Encontranos

Atletismo

María Susana Benítez, una carrera inmensa en el atletismo profesional y un presente en el arbitraje de fútbol

“Ser atleta es la aventura más linda y más loca de mi vida”, expresa resumiendo sus años dorados como deportista. Hoy el atletismo profesional es pasado, pero sigue soñando con armar su escuela de entrenamiento. Mientras tanto, y siempre cerca del deporte, transita sus primeros pasos como árbitra: “Me lo tomo como un gran desafío”.

Delfina Vettore

Publicado

en

Benítez y sus dos facetas: atleta y árbitra.

De correr en las pistas de atletismo lo más rápido posible para intentar ganar una carrera, a correr más intermitente con un silbato en la mano en una cancha de fútbol impartiendo justicia. Un pequeño resumen de la vida deportiva de María Susana Benítez. Pequeñísimo. Muchísimas palabras se necesitan para contar su carrera.

Su nombre está inscripto en la historia grande del atletismo riocuarense. Desde su adolescencia con el récord histórico de las maratones de la Escuela Normal en 400 y 800 metros, hasta su amplia carrera en el profesionalismo. A pesar de sus condiciones, no fue hasta los 26 años que comenzó a entrenar formalmente para ser atleta. “Siempre me fascinó el atletismo. En la adolescencia hacía otros deportes, pero siempre era la más rápida, jugaba carrerita con los varones y terminaba ganando. No fue hasta muchos años después, siendo mamá iba al polideportivo a dejar a mis hijos que hacían bicicross y yo me ponía a trotar en la pista. Arranqué así hasta que me invitaron, vieron que tenía condiciones, porque corría mucho, tenía mucha resistencia, y me invita Claudio Jofré que en su momento trabajaba ahí en el Polideportivo con algunos alumnos. Así comencé”, relata Susana sobre sus comienzos. “En la primera carrera que preparé ya fui a podio, siempre fui creciendo y avanzando. Primero ganado a nivel regional, después provincial y ya nacional, que pasé a ser atleta profesional, de élite. Por varios años estuve entre las primeras, hice récords en varias carreras importantes de Argentina. Tuve también la posibilidad de viajar por Bolivia, Uruguay, Brasil, Chile”, agrega sobre su carrera que comenzó a los 26 años, pero que no dejó de dar saltos agigantados para recuperar el tiempo.

Su hijo Valentino, el menor de sus cuatro hijos, ya tenía dos años y medio cuando Susana corría en la pista del Polideportivo y comenzó su carrera. “Cuando ellos ya podían dormir siesta y dormir bien a la noche ahí ya empecé a dedicarme al atletismo bien. Cuando iban a la escuela yo entrenaba. No tenía ningún impedimento de hacer rutina por ellos. Dormían a las nueve de la noche, nos levantábamos seis y media, ellos iban al colegio y yo me venía a entrenar. A la tarde cuando hacían deportes yo volvía a entrenar en el segundo turno”, cuenta Benítez.

En sus inicios corría media maratón y 42 kilómetros. También hacía carreras de montaña en las Sierras de Córdoba o la de Pampa Traviesa, en Santa Rosa, La Pampa. Luego se empezó a especializar en 10 kilómetros. Ha corrido muchas ediciones de la Maratón de los Dos Años, por ejemplo, siendo siempre protagonista: “Cuando tuve la posibilidad de ganarla, por muchos nervios míos no la pude ganar. Salí segunda, también tercera, quinta, participé varios años.”

“Conocí el mundo del alto rendimiento”, dice orgullosa. Triunfos a nivel provincial, nacional y sudamericano. Benítez alcanzó la élite del atletismo. “Los primeros tres años me costó mucho económicamente porque no tenía tantos sponsors. Recién vienen los sponsors cuando ganas, les abrís los ojos porque les estás ganando a los atletas de ellos, y ahí te empiezan a buscar. Pero gracias a dios estaba bien económicamente, lo podía hacer”, relata.


