Encontranos

Media Distancia

Estación Violencia

Andrés Burgo

Publicado

el

Barracas Central - Patronato: escándalo por el arbitraje de Baliño y el VAR.

Andrés Burgo

Periodista.

El combo entre Jorge Baliño y el VAR en el Barracas Central-Patronato de la semana pasada puso en discusión los límites de la credibilidad y la libertad de algunos arbitrajes en la Primera División, un campo radiactivo que desde hace rato contamina a los torneos del ascenso. Son tiempos de fronteras difusas pero también de comportamientos rotos: casi en continuado al escándalo arbitral alrededor del equipo del presidente de la AFA, otros tres jueces fueron agredidos el fin de semana pasado.

Si un precepto periodístico es no convertir a las coincidencias en evidencias, queda claro que aquí se trató de hechos constantes, sucesivos, con un hilo en común: no fueron episodios aislados ni inconexos sino incorporados al paisaje. Al oeste o al este del país, con jueces hombres o juezas mujeres, en torneos de mayores o de juveniles, en ligas oficiales o barriales, futbolistas golpearon a los árbitros. Lo anormal –lo bestial- convertido en rutina. Si las derrotas de Boca contra Patronato y de River ante Sarmiento fueron mostradas como los hechos más inesperados del domingo, en la Argentina futbolera profunda -en canchas sin tribunas y en partidos sin televisión pero con imágenes captadas por teléfonos- emergen derrotas más hondas.

Todo ocurrió –todo volvió a ocurrir- en cuestión de horas. En Gonzáles Chaves, un pueblo del interior bonaerense, un futbolista de la Reserva del club Deportivo Garmense (Cristian Tirone, de 34 años) le pegó una trompada de atrás y desmayó a la árbitra (Dalma Cortadi, 30) tras haber sido expulsado en un partido por la liga de Tres Arroyos. En Villa Mercedes, San Luis, un chico de 14 años insultó y golpeó al árbitro tras haber perdido un partido de la categoría 2008 del torneo infanto-juvenil organizado por la Liga de Fútbol Mercedes. Y en Miramar, también en la provincia de Buenos Aires, el árbitro Germán Gutiérrez fue agredido con puñetazos y patadas (incluido por menores de edad) en un partido por la Liga Independiente de Fútbol de los Barrios, un torneo por fuera de la AFA: lo acusaban de haber cobrado un gol con la mano.

Es un mar revuelto por todo el país. A veces los agredidos (y los agresores) son los árbitros, otras los jugadores, también los hinchas, incluso los periodistas. Sólo algunos ejemplos de este año: el fin de semana anterior, el presidente de El Porvenir, de la Primera C, atacó desde la platea a la cabina de prensa a un cronista partidario de su club. A comienzos de julio, en la Liga Infantil de los Barrios de Santa Fe, un joven de 17 años golpeó –en el piso, hasta dejarla inconsciente- a una árbitra. En mayo, la liga santafesina suspendió los torneos infantiles y de inferiores por “violencia, inconducta y falta de respeto”. En un partido le habían tirado agua caliente a un árbitro, en otro le mostraron un arma y, en un tercero, le tiraron un botellazo.

Por esos mismos días de mayo, por la liga rosarina, los padres del club barrial Unión Americana entraron al campo de juego y se sumaron a la agresión contra chicos del María Reina, en un partido por la Sexta División de la liga local: un jugador de 17 años sufrió fractura de pómulo y cráneo y fisura de mandíbula. En marzo, en un torneo infantil para chicos de 13 años (categoría 2009) en Maco, el conurbano de Santiago del Estero, la madre de un menor entró al campo de juego e intentó ahorcar a un rival que había golpeado a su hijo.

La rueda está en marcha y el tren volverá a detenerse en la Estación Violencia: los padres de los chicos insultan y agreden en las tribunas y los chicos aprenden a insultar y agredir en la cancha. El Chapa Branca, gloria del rugby argentino, dijo alguna vez una frase que tiene validez para cualquier deporte: “Si el rugby no te sirve para mejorar, no sirve para nada”. En tiempos en que las derrotas futbolísticas se criminalizan, los medios seguirán hablando de las crisis -o supuestas crisis- de River y de Boca. Lo insondable ocurre entre nosotros. 

Foto principal: Diario Olé

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Continuar leyendo
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388