Encontranos

Columnistas

Cruz Azul: cementado en una cooperativa

*Por Leonardo Gasseuy.

Publicado

en

Pocas veces en la vida los personajes secundarios son recordados. La cruel dinámica de la sociedad camufla tristemente figuras muy grandes, que desconocerlas no hace más que prohibir absurdamente el grado de contribución que estas le harían a un mundo necesitado de ejemplos y liderazgos.

Don Arcadio Cornejo nació en Tezontepec, Hidalgo – México -, el 12 de enero de 1888. Hijo menor de una pareja de campesinos. Pobre, sin estudios y en un ámbito social hostil, galvanizó su personalidad y puso sus condiciones al servicio de los necesitados. Cuando Álvaro Obregón, el caudillo local, le pidió contar con él, Arcadio le dijo: “no tengo escuela, solo sentido común”. Llegó a senador siendo joven y ocupó el cargo de Presidente de la Junta de Conciliación de Tula.

Desde ese lugar fue testigo de cómo la Empresa Cementera Cruz Azul (nacida de capitales ingleses en 1882) pisoteó el derecho de los trabajadores. Observó y actuó. Decretó la incautación de la empresa, la transfirió a los empleados y capacitó a los obreros en forma personal. En consecuencia, la fábrica de Cementos Cruz Azul fue puesta en manos de los obreros el 2 de febrero de 1927. Ese mismo día, los trabajadores se hicieron dueños dando nacimiento a la Cooperativa de Trabajo Cruz Azul, la más viejas y exitosa en la historia de México.

Cementos Cruz Azul fue puesta en manos de los obreros el 2 de febrero de 1927.

Se puede decir que se inauguró un sistema inclusivo, sin más herramientas que la gestión y el sentido común: el único capital demostrable de Don Arcadio Cornejo. Si de democracia se trata, los trabajadores y el odontólogo Carlos Garces, Director de Acción Social de la Cooperativa, decidieron hacer un referéndum para decidir que deporte practicar. Fútbol o béisbol. Luego del abrumador resultado, el 22 de mayo de 1927, nace el Club Deportivo Cruz Azul, brazo social y recreativo de la Sociedad Cooperativa Manufacturera de Cemento Portad La Sur SCL.

Guillermo Billy Álvarez Cuevas nació en 1945 en Hidalgo, México. Estudió Administración de Empresas y en 1988 asumió la presidencia de la Cooperativa de Cruz Azul. Desde hace más de 10 años, la pelea familiar con su hermano menor, José Alfredo, es pírrica y envenena por apetitos económicos y de poder a todo un sistema social.

La familia Álvarez es la que más tiempo ha ostentado la dirección general de la Cooperativa. Primero con Guillermo Álvarez Macías de 1953 a 1976 y luego con su hijo, Guillermo Álvarez Cuevas de 1988 a la actualidad. En total han sido 55 años, en los que también han manejado el club de futbol.

Esta semana Interpol emitió una ficha roja contra Billy Álvarez, quien en México tiene una orden de captura por delincuencia organizada, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita. La Fiscalía General de México solicitó el apoyo de La Organización Internacional de Policía Criminal, porque desconoce su paradero y ya es buscado en 195 países.

Guillermo Billy Álvarez Cuevas tiene un pedido de captura por parte de Interpol.

Puede decirse que la grandeza personal de un número ilimitado de socios heterogéneos permite que el sistema cooperativo sea la llave del desarrollo de miles de iniciativas, como por otra parte un núcleo familiar, egoísta y ruin, puede poner en riesgo la estructura de tanto esfuerzo colectivo. La Fiscalía General de la República liberó orden de captura además para otras cinco personas del entorno de Álvarez, desatando una fuerte interna en cada uno de los ámbitos donde se desarrollan las actividades, tanto de las cooperativas de trabajo, como del Club Deportivo Cruz Azul, que tras seis fechas marcha puntero en el Torneo Mexicano de Primera División.

Gracias al modelo híbrido de una gran cooperativa que opera de manera paralela empresas privadas y cooperativas más pequeñas – adoptado en la década de los noventa –, la cementera ha aumentado su tamaño y su mercado sin incrementar su plantilla de 1.260 cooperativistas con categoría de socios. La ley mexicana obliga a las cooperativas a crear fondos sociales de reserva, previsión social y educación cooperativa, pero es la asamblea el máximo órgano de gobierno que determina la distribución de los recursos hacia los fondos, así como la entrega de rendimientos o excedentes a los socios. Respetando la genealogía basal de un socio, un voto.


La vida de una ciudad o institución se da por el hombre y sus consecuencias y la relación que este vivió en ese contexto de tiempo. Nada sería lo que es para este sistema cooperativo si no hubiera existido Lázaro Cárdenas.


Un modelo exitoso, que en América es una de las más grandes y solo es superado por Corporación Cooperativa Mondragón, que desde los Países Vascos diseminó por el mundo su impronta, con una facturación anual de 12.400 millones de euros y 80.800 socios.

La vida de una ciudad o institución se da por el hombre y sus consecuencias y la relación que este vivió en ese contexto de tiempo. Nada sería lo que es para este sistema cooperativo si no hubiera existido Lázaro Cárdenas, el Presidente de México electo en 1934, que, en los momentos de niñez de la Cooperativa, la apuntaló con la coherencia que las políticas públicas cimentan las nuevas generaciones.

Cárdenas, entre otras acciones de gobierno, implementó la reforma agraria y la creación de los “ejidos” en el sector agropecuario mexicano (cada obrero rural pudiera tener su granja/parcela), se destacó por la nacionalización de la industria petrolera, por haber brindado asilo político a exiliados españoles durante la guerra civil española y desarrolló los planes de expansión popular con la incorporación de las grandes centrales obreras a la producción.

El último título del Cruz Azul en la Liga Mexicana fue en 1997.

La Ciudad Cooperativa de Hidalgo deberá salir de la conmoción y volver a gritar su orgullo de decir que “en nuestra Cooperativa y en nuestro pueblo, producimos por año cemento para hacer 1.400 estadios aztecas”. Israel Lugo tiene 30 años y forma parte del equipo de investigación. Nació dentro de la Cooperativa, junto a su padre, escuchando las anécdotas de su bisabuelo, uno de los fundadores. Predomina el “nosotros, el nuestro”. Sufren por el Cruz Azul de Futbol y dicen: “tenemos 8 títulos mexicanos e iremos por más”. Demasiado sentido de pertenencia para que una familia ambiciosa y 5 prófugos tramposos la pongan en jaque. Los nuevos tiempos deberán contar con sentido común, el enorme capital abstracto de Don Arcadio Cornejo, el hombre que no tenía escuela y los trajo hasta aquí.

* Leonardo Gasseuy vive en San Francisco, Córdoba. Es empresario. Apasionado del deporte, la geopolítica y la historia.

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388