Encontranos

Fútbol

Yamila Salgán: “Fue un desafío personal volver a dirigir”

La árbitra perteneciente a la UARC cuenta cómo superó un proceso emocional y psicológico adverso luego de un hecho lamentable que la afectó en cancha de Sportivo Municipal en un partido que enfrentaba a Juventud Unida y Atenas. Lleva un mes nuevamente en la actividad tras un largo parate. “En el primer partido del femenino sí sentí miedos, inseguridades e incertidumbre”, señala.

Publicado

el

Yamila Salgán: “Fue un desafío personal volver a dirigir”.

Cada 9 de octubre se celebra el Día de los Árbitros y Jueces Deportivos de la provincia de Córdoba. Un día después, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido el Día Mundial de la Salud Mental con el fin de visibilizar la temática.

El Día del Árbitro Provincial es en memoria de Ignacio Bustos, Diego Bravo, Marcos Fabián y Juan Maza, cuatro árbitros cordobeses que, ejerciendo la profesión que los apasionaba dejaron la vida en un accidente automovilístico en octubre de 2015.

El trágico accidente en el que perdieron la vida los cuatro árbitros cordobeses y el chofer que los trasladaba ocurrió el 9 de octubre de 2015 sobre la ruta 11 (entre Laborde y Pascanas), cuando se dirigían a impartir justicia a un partido correspondiente a la Liga Beccar Varela, del interior provincial. Todos pertenecían a la Asociación de Árbitros Deportivos de Córdoba (A.A.D.C.), asociación que tiene a su cargo la coordinación del Sindicato de Árbitros de la República Argentina (SADRA).

La declaración fue aprobada el 5 de octubre de 2016 en la Legislatura Provincial bajo su sesión ordinaria N° 32. Además, se colocaron un monolito y una placa conmemorativa en la ex Plaza Vélez Sarsfield de la capital provincial.

El Día Mundial de la Salud Mental se reafirma cada año con el fin de visibilizar la temática, haciendo hincapié en la necesidad de acotar la brecha en el acceso al cuidado en salud mental y con ello propiciar un abordaje integral de la salud.

Así como las enfermedades del cuerpo afectan la salud física, hablamos de la salud mental para referirnos a un estado de bienestar que posibilita que las personas puedan funcionar adecuadamente; realizar todas sus actividades; y experimentar satisfacción con lo que hacen en los contextos en que se desarrollan. En general, se trata de experimentar un equilibrio desde el punto de vista psicológico.

Dos hechos que vinculan de lleno a un nombre específico dentro de la Liga Regional de Río Cuarto: Yamila Salgán.

La árbitra riocuartense de 24 años tiene el título que la habilita para dirimir a nivel provincial desde hace dos temporadas y es una de las juezas con más experiencia y proyección que tiene la Unidad de Árbitros de Río Curto (UARC).

El 30 de abril del corriente, en cancha de Sportivo Municipal, Salgán experimentó uno de los hechos más negros que tiene el fútbol femenino local. A los 32 minutos del primer tiempo del partido válido a la quinta fecha de la fase regular, el encuentro entre Atenas y Juventud Unida fue suspendido debido a que la jugadora número 2 del equipo visitante agredió físicamente a la árbitra.

Tras la agresión, las dos asociaciones de árbitros decidieron suspender por un fin de semana la actividad en el fútbol femenino y la agresora recibió una pena de 5 años fuera de las canchas. En simultáneo, el video que registró el golpe fue viralizado por redes sociales y medios de comunicación desatando un sinfín de comentarios, opiniones y nuevas agresiones hacia la jueza.

Salgán (centro) momentos después de ser agredida físicamente por una jugadora de Juventud Unida.

Desde ese entonces, Yamila Salgán comenzó un proceso psicológico para superar aquel caos, sumado a que estuvo dos meses sin pisar una cancha. Era tal el daño sufrido que debió acudir a ayuda profesional por su propia cuenta.

El 24 de septiembre fue un día que marcó un antes y un después en la carrera de la árbitra, ya que en el duelo que enfrentó a Banda Norte y Atenas volvió a dirimir acciones en Primera División femenina.

Casi un mes después Salgán detalla el proceso que le tocó atravesar, los miedos que superó y la continuidad lograda desde aquel lamentable episodio.

“Realmente volver a dirigir significó todo un proceso. Gracias a mi familia, mi asociación (UARC) y un acompañamiento psicológico pude superar una situación realmente difícil. Me costó recuperarme tras el momento vivido y desde lo deportivo fue un volver a empezar: arranqué en las categorías Sub 13, Sub 15, Sub 17, y luego fui cuarto árbitro, inicié mi carrera de nuevo, de a poco”, señala Salgán.

