Encontranos

Columnistas

Manuel Neuer el digno, la UEFA y los húngaros

Por Leonardo Gasseuy

Marcelino Gasseuy

Publicado

en

 

Manuel Neuer no hace nada al azar, como buen alemán considera que todas las acciones hechas o por hacer responden a una lógica, esencialmente las sociales.  Salió a jugar un partido muy importante en medio de la Eurocopa, desafió a la UEFA utilizando su brazalete de capitán con los colores del arco iris del colectivo LGTB. La UEFA infectada de bildelbergismo e inocua de realidad, amenazó con sanciones, no pudo hacerlo. La profundidad del gesto de Neuer fue fuerte, con simpleza logro que su determinación y un símbolo, sirvieran de hermosa excusa para hacernos entender un poco más del futbol y de la vida.

“Pueden contar con nosotros”, en una declaración publicada en la edición de febrero de la revista alemana 11 Freunde -11 Amigos-, un grupo de más de 800 jugadores, jugadoras y dirigentes germanos de fútbol ofrecen apoyo con su mensaje a compañeros homosexuales que quieran hacer públicas sus preferencias sexuales.

“Los apoyaremos y si es necesario los defenderemos de las hostilidades”, dice la declaración, tan contundente como increíble. Tener que publicar una solicitada solidaria y acostumbrarnos a vivir discutiendo esto es tan sorprendentemente arrollador como ver al deporte tan conservador y chato.

Pero claro, también en este ambiente, convive el pulcro y alemán Philippe Lahm que en la misma edición de Freunde 11 dijo “En este momento, me parece que hay pocas posibilidades de que un jugador pueda confirmar públicamente su homosexualidad con éxito en la Bundesliga, aun no es el tiempo”. Si bien se conoce el compromiso de Lahm en la lucha anti homofóbica, no tener un discurso potente y determinante, como toda cosa gris, contribuye a mas intolerancia.

La legitima tibieza de Lahm, anterior capitán de Alemania, se contrapone con la globalizada visión de Neuer. Además de usar el brazalete multicolor, convenció al Alcalde de Munich Dieter Reich, que horas antes del partido de Alemania que esta tarde disputa ante Hungría los paneles plásticos exteriores del estadio Allianz Arena se coloreen con el arco iris. Nada, en el mundo Neuer, es superficial. Pero en el mundo de la UEFA sí. El organismo que conduce el fútbol europeo negó que se lleve adelante este significativo mansaje de inclusión.

En las últimas horas el Parlamento húngaro, adoptó un texto impulsado por el primer ministro ultraconservador Viktor Orbán que en la práctica veta talleres escolares, libros y películas que aborden cuestiones de sexo y género.

En el mismo paquete legislativo que impide definitivamente a las parejas de gais y de lesbianas adoptar niños e indica como definición de sexo el consignado en el nacimiento. El resultado de la aprobación fue de 157 votos afirmativos a 1. El color de un estadio alemán en la Eurocopa es un paliativo para tanto atropello. Más que un acto de rebeldía es generar un sonido más acorde a las sinfonías de estos tiempos.

“¡Vamos, UEFA! No pueden hablar en serio”, escribió en sus redes sociales el ex futbolista alemán Thomas Hitzlsperger, quien en 2014 contó públicamente que era gay. Claro que la UEFA habla en serio, y si finalmente no ejecutó ninguna sanción, fue por la presión externa y las críticas recibidas, no por entender la realidad de la coherencia y sus intimas convicciones institucionales.

El Primer Ministro de Hungría Viktor Orban impusló una ley en contra de la comunidad gay.

Una parodia risueña. Ni UEFA ni FIFA cuestionaron el vínculo que siempre unió a la Federación Alemana con Hugo Boss, la empresa textil que confeccionaba los uniformes de guerra nazis y empleaba trabajadores de los campos de exterminio. Hugo Boss hoy tiene más de 1.000 locales en todo el mundo y nació multinacionalmente gracias al horror y la sangre.

Un día le preguntaron a Neuer cómo ve el rol del arquero en el futbol. “A mi criterio no tenemos diez jugadores de campo y un portero, aislado, tenemos once jugadores, pero el último puede usar las manos. Soy el último hombre, todos somos parte de todo.”  Lo definió a partir del futbol y sintetizó lo que es la vida. El colectivo social integrado necesita de más Manuel Neuers. El rebelde que nunca calló su grito y que porte la cinta que porte siempre será el capitán que le dé mejor color al mundo.

Este artículo es fruto del trabajo autogestionado de Al Toque Deportes. Estamos preparando un modelo para que nos acompañes y estemos cada día más cerca.

Continuar leyendo
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388