Encontranos

Columnistas

Nole y las locuras de un nuevo tiempo

Por Leonardo Gasseuy*

Publicado

en

Aristóteles, hace más de 2 mil años, dijo que aquel que no aprendió a obedecer nunca será un buen comandante. Novack Djokovic aprendió bajo el sonido de las bombas en los Balcanes que nunca sería políticamente correcto. El tenista serbio es el mejor deportista de la historia de esa región, y en medio del momento más dramático del mundo en tiempos de paz, tomó la decisión de crear la PTPA (Professional Tennis Players Association), una asociación constituida de manera íntegra por jugadores, al margen de la ATP.

Es sin dudas, la mayor revolución del deporte moderno en los últimos 40 años porque, independientemente de su lucha por innovar, la relación de los jugadores con las multinacionales del circuito, su gesta se desarrolla con Roger Federer y Rafael Nadal en la vereda del frente.

Novack Djokovick y los jugadores en el lanzamiento de la PTPA en el US Open.

Novack era el Presidente del Consejo de Jugadores de la ATP. Renunció. Dijo que es hora de hacer reformas en serio, solo me importa el ser humano. La historia se remonta a 1972, cuando nace la ATP, un sólido grupo de jugadores que se reorganiza y decide implementar cambios. Se instauró el ranking de jugadores y se comenzó controlar el doping, hasta que los intereses del mercado generaron una grieta entre los jugadores y las organizaciones. La ecuación se empezó a ajustar, para que el producto tenga casa vez más valor. 

Con el paso de los años la división se incrementa, gana espacio un consorcio integrado por representantes de la Federación Internacional de Tenis y diversos directores de torneos. La televisión y el conglomerado publicitario internacional comenzó a imponer condiciones, reguló los ingresos en forma vertical y convirtió los calendarios en verdaderas carnicerías. Desde esa época, el hibrido conformado por jugadores y organizaciones se mantuvo como pudo. Hoy Djokovic plantea un nuevo escenario. Rafa y Roger como en el court y el ranking, adversarios de Nole.

Una de las máximas que se conocen en la sociología del deporte es que cuando una persona quiere entablar una relación personal con un tenista, este, como primera condición, pone una red de por medio. Por eso se valora la gestión horizontal de pensar en colectivo, ante tanta ceguera individual. La ATP desprotegió a los jugadores y esta medida tratará de equilibrar las diferencias, en medio de lo utópico que parezca humanizar, en medio de un negocio de números diabólicos.

La fortaleza del liderazgo de Djokovic permite esas conquistas en defensa de los jugadores. La nueva asociación abordará problemáticas como el reparto desigual de ingresos, las sanciones disciplinarias, las pensiones de los jugadores, los viajes, los seguros, las comodidades y los servicios en los torneos. Situaciones profundizadas por la crisis de la pandemia, que expuso que en el circuito no todo es elite.

Nole es el mejor deportista que ha Serbia en su historia. El mural en Belgrado así lo demuestra.

El designio casual y la fortuna (la buena) pusieron al tenis en el camino del serbio. “Sólo Dios sabe lo que habría pasado si esas tres canchas de tenis no hubieran sido construidas enfrente del restaurante de mis padres”, dijo quien pudo haber sido esquiador o futbolista. La mala fortuna de haber vivido la guerra fratricida de los Balcanes y que esta lacerara su personalidad, la de su familia y su pueblo.

Su padre Srdjan, tan seguro como su hijo de la resiliente experiencia en Sarajevo, da crédito a la movida sindical de estos días “Es un deporte de ricos y algunos no comprenden que alguien de la pequeña y pobre Serbia haya sido el mejor del mundo durante los últimos 10 años. Ir contra él, le da energía adicional. Será el mejor de todos los tiempos y cuando termine su carrera vivirá cerca de su gente en Serbia, como ahora luchará por sus colegas” 


Te puede interesar:

> Nadal y Roland Garros: nombres distintos, historias únicas


La pandemia de Covid 19, que lleva en sus espaldas más de un millón de muertos en el mundo, pegó en todos los sectores económicos casi con la misma violencia. El tenis, un universo a simple vista exclusivo, ha sufrido como todos dado la heterogeneidad de los actores y miembros de su mundo.  Los tenistas ranqueados desde el puesto 200 son trabajadores que cuentan con el dinero que ganan en cada torneo y la parálisis de la actividad les generó un colapso económico como a cualquier empleado.

Por más que cada iniciativa social tendiente a horizontalizar el colectivo y cargue con buenas intenciones, muchas veces no son completas. Esta idea de Djokovic, que cuenta con el apoyo de los argentinos Guido Pella y Diego Schwartzman, no contempla la incorporación de las mujeres, al menos por ahora. Sería el momento de una fusión entre la ATP y WTA. El momento del mundo, se merece ese gesto, y el tenis, ícono del individualismo, tiene la oportunidad de que exista una asociación única, sin distinción de sexo. Será el próximo paso. El gran paso.

Big 3. Djokovich, Nadal y Federer, tres de los mejores tenistas de todos los tiempos, piensan diferente sobre el tenis.

Djokovic tiene la impronta de un transgresor, el aditamento de quienes cambian la realidad, aun con mil defectos. Le tocó compartir cartelera para los afectos con un volcán de carisma que es Nadal y un reloj suizo obscenamente perfecto como Federer.  El tracciona con sus formas, sabe internamente que encabezará una lucha difícil, que, al momento de las grandes decisiones, siempre estará ventaja abajo.  La agenda la marcarán Londres, Melbourne, Nueva York y París, las ciudades de los Grand Slam. Arrimara Alemania por lo que aporta. Los demás están excluidos, incluido Nole, que, por más uno del mundo, es Serbio, por ende un outsider del gran festín. “No pararemos a pesar de los golpes”, avisó Nole esta semana.

Djokovic lo va a intentar. De última, que puede perder alguien que emparento el horror a su infancia y llegó a la cima del mundo. Los que lo siguen se encolumnarán a su causa, sus rivales dirán que es otra de sus locuras. Él se ríe porque en su cabeza resuena la frase de Kazantzakis que dice que “todos necesitamos de la locura, algunos para ser ellos y la mayoría para ser libres”.

* Leonardo Gasseuy vive en San Francisco, Córdoba. Es empresario. Apasionado del deporte, la geopolítica y la historia.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388