Fue un desafío personal volver a dirigir, nunca dejé de entrenar pero sí pedí hacer una pausa porque necesitaba recuperarme mentalmente. A partir de lo que me pasó en cancha de Municipal sentía que hacía todo mal y que era culpable de todo, estuve mucho tiempo con miedo y vergüenza de salir de mi casa, hasta que pude superarlo por ese acompañamiento que decía anteriormente”, agrega la árbitra, que también sostiene que no tuvo más contacto con su agresora.

El día de la vuelta. Felicidad en el rostro de Yamila Salgán.

¿Qué le enseñó ese momento adverso?

En este proceso entendí que amo mucho el arbitraje, aunque lo primero es la familia. Esa pata fue la que me ayudó a sentirme como me siento ahora actualmente, con una mamá que sufre porque su hija vuelve a dirigir, pero con su apoyo constante a pesar de los miedos.

¿La difusión de las imágenes tuvo un impacto en su persona?

Me dolió mucho la difusión de las imágenes, de hecho Ramiro (Siravegna – su pareja) me quitó el celular en un momento porque veía a cada rato el video y me hacía daño. Aún está en mi cabeza y lo primero que reflexiono es que la situación nunca ameritó para que se vaya así de las manos, iban 30 minutos de partido, no hubo jugadas polémicas y el golpe fue sorpresivo. Hice mucha autocrítica, me machaco los errores, pero en este partido mi accionar no estaba cambiando el trámite.

¿Cree que le quitó proyección en su carrera? Hasta ese momento era la 3º en la tabla de méritos…

Puede ser que me haya quitado proyección, por el hecho de haber iniciado nuevamente el proceso. Pero también es cierto que la experiencia no me la quita nadie, a pesar de los pocos años que tengo ya dirigí mucho. Creo que viví muchas cosas en poco tiempo, crecí rápido porque me ayudó el hecho de ser futbolera, de tener un pasado al lado del alambre e ir a ver partidos. Hoy en día el arbitraje femenino tiene mucho talento y veo proyección, crecemos a la par con continuidad, nos sacamos los miedos y nos plantamos.

«En este proceso entendí que amo mucho el arbitraje, aunque lo primero es la familia. Esa pata fue la que me ayudó a sentirme como me siento ahora», dice Salgán, quien visitó la redacción de Al Toque Deportes.

¿Cómo fue el primer partido en su vuelta?

Volví en Sub 13, luego en Sub 15 y 17, fui cuarta y recién después dirigí en Primera del femenino. En el primer partido del femenino sí sentí miedos, inseguridades e incertidumbre. Gracias a Dios salió todo bien, los planteles de Banda Norte y Atenas me ayudaron mucho y supieron llevar re bien el partido, sabían que era mi regreso. Fue más una inseguridad propia que lo que fue el conjunto, y cuando terminó realmente fue un desahogo y me trajo tranquilidad.

¿Cambió algo en usted desde lo deportivo y formas de llevar un partido?

Cambié muchísimo luego de esa agresión. Mi forma de comportarme es otra. Anteriormente cuando dirigía a los hombres necesitaba ponerme a la par de ellos y debía mostrar autoridad en mi voz y gestos. Con las mujeres hacía lo mismo. Ahora entendí que en el femenino ya estamos a la par y tengo que bajar decibeles en formas de dirigir.

Fue un desafío personal volver a dirigir, nunca dejé de entrenar pero sí pedí hacer una pausa porque necesitaba recuperarme mentalmente«.

¿Qué se plantea de ahora en adelante?

El año que viene me gustaría iniciar el curso de árbitra nacional, es el próximo paso que me propongo. Pero el logro más grande que he conseguido hasta ahora fue reponerme y volver a dirigir, en este 2023 estoy sumamente satisfecha y cierro el año con esa superación.

Yamila Salgán está de vuelta. A los 24 años tuvo que retroceder pasos y experimentar todo lo que había caminado con 19. Para ella ahora todo fruye tras un nubarrón que la apartó de las canchas por un par de meses. El momento adversó ya lo dejó atrás. Mientras tanto, perfecciona en detalles para volver a ser una de las mejores árbitras que tiene la región.

Fotos: Al Toque
Redacción Al Toque

Este artículo fue posible a la autogestión de periodistas. Hoy necesitamos de vos. Te invitamos a que seas parte de la comunidad de Al Toque Deportes asociándote con un mínimo aporte mensual

Publicidad
Publicidad

Tendencias

Propietario: Cooperativa de Trabajo Al Toque Ltda. Director: Diego Alejandro Borghi. Sebastián Vera 940, Río Cuarto, Córdoba.
Fecha. Edición N° Edicion . Registro de la Propiedad Intelectual N°09649388