutó su paso por Estudiantes?

– Muchísimo. Lo que más me queda es el cariño de la gente. Y por supuesto esa final que le ganamos a Belgrano acá en Córdoba. Fue una de las grandes alegrías como futbolista.

-¿Qué significó anotarle a Belgrano en aquella histórica final para el Nacional?

– Muchísimo también. Primero por devolverle algo a la gente de Estudiantes y a sus directivos. Y después por haber sido Belgrano teniendo en cuenta la rivalidad que yo tenía con ellos. Otra de las cosas que no voy a olvidar jamás.

-¿Se sintió ídolo de Estudiantes después de ese salto al Nacional?

– Tengo muchos recuerdos de la ciudad, vuelvo a repetir que por el trato que tuvieron conmigo. Pero ídolos en esa época fuimos todos, desde mis compañeros, el cuerpo técnico y la dirigencia, porque marcamos la historia.

-¿Se sintió realmente el DIOS DEL FÚTBOL?

– La verdad que no, ni de diablo me hubiera recibido (risas). Estoy agradecido por tanto reconocimiento, debo decir que mucha gente me ayudó a hacer la carrera que hice, y obviamente Dios también.

-¿Sintió la muerte de Maradona?

– Como todo argentino y futbolero. Que nos haya dejado de esa manera fue muy duro. Me quedo con los momentos que pude compartir, desde ese debut en La Paternal contra nosotros hasta otros que vinieron después. Me quedo con lo lindo que fue tenerlo.

-¿Vio la consagración de Argentina en Copa América? Qué opinión tiene de Messi?

– Siempre veo a Argentina. Me alegró mucho cómo consiguió la última Copa: en Brasil y contra Brasil. Y lo de Messi es extraordinario, realmente un genio, al igual que Diego. Cada uno marcó su época.

-¿Podemos ser campeones mundiales?

– Puede que sí, hay buenos jugadores y una camada de jóvenes. Además tenemos al mejor del mundo. Es un título tan ansiado que en esta oportunidad se nos puede dar.

-¿Ludueña fue dirigido alguna vez por un técnico “primerizo” en el cargo? Ejemplo: Scaloni.

– Nunca tuve un técnico primerizo, siempre con gente reconocida en el fútbol.

-¿Un técnico que quiera destacar?

– De mi época Rubén Bravo. Y actual, me gusta el estilo de Marcelo Gallardo.

-¿Una cuenta pendiente que le haya quedado?

– Haber participado en el mundial 78, que por una lesión me lo perdí.

-¿Un logro conseguido?

– El más importante para mí fue El Pre Olímpico en el año 80 en Colombia. Con la selección mayor.

-¿Son parecidos en la técnica sus hijos y nietos?

– Si bien son de posiciones distintas a la mía, pero si los veo parecido en la técnica y el trato con la pelota.

-Luis Antonio Ludueña es…

– Una buena persona, humilde y agradecido a la gente y al fútbol por todo lo que me dio y me da.

Redacción Al Toque
Gráfico: Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388