Encontranos

Básquet

El básquet femenino atraviesa un momento inédito de crecimiento y expansión: ¿cuánto influyen las luchas feministas en esas transformaciones históricas?

Empecemos por desromantizar la magia de los resultados y hablemos de visibilización. Por Florencia Corradini para El Resaltador.

Delfina Vettore

Publicado

en

Impensado pero real: programas de desarrollo del deporte a nivel nacional, jugadoras en las máximas categorías de la disciplina a nivel mundial, mujeres pioneras en staff técnicos son algunos de los resultados que se vienen gestando en el básquet femenino.Pero empecemos por desromantizar la magia de los resultados y hablemos de visibilización.

La punta del iceberg

Sin entrar en misticidades, hoy resulta más provechoso agradecer aquel escandaloso episodio de los Juegos Panamericanos de 2019, donde la Selección Argentina quedó eliminada tras ese “descuido” en la utilería: tanto argentinas como colombianas salieron a la cancha con los mismos colores de sus camisetas y la consecuencia fue no solamente perder el partido, sino que “Las Gigantes” quedaran fuera de la competencia.

Es que al igual que ocurre en otros deportes, “errores o descuidos” aislados terminan por convertirse en la punta del iceberg de un entramado de desigualdades sistemáticas a las que esta nueva generación de mujeres deportistas deciden ponerle cuerpo y palabras.

En julio de 2020, varias integrantes de “Las Gigantes” compartieron un comunicado reclamando por sus condiciones laborales de desamparo no sólo durante la pandemia. Y “mágicamente”, en diciembre, la Confederación Argentina de Básquet lanzó el Proyecto Nacional Formativo 2028 que apunta a desarrollar la actividad femenina en el todo el país a largo plazo, a través de la creación de Escuelas de Deportistas Argentinas con el objetivo de clasificar por primera vez a los JJOO 2024 y mejorar el ranking FIBA 3×3.

Contexto sí, contexto no

A nivel mundial, Becky Hammond entró en la historia de la NBA, al convertirse en la primera mujer en dirigir un equipo durante un partido entre Los Ángeles Lakers y San Antonio Spurs, tras la expulsión de Gregg Popovich. Y recientemente, Florencia Chagas se convirtió en la primera jugadora argentina elegida en el draft de la WNBA, la liga más importante del mundo.

En Córdoba, la nueva dirigencia del básquet del Club Juniors es uno de los pocos clubes que apostó a la creación de un proyecto sostenido que promueva las condiciones básicas para sus jugadoras: horarios de cancha, kinesiología, preparación física. 

Pero momento. Todo muy lindo pero que no se nos nuble la mirada. Tanto ligas nacionales como provinciales continúan desnudando desigualdades irrisorias en las condiciones entre las ramas. Y en ese sentido, espacios de militancia como “La Colectiva Básquet”, promueven una nueva forma de vivenciar el deporte: desde el debate, la perspectiva de género, el desentramado de discurso y el trabajo colectivo.

Espacios como este, alertan que en nuestro país es imposible tomar al básquet en la rama femenina como “profesional”. Algo que sí ocurre con la rama masculina. Además de revelar los bajísimos presupuestos que se destinan para los planteles y los costos que deben afrontar las jugadoras.

En definitiva, no es posible concebir los cambios y las mejoras en el deporte femenino, sin pensar en el quiebre cultural del pensamiento, el debate, la militancia y la transformación feminista. 

Sin visibilización no hay transformación: la clave será la elección entre re-construir para tapar el descuido o re-crear una realidad que logre sustentabilidad.

* Por Florencia Corradini para El Resaltador

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388