Encontranos

Fútbol

Falleció Norberto Carrizo, técnico del seleccionado de la Liga campeón argentino en 1973

Desde su Coronel Moldes natal llegó la triste noticia del deceso del “Cabezón”, una de las grandes personalidades que tuvo nuestro fútbol regional. Tenía 84 años.

Publicado

el

En la jornada de este jueves dejó de existir Norberto Carrizo a sus 84 años. El “Cabezón” o “Kuki”, como se lo conocía en el ámbito del fútbol regional, fue el entrenador de la Selección de la Liga Regional de Río Cuarto campeona nacional en 1973, el título más importante de un combinado local.

Dicho logro cumplió 50 años el pasado 22 de diciembre de 2023. Ese día, la selección liguera vencía 3-1 a su similar de San Juan en la cancha de Atenas, gritó campeón argentino y se levantó la copa denominada “Doctor Adrián Beccar Varela”.

El extinto y singular certamen reunía a las selecciones de ligas de todo el país en busca de una conquista realmente épica y federal.

Días antes de cumplirse el aniversario, desde la Liga Regional de Río Cuarto convocaron a los campeones a un agasajo y Carrizo fue uno de los presentes. Por un instante la sala de reuniones de la Liga Regional se transformó en un vestuario. Empezaron a sobrevolar jugadas, partidos, charlas y anécdotas que cincuenta años nunca borrarán.

El entrenador encabezó la serie de anécdotas valorando la fraternidad entre los jugadores en una época de grandes exponentes que supieron “jugar en equipo, con fútbol y valor”. El “cabezón” puntualizó que “la victoria en Oberá nos marcó como grupo, nos dio confianza como equipo y sentimos que después de esa epopeya éramos campeones”.

Carrizo junto al presidente de la Liga Regional, Camilo Mañez, en el homenaje a los campeones de 1973 realizado en noviembre pasado.

Cabe agregar que en la temporada 2013, Norberto Carrizo también fue homenajeado por la anterior gestión de Liga Regional de Río Cuarto, quien le puso su nombre al Torneo de Primera División A.

Carrizo, una marca registrada

Decir Carrizo es decir fútbol en Coronel Moldes. Popular en la localidad por una vinería de familia que existió durante décadas. El local era un punto de referencia para los vecinos que se congregaban en masa y encontraban un lugar de encuentro. Eran otras épocas. La Vinería Carrizo estaba en la calle Belgrano y desembocaba directamente al Parque de los Patriotas. Generalmente, los portones celestes de hierro del club estaban abiertos como invitando a darte un abrazo.

Carrizo y sus inicios en el club de sus amores: Belgrano de Coronel Moldes.

A pocos metros de la institución vivían los Carrizo. El barrio, el fútbol, el club. La relación es directa. Norberto debutó a los 15 años en la primera división de Belgrano. El entrenador era su padre, Arturo, y compartió equipo con su hermano menor, Carlos. Queda en el recuerdo belgranista el título invicto conseguido en la Liga Moldense, en 1958. La dinastía del apellido continuó con su hijo Pablo y su sobrino Javier. A los que el paso del tiempo los puso como jugadores y a él como entrenador. Además, su hija Valeria fue presidenta del club entre 2018 y 2020.

A comienzos del ’60 pasó a Toro Club y allí siguió su derrotero con grandes formaciones que también marcaron época en el fútbol moldense. Casi de inmediato a su retiro de las canchas comenzó otra etapa que lo catapultó a la cima.

Carrizo dirigió las selecciones juveniles de la Liga Regional.

Esa chispa de jugador la encendió como entrenador. Pillo, pícaro y humano. Formador de grandes grupos y defensor del buen juego. Con el sentido de humor como energizante y –a la vez- gestionador de momentos difíciles. Dirigió a planteles juveniles y superiores tanto en clubes como en selecciones, demostrando capacidad de adaptación a los tiempos.

En 1972 condujo a Toro Club al título invicto en el Torneo Preparación de la Liga Regional. Un año más tarde dirigió a la Selección de la Liga que conquistó el Argentino. En 1991 fue el entrenador del Toro Club campeón oficial en pleno esplendor “azulgrana”. Uno de sus últimos pasos con el buzo de DT lo dio en 2006 cuando llevó a Belgrano a las reválidas por el ascenso a Primera A.

Carrizo junto a sus hijas Sonia y Valeria.

Sus palabras en el reconocimiento brindado por la Liga Regional en el marco de los 50 años del título argentino, en noviembre pasado, atestiguan todo lo dicho. Lúcido, presente, con un respeto y una ascendencia total. El paso del tiempo mantuvo esa vigencia absoluta.

“Ahora sí me puedo ir tranquilo… volvimos a juntar a todos los muchachos de nuevo”, le dijo Norberto Carrizo a su hija Sonia tras el homenaje. Descanse en paz, maestro. La tarea está concluida.

Gráfico y Fotos: Al Toque
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388