“Siempre digo que pasar de ser ama de casa a ser atleta profesional es la aventura más linda y más loca que me largué a hacer en mi vida”


Tras retirarse de las pistas apareció el sueño de tener su propia escuela de atletismo. “En el 2011 por ahí armo una escuela de atletismo, pero la tuve que dejar. Al volver a Río Cuarto -después de vivir un tiempo fuera de la ciudad- me ha costado mucho armar una escuela. Después vino la pandemia, peor todavía. No puedo arrancar todavía por ese lado del atletismo. Si tengo un par de alumnos que entreno, de manera individual, como personal trainer. Pero no son atletas, no me han surgido alumnos que me digan que quieren correr la maratón de los dos años o que quieran bajar su tiempo”.

– “Yo comencé con Brian Burgos, mirá los alumnos míos”, cuenta Susana.

A pesar de las dificultades y de su presente también en el arbitraje, Benítez quiere seguir ligada al atletismo: “Quiero retomar la escuela y hacer como al principio, llevar a los niños a campeonatos provinciales, nacionales. Yo comencé con Brian Burgos, mirá los alumnos míos. Varios chicos que hoy son atletas. Brian es el que llegó más lejos. Todos los que yo entrené siguen corriendo y compitiendo. Mi idea era devolverle a Rio Cuarto lo que ellos me dieron, porque Río Cuarto me dio mucho. Me ayudaron en los viajes, tuve mucho acompañamiento.”

De correr en las pistas, a impartir justicia en una cancha

¿Pero en qué momento aparece entonces el arbitraje de fútbol? “El fútbol siempre me apasionaba, lo veía. Después uno que había sido arbitro nacional entrenaba conmigo, en el mismo horario en EvoGym y siempre me hablaba del arbitraje. Empecé a pensar que estaba bueno probar. Siempre me suelo poner pequeñas metas y una de esas metas fue ver si podía ser árbitra. Comenzaban a dar las clases y fui invitada, y de ahí no salí más. Me comprometí a dar lo mejor de mí y acá estamos”, relata sobre cómo se dio todo.


“Lo del arbitraje me lo tomo como un gran desafío”


Esa pequeña meta fue mucho más allá. Ya es árbitra a nivel provincial. En la Liga Regional de Río Cuarto ha sido jueza principal en el Oficial Femenino, y también línea en Primera A y B del Masculino: “Lo del arbitraje me lo tomo como un gran desafío. Como haciendo lo mejor todos los días en el atletismo me llevó a estar profesionalmente, en el arbitraje igual. Me lo tomo así. Vamos a ver a donde voy a llegar. Yo tengo alegría de que seguramente van a salir cosas lindas del arbitraje, momentos, recuerdos, todo. Mi personalidad es esa, cuando tomo una responsabilidad o un desafío lo trato de hacer cien por ciento, lo mejor que me salga y un poco más. Me gusta, me está apasionando bastante.”


“Mi personalidad es esa, cuando tomo una responsabilidad o un desafío lo trato de hacer cien por ciento, lo mejor que me salga y un poco más”


Benítez cuenta también sus sensaciones por el presente del arbitraje femenino en el fútbol, que crece a nivel regional, nacional e internacional. En lo local con Belem Bevilacqua como una de las grandes referentes en la actualidad: “Hay un crecimiento importante y está bueno. Al hombre le cuesta cuando vos vas a “invadir” algo que era solamente de hombres, pero ya se van a ir acostumbrando. Ellos tienen que conocer que la mujer también lo puede hacer”.

Por último, y siendo una palabra más que autorizada, expresa su opinión sobre el presente del atletismo a nivel local: “El atletismo de Río Cuarto está como frenado. Es un deporte que muy pocos lo eligen, pero muchos quieren hacerlo y no se animan, o no saben cómo hacerlo. Habría que incentivar más con los jóvenes y los niños, ver cómo llegar más. Esta es una ciudad de buenas condiciones, pero le falta más empuje, más apoyo. Está todo como parado, no hablo de ahora la pandemia, sino de unos cinco años atrás. No han surgido nuevos atletas que estén a nivel provincial o nacional. Es una ciudad que puede dar muchos atletas, hay potencial.”

Una mujer de grandes desafíos. A los 26 comenzó con el atletismo y cosechó una inmensa carrera. Ahora va por más metas a cumplir en el arbitraje de fútbol, mientras mantiene vivo el sueño de tener su propia escuela de atletismo en su ciudad, y demostrar el potencial que tiene su tierra.

Fotos: Marcelo de la Torre | Gentileza María Susana Benítez
Redacción Al Toque

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388